El canal internacional
de noticias en español
más visto en el mundo
Actualidad

Fiscalía de Bolivia pide 30 años de cárcel contra Áñez por "genocidio" en Sacaba y Senkata en 2019

Publicado:
En la lista del Ministerio Público también están tres exministros y altos mandos militares y policiales durante la gestión de la expresidenta de facto.

El fiscal general del Estado de Bolivia, Juan Lanchipa, informó que se presentó la acusación formal contra la expresidenta de facto Jeanine Añez por el delito de genocidio durante la masacre de Sacaba y Senkata en noviembre de 2019, que provocó 20 muertos y múltiples heridos, y pedirá que se aplique la pena máxima de 30 años de cárcel. 

En rueda de prensa, Lanchipa detalló que se solicitará la pena máxima condenatoria porque hubo una "grave vulneración a los derechos humanos" y "ejecuciones sumarias".

Además de Añez, también se acusa al exministro de Gobierno, Arturo Murillo; de Defensa, Luis Fernando López; y de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora. En la lista también están altos mandos militares y policiales durante la gestión de la expresidenta de facto. 

Áñez fue condenada en junio de 2022 a 10 años de prisión por los delitos de incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución durante los acontecimientos de 2019, cuando se llevó a cabo el golpe de Estado en contra de Evo Morales.

"Creo importante que este juicio ordinario por genocidio y por las muertes en Sacaba y Senkata podría dar lugar a que en Bolivia finalmente se pueda alcanzar justicia", comentó a RT el politólogo Hugo Siles, quien considera que el proceso tiene una importancia fundamental para poder pasar página en el país.

Los hechos

El 15 de noviembre de 2019, apenas tres días después de que Áñez tomara la Presidencia de Bolivia, hubo una represión y masacre por parte de policías y militares en la localidad de Huayllani, en el municipio de Sacaba del departamento de Cochabamba, cuando miles de campesinos de la región de Chapare caminaban en dirección a La Paz, donde tenían previsto manifestarse en contra la administración de facto. 

"En esas circunstancias, el comandante departamental de la Policía de ese entonces, Jaime E.Z.T., habría exigido a los marchistas despojarse de sus banderas y palos para dejarlos transitar el puente Huayllani rumbo a su destino", indicó en un comunicado de la Fiscalía.

El texto indicó que, sin embargo, el comandante ordenó "al personal policial a su mando, el empleo de gases lacrimógenos generando una especie de cortina de humo, para dar paso a los efectivos militares especializados, que hicieron uso de sus armas con munición de guerra en contra de la población civil, sin haber sido rebasados, ni existir circunstancia alguna que amerite una intervención de esas características".

Cuatro días después, el 19 de noviembre, ocurrió una nueva masacre, esta vez en Senkata, en la ciudad de El Alto, cuando un violento operativo policial y militar contra manifestantes acabó con la vida de 10 personas.

Lanchipa explicó que efectivos policiales y militares se desplazaron de manera conjunta hasta el lugar y "se ejecutaron acciones desproporcionadas de represión a través del uso de armas con municiones de guerra y vehículos mecanizados blindados, además de helicópteros y aviones-caza, todo ello, en contra de manifestantes civiles desarmados".

RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7