X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/3jl

Entrevista exclusiva de Vladímir Putin con medios franceses

Publicado: 10 jun 2010 06:00 GMT

El primer ministro ruso Vladímir Putin realiza una visita oficial a París desde hoy y hasta el 11 del mes corriente. Con este motivo y en vísperas de su llegada al país galo, Putin concedió una entrevista exclusiva a la agencia France Press y al canal televisivo France 2.

Síguenos en Facebook

El primer ministro ruso Vladímir Putin realiza una visita oficial a París desde hoy y hasta el 11 del mes corriente. Con este motivo y en vísperas de su llegada al país galo, Putin concedió una entrevista exclusiva a la agencia France Press y al canal televisivo France 2.

Buenas tardes, señor primer ministro. Muchas gracias por habernos recibido. El jueves y el viernes usted estará en Francia. ¿Ya decidió finalmente la compra del portahelicóptero? ¿Se puede considerar esto como una nueva etapa en la colaboración entre Francia y Rusia?

Putin: Se nota que todavía no hemos superado todas las consecuencias de la crisis mundial económica y financiera. Por eso la sociedad francesa y los medios de comunicación se preocupan tanto por la cuestión de si vamos a comprar el “Mistral” o no. Es un negocio muy bueno para los productores franceses. Un portahelicóptero en nuestro país cuesta alrededor de 300 millones de euros. Para nosotros este negocio puede ser de interés solamente en caso de que se realice con la entrega paralela de tecnología para que nuestra industria naval, tanto militar como civil, también reciba ciertos impulsos para su desarrollo. Nosotros trabajamos con ustedes bastante bien en la construcción de aviones, nuestros socios franceses están trabajando sobre el motor de nuestro avión civil Super-Jet-100 en el Oriente Lejano.

El año pasado vine justamente a la empresa, que aunque está muy lejos de Francia, se habla en francés allí. Los especialistas franceses terminan justamente allí la maquinaria. Del “Mistral” se ocupan sobre todo los de la compañía sede, que deciden cómo utilizarlo, dónde y qué producir. Repito que para nosotros es muy importante el volumen de producción y lo que va a producirse en las empresas rusas. Hay muchas cuestiones problemáticas y quiero repetir que ésta última todavía no se ha discutido a nivel de expertos. Primero hay que empezar este trabajo y después ya veremos. Pero, por lo general, como sabemos, el complejo industrial-militar de Rusia no está suficientemente desarrollado. Rusia es uno de los productores de armas más grande del mundo y ocupa uno de los lugares principales en el mercado internacional de armamento. Pero, como en cualquier otro sector, el intercambio de las tecnologías, de los resultados finales de la producción, es indudablemente útil. Antetodo nos referimos al ámbito de las tecnologías de punta. Esa es la primera parte. Y la segunda parte consiste en que la cooperación en el sector industrial-militar indudablemente lleva a un aumento de la confianza entre los países. En mi opinión, no es menos importante que la primera parte, la puramente económica o la tecnológica.

Señor primer ministro, cabe decir que algunos vecinos de Rusia están preocupados por la compra del Mistral. ¿Qué piensa usted sobre el tema y sobre esta preocupación?  

Putin: Creo que tal preocupación se debe al hecho de que algunos países temen que Rusia pueda usar esta arma en contra de sus intereses. Es un arma ofensiva. ¿Francia tiene tales helicópteros en su arsenal? ¿Los tiene? ¿Y a quién va a atacar? A nadie. ¿Por qué piensa usted que Rusia debe asaltar a alguien usando estos recursos? Si usted lo sobreentiende, vamos a llamar a las cosas por su nombre y referirnos a nuestros vecinos de Georgia. Georgia tiene una enorme frontera terrestre con Rusia. El acto criminal desatado por el presidente Saakashvili hace dos años resultó en muerte. Y Rusia se vio obligada a proteger a sus pacificadores y a los ciudadanos de Osetia del Sur. Y como usted sabe, se vio obligada, y quiero subrayar esto, a utilizar sus fuerzas armadas para esta protección.

