Actualidad

'Bous al carrer': ¿En qué consisten los tradicionales (y polémicos) festejos taurinos en España que ya dejan tres muertos en 24 horas?

Publicado:
La mayor implantación se encuentra en la Comunidad Valenciana, donde se celebran más de 8.000 eventos de este tipo en alrededor de 300 localidades.
'Bous al carrer': ¿En qué consisten los tradicionales (y polémicos) festejos taurinos en España que ya dejan tres muertos en 24 horas?

Los festejos taurinos que se celebran cada verano en la región española de la Comunidad Valenciana ya han dejado este año tres muertos en 24 horas, durante unas celebraciones que cada vez levantan más polémica en el país.

Este martes fallecieron dos aficionados en los 'bous al carrer' –toros en la calles–, unas fiestas que consisten en la suelta de un toro por las vías de una localidad. El primer fallecido fue un hombre, de 50 años, que murió en el Hospital Clínico de Valencia debido a las lesiones producidas por una voltereta ocasionada por un astado en Meliana.

Pocas horas después fallecía otro varón, de 56 años, que había resultado herido la semana pasada como consecuencia de un traumatismo craneoencefálico tras ser corneado por una vaca en Picassent.

La tercera víctima mortal se produjo menos de 24 horas después, este miércoles. El fallecido era un ciudadano francés, de 64 años que había sufrido una cornada en los festejos de Pedreguer nueve días antes.

ATENCIÓN: Las siguientes imágenes pueden herir su sensibilidad

A esos fallecidos se suma un niño, de 12 años, herido grave al recibir tres cornadas de una vaca que le dañaron el hígado y los riñones.

¿Qué son los 'bous al carrer'?

Los 'bous al carrer' son un tipo muy popular de festejos taurinos arraigados principalmente en las regiones españolas de Cataluña y la Comunidad Valenciana, aunque tienen su máxima presencia en esta última, donde anualmente se celebran más de 8.000 de estos espectáculos en alrededor de 300 localidades, según recoge el gobierno regional.

En estos festejos se suelta, conduce, torea o recorta un toro o vaquilla por las calles de una localidad sin que comporte la lidia del animal. De las diferentes modalidades que existen las más populares son el toro ensogado y el toro embolado.

En el primero se conduce a la res por las calles de la localidad mediante la utilización de sogas o cuerdas sujetas al astado. En el segundo se coloca al toro una estructura metálica en cada uno de sus cuernos, con dos bolas de material inflamable prendidas en la parte superior y se le suelta en una plaza o en calles cerradas.

ATENCIÓN: Las siguientes imágenes pueden herir su sensibilidad

Normalmente se utilizan cadafales, estructuras metálicas similares a grandes jaulas que permiten ver el espectáculo desde su parte superior o bien refugiarse del toro ingresando a través de sus barrotes, con suficiente separación para que penetren las personas pero insuficiente para que entre el astado.

Son sufragados en muchas ocasiones por los Ayuntamientos de las poblaciones en el marco de las fiestas locales y otras veces por agrupaciones de vecinos.

Tradición centenaria

Los toros en la calle aparecen documentados ya en el siglo XIV en la Comunidad Valenciana, en el municipio de Vilareal, una práctica que se fue extendiendo por todo el territorio de la región a lo largo de los siguientes siglos.

Sin embargo, su desarrollo ha ido evolucionando con el paso del tiempo. A finales del siglo pasado todavía se llevaban a cabo prácticas como acuchillar al animal, golpearlo o lanzarle dardos  durante el recorrido, así como otras formas de maltrato. En muchas ocasiones el animal era sacrificado en la misma plaza del pueblo ante la asistencia de familias completas con menores de edad.

ATENCIÓN: Las siguientes imágenes pueden herir su sensibilidad

Este tipo de prácticas fueron poco a poco desapareciendo al albur de una mayor sensibilidad social y a través de la aprobación de diferentes normativas ya entrado el siglo XXI.

Es tal el arraigo que en 2012 el gobierno regional inició los trámites para la declaración de los festejos tradicionales de 'bous al carrer' como Bien de Interés Cultural (BIC) inmaterial, algo que se materializó en 2015, cuando la Generalitat Valenciana publicó en el Diario Oficial su declaración como BIC a través de la ley de Reconocimiento, Protección y Promoción de las Señas de Identidad del Pueblo Valenciano.

Tradición peligrosa

Sin embargo, los eventos taurinos populares son una tradición tan arraigada, especialmente en el territorio de la Comunidad Valenciana, como peligrosa. Unas celebraciones que anualmente dejan centenares de heridos y varios muertos.

En 2021 estos festejos provocaron 204 heridos y cuatro muertes, según la memoria de la dirección general operativa de la Secretaría Autonómica de Seguridad y Emergencias de la Generalitat Valenciana, a pesar de que el número de estos eventos fue algo menor que el habitual debido a las restricciones por la pandemia de coronavirus. Este año, tan solo en un mes casi se alcanza la misma cifra de fallecidos.

ATENCIÓN: Las siguientes imágenes pueden herir su sensibilidad

La misma Secretaría, tras los tres fallecimientos de esta semana, procedió a recordar los aspectos de seguridad que deben cumplir los organizadores. Previamente, el 18 de julio, había mandado una circular para recordar de nuevo a los Consistorios estas medidas obligatorias.

Para celebrar un evento de estas características los organizadores tienen que presentar una solicitud de autorización, certificados técnicos y sanitarios y un seguro de responsabilidad civil y de accidentes al menos con 15 días de antelación.

Durante el evento debe encontrarse siempre presente el director del festejo y al menos 10 colaboradores voluntarios, que deben comprobar el buen estado de las instalaciones, la prohibición de la participación de menores de 16 años y de personas que se encuentren afectadas por el alcohol o sustancias psicotrópicas. Si no es posible retirar a estas personas, el festejo debe ser suspendido.

A pesar de estas medidas, entre 2000 y 2012 se registraron 37 muertos y miles de heridos, una tasa de mortalidad que se ha mantenido hasta ahora. Mientras, la sociedad civil cada vez es más sensible a unos festejos en los que se denuncia maltrato animal.

Críticas por su crueldad y peligrosidad

Son numerosas las voces que se alzan para pedir la abolición de este tipo de festejos. Desde las organizaciones animalistas se considera que estos eventos son crueles y sangrientos con los animales.

A principios de este verano, varias asociaciones encabezadas por la Plataforma Animalista Marina Alta (PAMA) solicitaron la celebración de un referéndum popular para decidir sobre la abolición de los 'bous al mar', festejos taurinos en los que la celebración consiste en que la res acabe en el mar.

Este tipo de peticiones llevan años sucediéndose. En 2016 el partido animalista PACMA reunió más de 73.000 firmas que presentó a los gobiernos valenciano y catalán apoyando la prohibición de los festejos de 'bous al carrer'.

Se destaca el sufrimiento de los animales durante su traslado a los festejos en espacios reducidos y a altas temperaturas, donde muchas veces se lesionan. Asimismo, se hace una especial mención al toro embolado, que con fuego a pocos centímetros de los ojos, en ocasiones puede llegar a quedarse ciego; y a los toros a la mar, donde algunos animales mueren ahogados.

rtnoticiasrtnoticias
RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7