El canal internacional
de noticias en español
más visto en el mundo
Actualidad

Lula consigue 'in extremis' el visto bueno del Congreso para su reforma ministerial

Publicado:
Los senadores acompañaron el voto favorable otorgado la víspera por los diputados, antes de que venciera el plazo a medianoche.
Lula consigue 'in extremis' el visto bueno del Congreso para su reforma ministerial

El presidente Luiz Inácio Lula da Silva evitó lo que habría sido su primera gran derrota. El conservador Congreso de Brasil validó este jueves su reforma ministerial, horas antes de que venciera el plazo para su aprobación.

Sin el visto bueno del Legislativo, la estructura del gobierno habría perdido 17 de sus 37 carteras (31 ministerios y 6 órganos con estatus de ministerio), entre ellas Planificación, Pueblos Indígenas, Igualdad Racial, Transportes o Industrial. Es decir, se habría vuelto a la misma conformación ejecutiva del gobierno anterior, comandado por el ultraderechista Jair Bolsonaro.

Este jueves, los senadores apoyaron el texto con 51 votos a favor, 19 en contra y una abstención. Un trámite más rápido que el que hicieron la víspera los diputados, donde tras más de 12 horas de acalorado debate y cesiones por parte del lulismo, se aprobó por una mayoría holgada de 337 votos a favor, 125 en contra y una abstención.

Cesiones e inversiones

Para conseguir la aprobación, en un Congreso dominado por los partidos de derecha y con un gran peso de la oposición bolsonrista, el gobierno tuvo que liberar casi 350 millones de dólares en 'enmiendas parlamentarias', recursos para inversiones en los estados y municipios de los legisladores interesados. Una práctica muy típica de la política brasileña.

Pero eso no fue la única cesión que tuvo que hacer Lula, que carece de suficiente fuerza en el Legislativo para sacar adelante tus proyectos sin nada a cambio.

Menos poder para Medio Ambiente y Asuntos Indígenas

Días atrás, el mandatario tuvo que aceptar cambios propuestos por los legisladores, como el planteamiento para quitarle competencias a las carteras de Medio Ambiente y Asuntos Indígenas.

A la primera cartera le quitó la gestión del catastro, donde deben registrarse todas las propiedades rurales y que sirve para mapear las invasiones de tierra y el control de las áreas deforestadas.

A la segunda, la despojó del poder de demarcar las tierras de los pueblos originarios para pasar la competencia a la cartera de Justicia.

Eso provocó un gran disgusto de las ministras Marina Silva y Sonia Guajajara, quienes arremetieron duramente contra esas modificaciones impuestas por la poderosa bancada del agronegocio, uno los grandes pilares del bolsonarismo.

Un revés a los indígenas

Los legisladores también condicionaron la aprobación de la estructura ministerial de Lula a que los representantes oficialistas se comprometieran a no obstruir la aprobación del "PL (proyecto de ley) del Marco Temporal", que prevé que los grupos autóctonos sean expulsados en caso de no poder demostrar que se encontraban en un determinado territorio antes de 1988.

La Cámara ya aprobó el proyecto hace unos días y ahora debe pasar por el Senado, en lo que sí es una derrota para Lula, quien retomó las demarcaciones de reservas indígenas paralizadas durante los años de Bolsonaro.

De todos modos, el gobierno y las organizaciones indígenas y ambientalistas tienen la esperanza puesta en el Supremo Tribunal Federal (STF), que la semana que viene retomará el juicio a la tesis del 'marco temporal'. Su fallo al respecto podría sentar jurisprudencia.

RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7