Nos detuvimos a 15 o 20 kilómetros de Tbilisi, no por ser incapaces de entrar a Tbilisi sino por no quererlo. No habíamos buscado un conflicto armado en general. Y para esto habíamos desplazado a nuestros pacificadores allí.

Usted sabe, ese no es un caso para emplear un arma como el Mistral. Espero en dios que no lleguemos a tener más conflictos armados entre Rusia y Georgia, nunca. Antes hacíamos todo lo posible para prevenirlos y ahora continuamos con los esfuerzos para que no se repita esta tragedia nunca. Pero los modernos sistemas [terrestres] de ataque permiten efectuar cualquier operación militar desde el territorio ruso hacia toda la extensión del territorio georgiano, para eso no hace falta el “Mistral”.

Siguiendo el tema de los lazos entre Francia y Rusia, quisiera preguntarle ¿cuáles son sus relaciones con el presidente de Francia, Nicholas Sarkozy? Considerando que lleva años de amistad con el señor Jaques Chirac.

Putin: Son muy buenas las relaciones personales con Sarkozy, diría que son amistosas. En general, quisiera señalar que las relaciones entre los líderes de Estado se basan más bien en intereses de negocio, más que en simpatías o antipatías personales. Además, Rusia y Francia son muy antiguos y tradicionales socios con  intereses comunes. Y seguimos estos intereses juntos con el fin de garantizar la defensa y la seguridad de nuestros países y promover el desarrollo económico y social. Estoy seguro de que estas consideraciones son la base de nuestras relaciones con los dirigentes de Francia. Con Jacques Chirac, Sarkozy y el primer ministro Sr. Fillon. Bueno, dado que llevo más años de trabajo con el señor Chirac, es natural que hayamos tenido más contacto. Es un hombre muy interesante. Tiene conocimientos enciclopédicos, de veras.

Y por doquier, donde nos reuníamos o en cualquier contexto, es decir, en el G8 u otros foros, casi siempre es el centro de atención. No a causa de algunas peculiaridades de su comportamiento, sino precisamente por su erudición y la voluntad de discutir detalladamente cualquier asunto que interesara a sus colegas.

En lo que se refiere a los actuales líderes de Francia, llevo menos tiempo de trabajo con ellos, sin embargo han tomado el relevo con muy buenas relaciones de amistad de las manos del Sr. Chirac. Y lo estimamos mucho y espero que lo sigamos haciendo en el futuro.

Hace diez días toda la atención se centró nuevamente en Israel y en la Franja de Gaza. ¿Está exigiendo Rusia ahora un levantamiento inmediato del bloqueo?

Putin: Siempre estamos abogando por el levantamiento del bloqueo. No creo que de esta forma se puedan solucionar eficazmente los problemas que afronta la región. Nosotros también afrontamos lamentablemente en nuestro país situaciones semejantes y experiencias dramáticas. Estoy seguro, y es mi propia convicción, que con estos métodos no se podrán resolver los problemas regionales. En lo que se refiere a la acción contra el convoy humanitario, ustedes conocen nuestra posición, ya que fue anunciada por el embajador de Rusia ante las Naciones Unidas. Hemos condenado lo que sucedió y lamentamos las víctimas. Además, lo dramático es que la acción fue realizada en aguas neutrales. Es algo nuevo y sin duda requiere un detallado estudio. Hay que hacer todo para que esto no se repita. Aunque quisiera señalar que nosotros siempre partimos de hecho de que todos los habitantes de esta región tienen el derecho a su desarrollo independiente y seguro, Israel incluido. Pero, ¿cuáles deben ser los medios para lograr este objetivo? Ha de ser por lo visto un tema de estudio y de discusión especial dados los últimos trágicos sucesos.

En lo referente a estos trágicos acontecimientos, ¿es usted partidario de una investigación internacional y qué piensa usted sobre la iniciativa iraní? ¿Será una escalada del conflicto o una provocación? ¿Cuál es su opinión al respecto? 

