El canal internacional
de noticias en español
más visto en el mundo
Actualidad

Macri vs. Riquelme: por qué la elección en Boca Juniors mutó en un conflicto político en Argentina

Publicado:
Los comicios que iban a realizarse el domingo fueron suspendidos por tiempo indefinido.
Macri vs. Riquelme: por qué la elección en Boca Juniors mutó en un conflicto político en Argentina

La elección de la nueva dirigencia del club de Boca Juniors se transformó en el proceso interno más polémico en la historia del futbol argentino debido a una serie de escándalos judiciales y al intento del expresidente de la nación, Mauricio Macri, por regresar al equipo en el que comenzó su carrera política.

Los comicios para definir a la nueva mesa directiva de uno de los clubes más legendarios de América Latina han estado marcados por los vaivenes de la política local y los resultados deportivos, pero también han revivido la añeja pelea de Macri con Juan Román Riquelme, uno de los ídolos más grandes y queridos desde que este equipo se fundó hace 118 años.

Macri, quien presidió el club desde 1995 hasta 2007, se postuló como vicepresidente de la institución en la fórmula que encabeza su exministro de Modernización, Andrés Ibarra. En esa campaña, ha contado con el apoyo de los influyentes tribunales y medios macristas.

Riquelme, por su parte, es vicepresidente de Boca pero en esta elección intercambió los papeles con el actual dirigente, Jorge Ameal, y se postuló para la presidencia.

Cuando se confirmaron las fórmulas competidoras, la atención se centró en Macri y Riquelme, quienes comenzaron a tener fuertes enfrentamientos en los tiempos en los que el expresidente dirigía al club y se negaba a incrementar el salario de quien entonces era una de las estrellas del equipo.

En 2001, por ejemplo, luego de anotar un gol, Riquelme celebró colocándose las manos en las orejas como el popular personaje 'Topo Gigio'. Era una protesta contra Macri, una señal para que resolviera los reclamos, cosa que no ocurrió.

El gesto tuvo un impacto histórico, tanto, que incluso Lionel Messi lo imitó el año pasado durante el Mundial de Qatar frente a Louis van Gaal, el entrenador que menospreció a la Selección argentina que terminó ganando su tercera Copa.

Influencia

Su paso como máximo dirigente de Boca Juniors le permitió a Macri iniciar una carrera política que luego lo convirtió en jefe de Gobierno de Buenos Aires y en presidente (2015-2019). Terminado su Gobierno, logró ser designado como presidente de la Fundación FIFA.

Este año, sin embargo, decidió volver de lleno a la política argentina. Primero, apoyando la campaña del ultraderechista Javier Milei, y después, postulándose a la vicepresidencia de Boca.

Los dos procesos electorales (la presidencia de un país y la de un club de fútbol) quedaron vinculados por completo porque Macri, a través de sus medios amigos, comenzó a identificar a Riquelme con el ministro de Economía, Sergio Massa, el peronista que fue derrotado por Milei.

La polarización quedó más clara cuando la dirigencia de Boca Juniors se sumó al rechazo a la propuesta de Milei de privatizar los clubes argentinos que hasta ahora son de los socios, no de empresas como también quiere Macri. 

Ese es uno de los puntos nodales del enfrentamiento, ya que para Macri el futbol es fundamentalmente un negocio, mientras que para Riquelme es pasión y lealtad. "No se puede comprar todo en la vida", es una de las frases que más repite el ídolo al referirse al expresidente.

Para postularse, Macri esperó al resultado de la Copa Libertadores que Boca Juniors terminó perdiendo el 4 de noviembre frente a Fluminense en Brasil, a sabiendas de que, si el equipo ganaba, sería imposible derrotar a la dupla Riquelme-Ameal.

En ese momento, Macri había develado su apoyo a Milei y corrían las campañas rumbo a la segunda vuelta contra Massa. Entonces se desató un fenómeno social que vinculó las elecciones presidenciales y las de Boca.

Un sector de la población advirtió que la derrota del club argentino fortalecía la candidatura de Macri a la vicepresidencia y también la campaña presidencial de su nuevo socio ultraderechista.

Por eso, de manera inédita, incluso hinchas de otros equipos alentaron a Boca Juniors tanto en la final de la Libertadores como en la Copa Argentina que disputó una semana después y que también perdió. Las derrotas del club se interpretaron como un anticipo de la victoria del macrismo y, por lo tanto, de Milei.

Denuncias

Con Milei convertido en presidente electo, los comicios en Boca Juniors se fijaron primero para el 2 de diciembre pero, como es el día del Shabat, la comunidad judía solicitó pasarlo al domingo 3.

Mientras tanto, las redes sociales se poblaron de referencias sobre el interminable año electoral que seguía manteniendo en vilo al país, ahora en parte porque los peronistas, sean o no sean de Boca, quieren que Macri pierda la elección frente a Riquelme; los mileístas, en tanto, ansían que gane Macri.

"Nunca había estado tan pendiente de una elección en un club que no es el mío", "Quiero votar en Boca contra Macri", "Ya parece adicción electoral, basta por favor", escribieron algunos usuarios

Del otro lado, y en un afán de vincularlo con la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, los periodistas macristas acusaron a Riquelme de haber "kirchnerizado" el proceso con "trampas".

En la semana de la definición, las encuestas daban por ganadora a la fórmula Riquelme-Ameal. Pero, de manera inesperada, el martes por la madrugada la jueza Alejandra Abrevaya suspendió las elecciones por tiempo indefinido debido a una denuncia de la dupla Ibarra-Macri sobre una supuesta adulteración de los padrones de socios.

El caos se impuso. El macrismo aseguró que Ameal y Riquelme habían incorporado de manera irregular a 13.364 socios en 2021. Eso hace que hoy el club tenga alrededor de 80.000 socios con derecho a voto.

Luego de una auditoría, la Junta Electoral advirtió que sólo hubo 4.100 incorporaciones, pero de todas formas el macrismo exigió que no puedan votar los miles de nuevos socios que impugnó inicialmente.

Riquelme, por su parte, denunció que todo se trataba de una maniobra de Macri para ensuciar el proceso a sabiendas de que sería derrotado y que también incluye una investigación judicial contra su hermano Cristian Riquelme por supuesta reventa de entradas en La Bombonera.

"Macri quiere volver a Boca para privatizarlo y que los socios no voten nunca más, yo quiero que el hincha siga siendo dueño de este club", aseguró el ídolo entré lágrimas mientras miles de seguidores xeneixes hacían un banderazo en su apoyo en los alrededores de la cancha.

La última palabra la tendrá la justicia.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

RT en Español en vivo - TELEVISIÓN GRATIS 24/7