Actualidad

Por qué el Gobierno colombiano no logró concretar la controvertida compra de aviones de combate

Publicado:
La administración de Gustavo Petro considera necesario reemplazar los aparatos de la Fuerza Aérea, que se encuentran a punto de cumplir su vida útil.
Por qué el Gobierno colombiano no logró concretar la controvertida compra de aviones de combate

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, anunció este lunes que no se llevó a cabo la polémica compra de aviones de combate para reemplazar a los aparatos utilizados por la Fuerza Aérea Colombiana (FAC), que se encuentran a punto de cumplir su vida útil.

Petro –que se pronunció tras unas declaraciones de su ministro de Defensa, Iván Velásquez– explicó que el documento del Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes), que daba luz verde a los recursos para adquirir los aparatos, perdió "su fuerza legal el 31 de diciembre".

"El Conpes del que habla el ministro de Defensa para la compra de aviones por casi 650 millones de dólares fue firmado por el anterior gobierno. Ha perdido su fuerza legal este 31 de diciembre", escribió en Twitter. 

Poco antes, Velásquez aseguró en varios medios de comunicación que no se había llegado a un acuerdo ni con Francia, que ofrecía aviones Dassault Rafale, ni con Suecia, fabricantes de los aparatos Gripen.

"Desafortunadamente, no logramos en las 'prenegociaciones' concretar ni con los franceses ni con los suecos", destacó el ministro, quien añadió que ahora será necesaria una discusión en el Consejo de Ministros para concretar si se aprueba o no un nuevo Conpes.

Velásquez también habló sobre la necesidad de que la Fuerza Aérea no pierda sus capacidades y reiteró que se revisará el asunto.

"Lo que venía ahora era un Conpes que se había aprobado en el Gobierno anterior y del que iba a hacer uso el actual Ejecutivo, pero al no llegar a ningún acuerdo, no se concretó", afirmó el titular de la cartera de Defensa.

El ministro subrayó que durante las negociaciones fallaron varios aspectos. "A algunos de estos oferentes no les interesaba que [el acuerdo] fuera solo por tres o cinco [aviones], sino que debía ser por 16", dijo.

Del mismo modo, Velásquez explicó que el asunto sobre "la manera en la que se entregarían los aviones, totalmente o parcialmente equipados" provocó "una discusión insalvable", que llevó a que finalmente se frustrasen las negociaciones.

Críticas

El pasado 17 de diciembre, Petro se refirió a la necesidad de renovar la flota de aviones de combate Kfir, de origen israelí, y que tienen más de 42 años de uso, de los cuales 30 años han estado operando en Colombia. 

Distintos sectores criticaron sus comentarios y apuntaron que esos recursos deberían ser destinados a inversión social, salud y educación.

Ante las críticas, el mandatario aclaró días después que los recursos obtenidos por la reforma tributaria, que propone recaudar unos 3.900 millones de dólares de 2023 a 2026, no iban a ser destinados para las aeronaves. Además, garantizó que tampoco se utilizaría el dinero de la inversión social para pagar los cazas polivalentes.

El Ejecutivo detalló que Colombia es "prácticamente, el único operador de aeronaves Kfir", lo que implica que como no se producen más de esos cazabombarderos ni sus repuestos, haya "una capacidad insostenible", que hace que volar en esas condiciones sea costoso y riesgoso.

"Con la flota actual se han presentado cuatro accidentes. No basta tener pilotos con actitud, entrega y determinación, sino también aparatos adecuados y modernos para evitar estos incidentes", explicó en un comunicado.

Asimismo, el Gobierno detalló que el estado actual de las aeronaves dificulta la ejecución de "acciones para garantizar la interdicción aérea, la lucha contra el crimen organizado y la soberanía nacional".

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7