Putin: No quisiera hacer suposiciones para tal caso, acusar a alguien, pero todos sabemos cuál es la posición de Irán con respecto a Israel. Esta posición de por si causa mucha preocupación, puesto que Israel es un Estado reconocido por la comunidad internacional y es inadmisible declarar la necesidad de eliminar un país integrante de la ONU. Lamentablemente este hecho tiene lugar, se oyen exhortaciones de este tipo. En este contexto, a nuestros socios iraníes se les complica promover alguna iniciativa mientras tengan tal posición. Pero no creo que puedo comentar la posición de ellos, mejor pregunten al propio presidente de Irán.  

¿Cree usted que merece la pena estudiar algunas sanciones contra Israel, o estas no deben ser propuestas?

Putin: Creo que usted conoce nuestra posición bastante cautelosa hacia las sanciones contra Irán. Soy de la opinión que las sanciones en general es un asunto que carece de eficacia. Hay que aspirar a encontrar soluciones aceptables para todos los involucrados en una u otra situación. En este caso, lo mismo es también para Israel. Hay que buscar soluciones a los problemas. Por la experiencia internacional sabemos cómo funcionan estas sanciones. ¿Conoce usted aunque sea un caso en que resultaran eficaces? Ahora no tengo ganas, por razones éticas, de enumerar todo los que está sucediendo en el mundo en este aspecto. Con respecto a problemas más agudos sí se aplican sanciones. Pero hay un dicho, “el perro ladra porque la caravana sigue su camino”. Resumo:  no es eficaz. Hay que saber encontrar soluciones.

¿Cuál es su actitud hacia Irán? ¿Se ha endurecido su posición? ¿Se puede decir que Rusia está preparada para dar su voto a favor de las sanciones contra Teherán junto con EE. UU.?

Putin: No hace mucho el presidente Medvédev decía que la nueva resolución ya casi estaba acordada. Antes también fue muy cooperativo nuestro trabajo con todos nuestros socios en la arena internacional por el problema nuclear iraní. Siempre hemos conseguido un acuerdo unánime. Nuestra posición en esta cuestión no ha sufrido ningún cambio. Estamos preparados con toda la comunidad internacional para buscar la solución al problema nuclear iraní y vamos a seguir este rumbo juntos. Por supuesto vamos a llamar a la administración iraní a ocupar una posición que elimine la preocupación de la comunidad internacional sobre su programa nuclear.

Al mostrarse a favor de las nuevas sanciones, Irán reaccionó bastante duro diciendo que esta acción de Rusia era inaceptable. ¿Cómo evalúa usted este gesto de parte de Irán?

Putin: En este caso la comunidad internacional trata de influir de algún modo en el poder iraní. El gobierno de Irán, por su parte, defiende su posición. Aquí no veo nada extraordinario. Creo que es una reacción bastante adecuada, pero espero que durante la discusión y la polémica pública conseguiremos formas de cooperación con el gobierno iraní, que permitan que tanto el poder como los ciudadanos del país no se sientan menoscabados en su derecho de trabajar en la esfera de las altas tecnologías, incluso en la atómica.

Al mismo tiempo, para que la comunidad internacional y los “vecinos” de Irán no demuestren su preocupación por este programa nuclear habría que quitar estas preguntas. De nuestra parte proponíamos una serie de soluciones, por desgracia, el poder iraní las rechazó. Lo sentimos, es que pensamos que no eran malas. Hablo de nuestras proposiciones de enriquecer el uranio en el territorio de nuestro país, crear un Centro Especial de Enriquecimiento de uranio en Rusia y suministrar el combustible nuclear necesario para el desarrollo de la energía atómica en las empresas nucleares de Irán. Nuestra colaboración con Irán es muy abierta, asumimos nuestra propia posición, como saben, exáctamente Rusia está construyendo la Central Nuclear en Bushehr, ya la ha construido en realidad. Mientras tanto, esto no nos impide colaborar con otros participantes de la comunidad internacional en dirección del programa iraní nuclear, que, como ya he mencionado, provoca preocupación.

El jefe del OIEA ofreció a Francia, EE.UU. y Rusia que mandaran a sus observadores a Irán para que después pudieran contestar a sus preguntas. 

