X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/2uO

Ivan Kozhedub. El as más resolutivo de los aliados

Publicado: 2 abr 2010 02:52 GMT | Última actualización: 15 abr 2015 10:20 GMT

Iván Kozhedub es una leyenda de la aviación soviética. Realizó 336 misiones de combate, enfrentándose al enemigo en 126 ocasiones y derribando personalmente 62 aviones, y fue el piloto de caza con mejores resultados de la Fuerza Aérea de los aliados durante la Segunda Guerra Mundial. Hasta nuestr

Ivan Kozhedub. El as más resolutivo de los aliados
Ivan Kozhedub. El as más resolutivo de los aliadosRIA Novosti /V.Malyshev
Síguenos en Facebook

Iván Kozhedub es una leyenda de la aviación soviética. Realizó 336 misiones de combate, enfrentándose al enemigo en 126 ocasiones y derribando personalmente 62 aviones, y fue el piloto de caza con mejores resultados de la Fuerza Aérea de los aliados durante la Segunda Guerra Mundial. Hasta nuestros días en las escuelas y academias de aviación siguen estudiando la trayectoria combativa de este célebre piloto.

Infancia e inicios en la aviación

Iván Nikítovich Kozhedub, nacido en Ucrania en una familia campesina, fue el menor de cinco hermanos. La infancia del futuro mariscal de la Fueza Aérea de la URSS coincidió con los años de hambre y de trabajo. De todos los juguetes, Iván se podía permitir sólo unos zancos, una pelota rellena de trapos y un par de esquíes. Además, no tenía mucho tiempo para jugar, desde muy joven se vio obligado a trabajar para ayudar a su familia.

De niño soñaba con aprender a tocar la trompeta, pero al final ingresó a una escuela químico-tecnológica. Allí mismo, sin abandonar los estudios, empezó a estudiar en el club de aviación local. Aquella época quedó claramente marcada por el enorme interés de la juventud hacia la aviación, afición fuertemente estimulada por los dirigentes del país; uno de los eslóganes del período fue: “¡Miembros del komsomol: a los aviones!”. En la década de 1930 todo el mundo estaba entusiasmado por los vuelos de Valeri Chkálov, de varias horas y sin escalas, desde Moscú a la península de Kamchatka y de allí a Vancouver a través del Polo Norte. Este hombre fue un ejemplo para el todavía escolar Kozhedub. Leía mucho sobre él, veía películas, pasaba horas con un mapa marcando las rutas de sus vuelos...

En 1938 Kozhedub terminó los estudios en la escuela de aviación. Justo aquel año los japoneses iniciaron una ofensiva contra la frontera del país en la región del Lejano Oriente. Este conflicto convenció al joven para formarse en una profesión más, una que le ayudase a defender su país.

Participación en la Gran Guerra Patria

A comienzos de 1940 Iván fue reclutado y enviado a estudiar en una escuela militar especializada en preparación de pilotos de cazas. Fue ese el preciso momento en el que comenzó su carrera militar con la base de un piloto aficionado. Se entrenó y voló mucho, perfilándose ya su maestría en el pilotaje. “Si hubiera sido posible me parece que nunca jamás habría salido del avión. El entrenamiento en técnicas de pilotaje, el perfeccionamiento en las figuras avanzadas, me llenaban de una incomparable felicidad”, recordaría varios años después el general Kozhedub.

Al inicio de la guerra ya era teniente y servía de instructor en una escuela militar. Todos los fines de semana los dedicaba a su perfeccionamiento autodidacta como piloto de caza, estudiando problemas tácticos, resumiendo descripciones de combates aéreos, esbozando esquemas…

Junto con su escuela fue enviado a Asia Central. Varias veces solicitó su envío al frente, siendo finalmente aceptada su petición en noviembre de 1942. Kozhedub ingresó en un regimiento todavía en formación, con base en la ciudad de Ivánovo, donde debió aprender a manejar el nuevo avión Lavochkin La-5. A propósito, el fuselaje del nuevo aparato que recibió estando en el frente llevaba la inscripción “Valeri Chkálov”. En adelante estas palabras se convirtieron un el lema para el joven piloto, recordándole que debía pelear como Chkálov.

