El canal internacional
de noticias en español
más visto en el mundo
Actualidad

Los argentinos y una obsesión de grandes y chicos: completar el álbum de figuritas del último Mundial de Messi

Publicado:
Los cromos de Catar 2022 se agotan en los comercios y se abrió un mercado paralelo en el que se llega a pagar por un sobre hasta el doble de su valor.
Los argentinos y una obsesión de grandes y chicos: completar el álbum de figuritas del último Mundial de Messi

Si el fútbol despierta pasiones en Argentina, el Mundial se vive aquí, cada cuatro años, con verdadera devoción. Pero en este certamen, que se celebrará en Catar desde el 20 de noviembre, hay un condimento extra: se trataría de la última participación de Lionel Messi, el máximo ídolo histórico de la selección albiceleste después de Diego Armando Maradona. 

En este clima fervoroso, miles de fanáticos de todas las edades se han volcado a la colección de figuritas del Mundial que ofrece la editorial italiana Panini en todos los países donde tiene filiales: España, México, Francia, Ecuador, Gran Bretaña, Brasil, Japón, Alemania, entre otros, por citar solo los que participan de la competencia. 

En Buenos Aires, algunas de sus plazas más populares reúnen cada fin de semana a cientos de coleccionistas que se acercan para intercambiar cromos repetidos, o conseguir aquellos que se niegan a salir en los sobres. Lapicera en mano, van tachando uno por uno los faltantes de cada plantilla, como quien cumple día por día con una pena de presidio. 

Completar el álbum es el objetivo final, pero como suele suceder, hay una 'figurita difícil'. O varias. Pero tal vez la más esquiva sea justamente la del delantero del PSG, que tiene además una versión dorada todavía más complicada de conseguir. En el mercado informal de internet, se llega a pagar por ella 50.000 pesos (unos 330 dólares).

Un mercado paralelo

Es sábado a la tarde, faltan 35 días para el comienzo de la Copa del Mundo y, a pesar de una copiosa lluvia, decenas de coleccionistas se amontonan en el Parque Rivadavia de Buenos Aires, en el barrio de Caballito, para negociar sus calcos repetidos.  

Gastón tiene 42 años, no tiene hijos y siempre juntó figuritas del mundial. Suele frecuentar este parque para el intercambio y también compra en un negocio mayorista de la calle EE.UU. que, asegura, dejó de vender por falta de stock. 

Resguardado bajo un árbol, sostiene un importante manojo de cromos y explica la diferencia que nota ahora respecto a las ediciones anteriores: "Como no se consiguen figuritas en los comercios, se ha generado una reventa que antes no existía. También vas a ver que los que intercambian son los padres, que están con los papeles en la mano mientras los chicos se sientan a esperar", dice como justificando el amplio margen generacional. 

Gianmarco tiene 23 años, también es un experto coleccionista de cromos mundialistas, pero asegura que este torneo es especial porque "puede llegar a ser el último de Messi", algo que el propio ídolo reconoció en una reciente entrevista. El joven afirma que ha llegado a hacer dos cuadras de fila para comprar paquetes al precio mínimo del mercado, que es de 150 pesos. Ahora, si se consiguen, se llegan a pagar hasta 300, o el comerciante te exige que lleves algún otro producto para venderte el sobre al precio normal. 

Las 'gemas' de este mercado paralelo también van cobrando un valor estimado para el trueque. "Ayer me enteré que Messi vale 20 escudos y 20 figuritas normales", dice Gastón.

Nicolás tiene 24 años y desde Alemania 2006 que no compraba un álbum. Pero la expectativa que genera la selección Argentina, por su capitán, por la Copa América, por la 'Finalísima' ganada a Italia y por los 35 partidos invictos que lleva el equipo de Lionel Scaloni, volvió a disfrutar de este 'hobby' al que lo inició su padre. El chico aclara que, antes de venir a intercambiar, es bueno saber, por ejemplo, que los jugadores de Argentina se cambian por los de Argentina. Lo mismo con los de Brasil. Y que hay futbolistas de cierto nivel que solo se canjean por otros de la misma categoría: allí entran Cristiano Ronaldo, Kylian Mbappé, Neymar, entre otros.   