Putin: Ante todo hay que aprobarlo con el poder iraní, pero allí por todas partes se encuentran los representantes del OIEA. Trabajan sobre todo en el reactor nuclear de investigaciones en Teherán. En general, el programa se controla, sin embargo el OIEA tiene preguntas para las cuales espera recibir respuestas. Si el OIEA considera que son necesarios los observadores de Rusia, Francia y EE. UU., se puede meditar en este tema. Lo repito: no se puede imponer nada a la parte iraní. Hace falta negociar con ellos en lo que toca a esta pregunta. Sin embargo, creo que Irán debe estar interesado en hacer transparente su programa al máximo. El gobierno iraní me dijo personalmente y a mis colegas europeos y americanos que la preocupación sobre el carácter pacífico del programa de Irán no se basaba en nada. Aquí no hay nada que temer. En este sentido, las medidas adicionales dirigidas al aumento de la transparencia seguro serán muy útiles. ¿Pero, qué medidas pueden ser aplicadas aquí? Ya es otra pregunta. Quizás se pueda examinar lo que ofreció el director del OIEA. Hay que pensar en esto.

¿Por qué ustedes no “cierran la puerta” a la posibilidad de que Irán evite estas sanciones?

Putin: No he entendido su pregunta, ¿qué significa “no cerramos la puerta a la posibilidad de que Irán evite estas sanciones”? Siempre hemos considerado que debemos seguir el camino de sancionar dejando la posibilidad a Irán de evitarlas, tras dar los pasos necesarios hacia la comunidad internacional.

Siempre hemos creído que no hay que dar ningún paso rápido, no pensado, que pueda cerrar esta puerta y llevar a consecuencias tales como creer que no habrá ninguna salida. ¿Sería mejor? ¿Y qué vamos a hacer entonces? Creo que no hay ni que hablar de la posibilidad de aplicar la fuerza, lo que es muy discutible en la actualidad. Esto, en mi opinión, llevaría a una tragedia enorme, sin ningún resultado positivo en lo que se refiere al problema que queremos resolver. Pues nadie sabe qué pasaría con el programa nuclear, mientras que las consecuencias vinculadas con la radicalización del mundo islámico y con la desestabilización de la región serían catastróficas.

En lo que se refiere a las sanciones contra Corea del Norte ¿Qué piensa usted del programa nuclear? En su opinión, ¿tales sanciones son admisibles?

Putin: Es lo que he tratado de decir. Por lo menos aludir. Las mismas sanciones se aplican contra Corea. Y el programa se desarrolla. En una etapa, después de la aplicación de una serie de sanciones, el gobierno norcoreano declaró la presencia de armas nucleares. ¿Y de qué valen todas estas sanciones? Cuando conseguimos ponernos de acuerdo en el formato a seis bandas, aseguramos los intereses de la misma Corea del Norte, ante todo en la esfera económica. En realidad, el poder norcoreano declaró su preparación para cesar este programa de armas nucleares. Es decir, este caso nos da a comprender claramente que es posible el acuerdo hasta en una esfera tan difícil y sensible como la proliferación de las armas nucleares, el acuerdo por vía de la paz que tiene en cuenta los intereses de todas las partes.

Hace unos meses surgió la crisis de confianza en la economía de la zona euro. Rusia tiene bastantes reservas en euros, un 40 por ciento. ¿Todavía confía en la moneda europea?

Putin: Sí, confiamos y creemos en ella. De lo contrario no tendríamos la cantidad tan enorme de nuestros medios y reservas de divisas en euros. Sí, hay algunos problemas. No voy a discutir ahora de dónde provienen: los líderes europeos hablan mucho de esto. En mi opinión, hay que aumentar la disciplina, seguir el déficit del presupuesto. En general, hay que hacer muchas cosas más. Hay que cambiar parcialmente la legislación de divisas, quizá sea necesario igualarla. Por lo menos, tan igual como sea posible para todos los miembros de la Unión Europea. En total, la base fundamental de la economía europea es bastante fuerte. Hay unos líderes absolutos de la estabilidad. Son las economías de Alemania, Francia y nadie está interesado en la descomposición de la Unión Europea. Creo que la señora Merkel tiene razón. Si no habrá euro, no habrá Unión Europea. Será otra cosa, hasta dejaría de llamarse “Unión Europea”. Así, estoy seguro: no hay quienes se interesan en la descomposición de esta estructura creada con la fuerza de muchas generaciones, que ha sido un proceso útil para el mundo, la economía y la seguridad mundial. Por eso, creo que tampoco existen condiciones objetivas para la caída de euro. Han aparecido algunas dificultades, pero estoy seguro que tienen un carácter temporal. El Banco Central Europeo se verá obligado a imprimir un poco más de billetes, pues declaró que estaba preparado para comprar las obligaciones estatales. ¿A expensas de qué? Claro que en general a expensas de las emisiones. Y bien, considero que el mercado de la Unión Europea es muy grande, de 300 millones de personas; muchos países usan el euro como reservas. No creo que en la economía europea una emisión pequeña se refleje de un modo especialmente negativo. Además, hay reservas al fin y al cabo que pueden ser utilizadas. Por eso en total los poderes económicos europeos funcionan absolutamente correctos. Es otra confirmación por lo que no vamos a cambiar nuestra actitud al euro como nuestra divisa de reserva.

¿Cómo influyó la crisis en la actividad económica de Rusia y la economía del país? ¿Tendrá lugar un mejoramiento de esta actividad en 2010?

Putin: Sí, por supuesto. Ya lo tenemos. En primer lugar, el declive de la economía ha sido esencial y doloroso a causa de su estructura. Requiere estar diversificada. Es obvio. Ya lo dijimos hace cinco años. Pero esta estructura, tal y cómo está ahora, se formó durante decenas de años y una reforma drástica parece poco probable. Además, nuestra mercancía principal son las materias primas (metales, sustancias químicas, hidrocárburos) que siguen siendo demandadas por el mercado internacional. Y es lógico que se busque invertir en sectores donde los rendimientos son grandes y rápidos. Esta es la estructura de la economía rusa. Y por eso, cuando la demanda para estas mercancías en el mercado internacional y sus precios cayeron, se produjo la recesión drástica de la economía en Rusia.

Un ejemplo muy obvio es la industria del carbón. Un 60 por ciento y a veces incluso entre 65 y 70 por ciento de sus productos se exportaban. La demanda para el carbón cayó y los precios bajaron. El sector sufrió un doble golpe. Lo mismo pasó en el sector metalúrgico, en las industrias automovilística, química y de hidrocárburos.

Pero en el primer cuatrimestre de 2010 ya se puede ver un auge industrial y el aumento en el PIB. Así que la economía empezó a crecer. La tendencia apareció a finales del año pasado, pero ahora se acelera.

En cuanto al euro, su posición actual bastante débil favorece a la economía europea, a las economías francesa y alemana, es decir a las economías que están orientadas a las exportaciones. Para nosotros esto crea ciertas dificultades, ya que a pesar de que en algunos sectores somos socios de Francia, en otros competimos, por ejemplo, en el sector de la energía atómica o en la ingeniería energética.

En la situación de un euro débil, los fabricantes franceses, por ejemplo, reciben un bono. Y para nuestra industria es un desafío. Tenemos que ofrecer productos de calidad más alta, pero a un precio más bajo. Nuestras fábricas son capaces de hacerlo.  
 
Y, en general, el auge de la economía causa el crecimiento en la circulación de mercancías. Durante el primer cuatrimestre del año en curso, la circulación de mercancías entre Rusia y Francia, por ejemplo, aumentó en un 30 por ciento, aproximadamente. Es un índice muy bueno. Y espero que progrese aún más. Con algunos países europeos, como Alemania, creció en un 50 por ciento durante el mismo periodo.


En lo que toca a Rusia, existe una preocupación de la Unión Europea sobre el menosprecio de algunas libertades, como por ejemplo la libertad de la prensa. ¿Entiene la preocupación de la Unión Europea?  