En marzo de 1943 Kozhedub fue enviado al ejército activo. Su primer combate por poco no se convirtió en el último. El avión de Iván recibió el impacto de un caza alemán y después, por error, también de baterías antiaéreas soviéticas; su avión no tenía reparación posible. Kozhedub derribó su primera nave enemiga el 6 de julio de 1943, durante los sangrientos combates de la batalla de Kursk. En días posteriores, las víctimas del piloto fueron otros dos cazas y dos bombarderos alemanes. En los siguientes seis meses Iván realizó 146 misiones y echó a tierra 20 aviones enemigos, por esto, el 4 de febrero de 1944 se le otorgó su primer título y la medalla de Héroe de la Unión Soviética. Durante el resto de la guerra Kozhedub pilotó el La-5 y el La-7 y sus hazañas tuvieron mucha difusión entre el pueblo soviético, que lo adoraba. El público llegó a reconocer su rostro a través de grandes carteles dispuestos en zonas públicas, alentando a la gente a “combatir como Kozhedub”. Así, el piloto se igualó en fama al legendario Chkálov, quien murió en vísperas de la guerra durante las pruebas del nuevo avión de Polikárpov, el I-180.

A medida que el piloto elevaba su maestría y adquiría experiencia, le ascendían en grados militares y en cargos. Al final de la guerra era mayor y segundo jefe de un regimiento de cazas, varias veces condecorado.

Aparte de sus victorias contra aviones con motores de émbolo, Iván Kozhedub fue de los pocos pilotos del mundo que pudo derribar en combate un Me-262, caza bimotor de reacción, con características muy superiores al de los aparatos de que disponían los aliados.

Muy exigente y riguroso consigo mismo, feroz e incansable en el combate, Kozhedub fue el combatiente aéreo ideal, cumplidor y con iniciativa, atrevido y calculador, valiente y hábil, un verdadero caballero sin miedos ni carencias. “Una maniobra precisa, un fuerte ataque aturdidor y golpear a la mínima distancia posible”, así Kozhedub definió la esencia del combate aéreo.

Combatiente nato, vivía del combate, anhelaba el combate. Bastaría con recordar un episodio contado por otro gran as soviético de la aviación del mismo regimiento, Kiril Yevstignéyev: “Una vez Iván Kozhedub regresó de cumplir una misión, todavía excitado y quizá debido por ello bastante locuaz, poco característico para él:

—¡Vaya paliza que nos han dado! Seguro que fueron los “lobos” de la escuadra Udet. ¡Pero les hemos medido las costillas, ya verán! —al hacer un gesto hacia al puesto de mando, preguntó con esperanza al ayudante del escuadrón— ¿Qué noticias traen? ¿Tendrán algo más para nosotros?

Continuación de su carrera militar

Desde los primeros días de la guerra Kozhedub nunca se separó de su libreta de notas y la llevó consigo el resto de su vida. La primera hoja tenía extractos de La ciencia de la victoria del notable jefe militar del siglo XVIII Alexandr Suvórov. Entre las últimas hojas reposaba una flor seca, una especie de talismán. En la misma libreta Iván llevaba su registro personal de victorias, anotando la fecha, hora de combate y marca del avión derribado. En total contiene 62 anotaciones con el resumen de los resultados.

El fin de la guerra no significó el fin de la carrera militar y profesional del piloto. Comenzó a pilotar cazas de reacción en 1948 y en abril de 1951 ya encabezaba la división de cazas MiG que luchó contra la Fuerza Aérea estadounidense durante la guerra de Corea, a pesar de que tenía prohibido por los altos mandos militares participar personalmente en misiones. Llegó a ser coronel-general de Aviación en 1974 y el 7 de agosto de 1985 fue ascendido a mariscal del aire. El mariscal de la Fuerza Aérea soviética, Iván Nikítovich Kozhedub, falleció en agosto de 1991 a la edad de 71 años.

Foto:RIA Novosti

Etiquetas:

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias