Actualidad

Denuncia contra exministra y autocrítica del Gobierno: se profundiza la crisis de Boric por los indultos

Publicado:
La oposición exige la revocación de los decretos que permiten la libertad de 13 personas.
Denuncia contra exministra y autocrítica del Gobierno: se profundiza la crisis de Boric por los indultos

Una denuncia constitucional contra la exministra de Justicia y Derechos Humanos Marcela Ríos y una controvertida conferencia de prensa de la ministra Camila Vallejo profundizaron la grave crisis política que enfrenta el presidente de Chile, Gabriel Boric, luego de haber decretado 13 indultos.

Si bien esta medida es una atribución del presidente, desde el principio hubo una serie de irregularidades que desataron fuertes cuestionamientos de la oposición, así como la autocrítica del Gobierno que ya reconoció anomalías en una medida que le costó el puesto a dos ministros.

La crisis comenzó el 30 de diciembre, cuando Boric cumplió una de sus principales promesas de campaña y anunció de manera sorpresiva indultos a 12 presos que habían sido condenados por haber cometido delitos durante las históricas protestas que formaron parte del estallido social de fines de 2019.

A ellos sumó a Jorge Mateluna, un exguerrillero del Frente Patriótico Manuel Rodríguez que luchó contra la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y que estaba detenido desde 2013, acusado de haber robado un banco.

La polémica surgió desde las primeras horas del anuncio, ya que se generó una confusión por errores en los nombres y en la lista completa de los beneficiados.

En protesta, la reacción inmediata de los opositores de derecha fue abandonar la Mesa de Seguridad en la que participaban por convocatoria del Gobierno. Acusaron a Boric de defender a "delincuentes" y "terroristas".

Errores

Con el correr de los días, la presión aumentó, ya que se descubrió que Luis Castillo, uno de los indultados, tenía cinco condenas previas a su detención en 2019. Aunque se trata de delitos menores, ello invalidaría el beneficio de su liberación, puesto que es un derecho vedado para criminales reincidentes.

Lo mismo ocurre con Mateluna, quien a los 18 años, cuando todavía participaba en la guerrilla, fue condenado a cadena perpetua. En 2004 fue indultado por el expresidente Ricardo Lagos, pero en 2014 fue nuevamente condenado en un proceso plagado de irregularidades procesales en el que se le acusó de haber robado un banco.

La legislación chilena establece que nadie puede ser indultado dos veces, salvo que haya una justificación específica que el Gobierno hasta ahora no ha dado en el caso de Mateluna, y que la oposición considera que no existe.

El escándalo no paró de crecer. En el Congreso incluso se discutió la posibilidad de eliminar la facultad presidencial de otorgar indultos. A pesar de que esta prerrogativa fue utilizada por los antecesores de Boric, jamás había provocado este grado de controversia.

La crisis escaló el sábado pasado, cuando Boric anunció la renuncia de la ministra de Justicia y Derechos Humanos, Marcela Ríos; y de su jefe de Gabinete, Matías Meza Lopehandía.

"Cuando en política suceden situaciones de estas características, debemos asumir las responsabilidades", dijo el mandatario al reconocer las "desprolijidades" con la que se habían concretado los indultos.

Pero la salida de los funcionarios no les bastó a la oposición. El lunes, la coalición conservadora Chile Vamos presentó en el Congreso una acusación constitucional en contra de la exministra.

"Se dejó en libertad a personas que tenían un prontuario considerable (…) La negligencia, la peligrosidad de esa decisión, hoy día deja absolutamente al descubierto e indefenso a un país completo, que tiene que pagar por las consecuencias de esta decisión mal tomada por el Presidente y por la ministra de Justicia, los decretos fueron mal emitidos", aseguró Andrés Longton, jefe de la bancada de Renovación Nacional.

Según la oposición, por lo menos siete de los 13 indultos deberían revocarse.

Mea culpa

El lunes, la ministra portavoz del Gobierno de Chile, Camila Vallejo, salió a enfrentar la crisis en una conferencia de prensa que, en lugar de atemperar, incentivo la polémica, ya que reconoció que Boric firmó los indultos sin estudiarlos a fondo porque confió en sus asesores.

"Hubo desprolijidades en la ejecución de una decisión política, fruto de una facultad presidencial que es la de indultar (…) si el presidente hubiera tenido todos los elementos a la vista la situación hubiese sido distinta", señaló al reconocer que, de haber contado con información más precisa, Boric no habría avalado todos los indultos.

También explicó que se aplicaron dos criterios. Uno, fue el de cumplir la promesa de indultar a personas que hubiesen cometido delitos en el estallido social. Y el segundo, que no se cumplió, fue el de excluir de este beneficio a quienes tuviesen antecedentes penales previos a las protestas de 2019.

"Los filtros se aplican en primera instancia en el Ministerio de Justicia, que es la cartera a cargo de esta tarea, pero también en última instancia, a propósito de que es una atribución presidencial, en la jefatura de gabinete", señaló Vallejo al explicar por qué los titulares de esas carteras salieron del Gobierno.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7