Actualidad

"Vuelve a casa o no salgas del bosque": cómo Letonia abusa de sus poderes contra migrantes

Publicado:
Muchos migrantes recibieron palizas, descargas eléctricas con pistolas táser, incluso en los genitales, revela Amnestía Internacional.
"Vuelve a casa o no salgas del bosque": cómo Letonia abusa de sus poderes contra migrantes

Letonia acogió con los brazos abiertos a más de 35.000 refugiados de Ucrania, a los que brindó un generoso apoyo material y facilitó condiciones de vida dignas, pero no ha dado la misma bienvenida a los migrantes de otras naciones que llegaron al país desde Bielorrusia.

Amnistía Internacional publicó este miércoles un informe de 67 páginas en el que acusó al Gobierno letón de detenciones arbitrarias, torturas, intimidación y el uso de violencia para obligar a los migrantes de minorías raciales o étnicas volver "voluntariamente" por donde vinieron.

Entre agosto de 2021 —cuando Letonia decretó el estado de emergencia por el flujo migratorio en la frontera con Bielorrusia— y mayo de 2022, solo a 156 migrantes irregulares se les concedió el permiso de entrada por "motivos humanitarios", mientras que 508 personas fueron detenidas por cruzar ilegalmente la frontera entre 2021 y abril de 2022. Al mismo tiempo, el país ya había recibido 6.300 migrantes de Ucrania para marzo de este año sin ponerles obstáculos.

"Las autoridades de Letonia han expulsado de forma violenta a los refugiados y migrantes en sus fronteras con Bielorrusia, sometiendo a muchos de ellos a graves violaciones de derechos humanos, que incluyen detenciones ilegales e incluso tortura", denunció Amnistía Internacional en un comunicado.

Su informe titulado 'Letonia: Vuelve a casa o no salgas del bosque' evidencia el trato brutal que recibieron los migrantes, entre ellos niños. Agentes fronterizos los recluían arbitrariamente en lugares no revelados del bosque y recurrían a la violencia para que regresaran a Bielorrusia, pasando por encima de los procedimientos legales de un país que, aparte de sus propias leyes nacionales, debe cumplir la legislación europea en esa materia.

Muchos migrantes recibieron palizas, descargas eléctricas con pistolas táser, incluso en los genitales, revela el documento. "Letonia ha dado un cruel ultimátum a los refugiados y migrantes: o aceptan regresar 'voluntariamente' a su país o se quedan atrapados en la frontera con riesgo de detención, devolución ilegal y tortura. En algunos casos, su detención arbitraria en la frontera puede constituir desaparición forzada", declaró Eve Geddie, directora de la Oficina de Amnistía Internacional ante las Instituciones Europeas.

"Las autoridades letonas han dejado a hombres, mujeres y niños a su suerte a temperaturas gélidas, a menudo abandonados en los bosques o confinados en tiendas de campaña. Han empujado a estas personas de forma violenta hacia Bielorrusia, donde no tienen ninguna posibilidad de buscar protección", agregó Geddie, afirmando que "tales acciones no tienen nada que ver con la protección de las fronteras y son violaciones descaradas del derecho internacional y de la Unión Europea".

Migrantes de primera y de segunda

La mayoría de los entrevistados por la organización son ciudadanos de Irak. Además de los iraquíes que han tratado de entrar a Letonia desde Bielorrusia, también hay afganos, sirios, kurdos e iraníes.

"Especialmente cuando se compara con la actitud mostrada hacia el número mucho más grande de las personas que huyen de Ucrania, el tratamiento dispar de los migrantes y refugiados que cruzan la frontera desde Bielorrusia apunta nítidamente al enfoque fundamentalmente racista y discriminatorio hacia los refugiados y migrantes no blancos", concluye el informe.

RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7