Actualidad

Qué es el Día de la Lealtad en Argentina y por qué este año se celebra en un clima de divisiones

Publicado:
La militancia conmemora la liberación de su líder, Juan Domingo Perón.

El peronismo celebra este lunes el 77 aniversario de su nacimiento envuelto en una fractura interna que encabezan el presidente de Argentina, Alberto Fernández, y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y que se refleja en la organización de diferentes eventos en los que, a pesar de todo, los militantes ratificarán su fidelidad incondicional a un añejo partido que supo convertirse en uno de los movimientos políticos más importante de América Latina.

Algunos, incluso, lo califican más bien como "un sentimiento".

El sector más afín al presidente realizará un evento en el Estadio Obras Sanitarias, ubicado en el norte de Buenos Aires, mientras que los grupos que apoyan a la vicepresidenta marcharán por la tarde a la Plaza de Mayo bajo la consigna 'Unidad nacional por la soberanía con justicia social'. Sin embargo, ninguno de los dos líderes estará presente en los actos.

Otro grupo de militantes realizará un Cabildo Abierto en una localidad de la provincia de Buenos Aires, mientras que en el resto del país se replicarán encuentros y conmemoraciones en un momento en el que la alianza peronista gobernante está acosada por una crisis económica, decepción de parte de su electorado, peleas y un clima pesimista rumbo a las presidenciales de 2024.

El problema de fondo tiene que ver con los reclamos de Fernández de Kirchner por las políticas económicas tomadas por el presidente. Aunque la discusión se atemperó en julio pasado con la designación de Sergio Massa como ministro de Economía, el debate interno por las altas tasas de pobreza, inflación y devaluación siguen latentes.

A ello se suma la conmoción que provocó el atentado que sufrió la vicepresidenta el pasado 1 de octubre y que profundizó la polarización política en un país en el que el antiperonismo es una fuerza propia.

La historia

Cada año, los peronistas celebran el Día de la Lealtad en recuerdo del 17 de octubre de 1945, cuando cientos de miles de trabajadores salieron a exigir la liberación de su líder, Juan Domingo Perón, quien había sido detenido por órdenes del Gobierno de facto al que había pertenecido.

La jornada marcó por completo la historia del país sudamericano, ya que nunca antes la clase trabajadora se había manifestado de esta forma, ni mostrado su fortaleza y adhesión a un dirigente.

Perón era entonces un coronel de 50 años que había participado en el golpe de 1943 y que, ya como secretario del Trabajo, comenzó a acumular poder gracias a su cercanía con los movimientos sindicales. Se transformó en un peligro para el Gobierno de facto, que el 8 de octubre decidió destituirlo. Cuatro días después lo detuvieron y lo enviaron primero a la isla Martín García y luego al Hospital Militar ubicado en Buenos Aires.

La crisis y tensión política era total. Y terminó de estallar en las primeras horas del 17 de octubre, cuando cientos de miles de obreros y trabajadores de múltiples sectores comenzaron a organizarse para no acudir o abandonar sus lugares de trabajo y marchar hacia la Plaza de Mayo. Durante todo el día desfilaron columnas masivas y espontáneas que presionaron al Gobierno.

Su único y contundente reclamo era la libertad de Perón. Lo lograron. El coronel salió del Hospital Militar y, ya por la noche, se asomó al balcón de la presidencial Casa Rosada y les pidió a los manifestantes que se fueran en paz. La multitud lo obedeció después de vitorearlo.

Había nacido el peronismo.

Cuatro meses más tarde, sin sorpresa alguna, Perón se convirtió en presidente al ganar las elecciones. En 1951 obtuvo la reelección con un contundente 63,5 % de los votos, pero su segundo Gobierno fue interrumpido por un golpe de Estado que se concretó en 1955.

Desde entonces, el peronismo quedó proscrito. Ni siquiera se podía nombrar a Perón o a su esposa, Eva Duarte, quien había fallecido en 1952. Pero en lugar de desaparecer, como querían sus detractores, la mística peronista se fortaleció.

En 1973, Perón volvió de un largo exilio y ganó su tercera elección presidencial, pero solo ejerció durante unos meses, ya que murió el 1 de julio de 1974, a los 79 años de edad.

Durante el velatorio, que se realizó en el Congreso, desfilaron cientos de miles de personas. Otras tantas atestaron las calles, como lo habían hecho ese 17 de octubre de 1945 que les otorgó un sentido de pertenencia, de identidad.

RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7