Actualidad

Uno de los mejores hoteles de Fusagasugá, el Sabaneta, fue un centro de reclusión para extranjeros en la Segunda Guerra Mundial, ¿cuál es su historia?

Publicado:
El último de los más de 200 extranjeros que fueron retenidos en el hotel del municipio colombiano dejó el lugar a finales de 1945.

Construido entre 1937 y 1938, el Hotel Sabaneta, ubicado a tan solo 80 kilómetros de Bogotá y galardonado con el Premio Nacional de Arquitectura en 1945, inicialmente albergaba entre sus paredes a la alta sociedad y a los políticos del país que querían celebrar sus eventos o pasar fines de semana sin alejarse de la capital. Sin embargo, a finales de la Segunda Guerra Mundial, el que era uno de los mejores hoteles del municipio colombiano de Fusagasugá fue convertido en el primer y único centro de reclusión para alemanes, italianos y japoneses durante el final de la Segunda Guerra Mundial. ¿Cómo fue posible?

Tras el ataque contra la base naval de EE.UU. en Pearl Harbor, Hawái, el 7 de diciembre de 1941, el Gobierno colombiano presidido por Eduardo Santos, al igual que varias repúblicas latinoamericanas salvo Chile y Argentina, rompieron relaciones diplomáticas con los países del Eje, nombre con el que fue denominada la alianza entre Alemania, Japón e Italia.

El próximo año, el 23 de junio de 1942 pasó otro suceso que cambió la postura del Gobierno. Un submarino alemán hundió un buque colombiano cerca de San Andrés, cerca de la isla de Providencia, en el norte del Caribe colombiano. En aquel entonces, Colombia "empieza a pensar que fue agredida y que deberá tomar medidas", señala el historiador Fernán Vejarano.

A la postura del país también se sumó la publicación de las llamadas "listas negras" elaboradas por Washington con nombres de personas o empresas alemanas, italianas y japonesas en toda América Latina a las que responsabilizaba de "actuar en beneficio directo o indirecto" del Eje. Ante ello, Santos impulsó la Ley 39 de 1944 que decretaba un confinamiento para los extranjeros que aparecían en los registros estadounidenses, y la confiscación de todos sus bienes.

A los detenidos se les permitían visitas solo de familiares dos veces a la semana, correspondencia escrita estrictamente en español, sujeta a revisión y aprobación, al igual que libros, revistas y periódicos, mientras que radios y cámaras fotográficas quedaron prohibidas. En cada habitación vivían tres personas, que además estaban obligadas a pagar su alimentación y estadía en el hotel por 3,25 pesos al día, que equivalen a 80 dólares actuales. Este método llevó a la ruina a muchos de los reclusos. Sin embargo, hasta hoy en día, descendientes de algunos de los detenidos en el centro de reclusión sostienen que sus familiares aparecieron en las "listas negras" de manera injusta

El último de los más de 200 extranjeros recluidos en Fusagasugá dejó el lugar a finales de 1945; posterior a ello el Sabaneta envejeció lentamente hasta que en 1973 fue abandonado, bajo el estigma de la memoria popular, al ser un lugar condenado al olvido por su pasado.

rtnoticiasrtnoticias
RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7