Los cromos de Catar 2022 también se venden por unidad y 'a la carta'. Aquí en el Parque Rivadavia, meca del coleccionismo porteño, una señora exhibe las figuritas en unas prolijas carpetas con folios transparentes, una página por equipo. Ofrece cada una a 50 pesos, los escudos a 200, y a Lionel Messi lo vende por 3.000 pesos (casi 20 dólares). 

Lucía, de 15 años, no necesita hacer semejante inversión. Comenzó con esto en Rusia 2018 y se siente afortunada porque tiene a 'Lío' repetido, aunque no hará grandes especulaciones. Se lo reservó a su primo y se la cambiará por algunas "figus" que le sirvan. También una madre de 37 años, con hijos de 6 y 8, se jacta de que hace poco viajaron a Brasil de vacaciones y en el primer paquete que compraron, camino a la playa en Buzios, salió Messi. 

Desde su puesto de venta de libros, Marcelo (56) es testigo presencial de esta fiebre de fútbol y calcos en la que "los padres anotan las figuritas que les faltan mientras los hijos se aburren". 

Tiene para esto una explicación "sociológica": "Con esto la gente se evade, vuelve a la niñez, se descarga, se olvida de los problemas y las presiones de todos los días", asegura el librero y agrega que cuando comience el mundial "va a ser peor". 

La difícil situación económica, con una inflación anual de más del 80 %, hace aún más visibles las desigualdades y refleja lo que cuesta a un trabajador medio hacer rendir su salario frente a los constantes aumentos de precios.

De acuerdo a la consultora económica Finanzas Argy, entre el Mundial de Rusia 2018 y el de Catar 2022, el álbum subió su valor 1.200 % y las figuritas 900 %, mientras que el Sueldo Mínimo Vital y Móvil que se acepta por ley para un empleo en blanco creció solo 378,5 %. 

"Acá vemos dos países. Gente que no tiene para comer y otros que gastan 15.000, 20.000 pesos en el momento por unas figuritas que les faltan para completar un segundo álbum", advierte Marcelo. 

El álbum virtual

Desde el primer lanzamiento en México 70, la editorial italiana Panini, fundada en Módena en 1961, ha fabricado el álbum y los cromos del mundial en su clásica versión de papel, pero esta vez los aficionados pueden acceder a una versión virtual, que la FIFA lanzó junto a Panini y el gigante de bebidas Coca Cola. 

El sistema es bastante simple. Se descarga la aplicación en el celular, y cada 24 horas se despliegan en forma gratuita dos sobres con jugadores de las 32 selecciones participantes. También se pueden escanear botellas de gaseosa con el logotipo del mundial, códigos promocionales o cualquier producto de Panini, para conseguir más cromos. 

Es una opción que algunos adoptan como alternativa para no tener que invertir tanto dinero y darse al menos el gusto de llenar el álbum. 

Una cuestión de Estado

En septiembre, funcionarios de la Secretaría de Comercio Interior se reunieron con representantes de la Unión de Kiosqueros (UKRA) y Panini, a razón de los faltantes y los sobreprecios que se estaban generando, informó el periódico Ámbito Financiero

Los comerciantes minoristas culparon a la empresa fabricante porque privilegió otros canales de venta monopólicos, como las estaciones de servicios o las grandes cadenas de supermercados, en detrimento de los kiosqueros, quienes tradicionalmente ofrecen el producto en sus puestos de venta de dulces.

Las partes se comprometieron a destrabar el conflicto y recomponer, desde los primeros días de octubre, el stock suficiente de figuritas y de álbumes para cubrir la gran demanda que se generó desde que se pusieron a la venta, el 24 de agosto pasado. 

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7