Putin: Sí, entiendo. Es una tradición antigua de los países europeos imponer sus estándares y reglas. Recuerde el periodo de la colonización, por ejemplo, en África. Los europeos llegaron allí con sus leyes y se ocuparon de la enseñanza de los aborígenes. Tengo la sensación de que la tradición antigua se transformó en democracia en las zonas dónde los europeos quisieron ocupar una buena posición, sentirse más seguros. Existen civilizaciones muy antiguas en diferentes lugares del mundo, hay que respetarlas. Lo que toca a las infracciones tienen lugar por todas las partes. Si tomamos, por ejemplo, la violación de los derechos humanos en las prisiones francesas, lea esta información.

¿Ud cree que se pueden comparar estas cosas?

Putin: Absolutamente. Pues las organizaciones de defensa de los derechos humanos hace un par de años escribieron unos informes gruesos sobre las violaciones de los derechos de los ciudadanos en las cárceles francesas. Existen tales infracciones y hace falta luchar contra ellas. Creo que el sistema político de Rusia tiene mucho que corregir, cambiar y mejorar. Es un proceso natural de la llegada a la madurez de la sociedad. Seguimos este camino. Tuvimos lo que tuvimos: el zarismo, estalinismo y comunismo, y a partir de los 90 empezamos a construir la sociedad con base en otros principios. Eso requiere tiempo.  

¿No piensa usted que el modelo occidental de la democracia no es muy bueno para Rusia en la actualidad?

Putin: ¿Y usted  puede decirme cuál es el modelo occidental de la democracia? Francia tiene su modelo, los EE. UU. otro. Un político francés me dijo una vez: En EE. UU. es inútil participar en las elecciones al Senado, al Congreso y en las elecciones presidenciales si no tienes un saco lleno de dinero. ¿Dónde está la democracia? ¿La democracia de quién? ¿De los que tienen mucho dinero? Los EE. UU. tienen su república presidencial; Reino Unido, su monarquía. Todos son elementos de la democracia. ¿Qué democracia? No existe la unidad de democracia occidental. Mire, no vamos a tocar a Francia, iré a visitarla pronto, no quiero dar ejemplos de la vida política francesa. He aquí, por ejemplo, un buen amigo mío, Tony Blair. Su partido venció en las elecciones bajo su liderazgo. Creo usted se acordará que la gente votó a favor del partido, de su programa y a favor del mismo Tony Blair. Después, según las circunstancias internas políticas, los laboristas tomaron la decisión de que Blair tenía que abandonar el puesto. Tony se fue y su lugar lo ocupó el señor Brown que automáticamente se convirtió en el primer ministro, la primera persona en el estado. ¿Es democracia? Sí, es democracia. Buena o mala, pero es así. Discutía muchas veces con mis colegas ingleses y les peguntaba ¿cómo resulta que la mayoría de su población votó por una persona y otro se hizo el líder? Mis colegas me dijeron en aquel entonces: no se meta allí. Decidiremos nosotros mismos qué hacer.

Hace poco, durante una discusión con una estrella de la música rock, usted hablaba de la democracia, de las cuestiones de la libertad. ¿Desde su punto de vista puede este proceso desarrollarse más rápido y cómo?


Putin: Sí, puede, Claro que puede. Quisiera hacer hincapié en lo siguiente. Hablamos con aquel músico de los problemas de la democracia, sobre todo de la libertad de prensa. Pero esta discusión se transmitió por todos los canales de la televisión rusa. ¿No fue una representación de la democracia? Si no existiera la libertad de prensa sería lógico suponer que el poder ocultaría la discusión. Pero la trasmitieron todos los medios principales. Y no digo en el Internet. Allí esto se discute muy activamente. A propósito, aquí no tenemos ninguna limitación en el Internet, a diferencia de otros países. ¿De qué hablabamos? Le recordaré que me preguntaron si serían permitidos las manifestaciones. Es lo primero. La segunda tesis es que todos deben ser iguales ante la ley.  Traté de explicar a mi oponente que si todos son iguales ante la ley, eso significa que la gente que quiere celebrar un mitin debe actuar en concordancia con la ley de la Federación Rusa. El derecho de permitir o prohibir el mitin y el lugar de su realización lo determina el poder municipal. Si quiere que todos sean iguales ante la ley, ante todo obedézcala y exija que la obedezcan los demás. La democracia no puede existir aparte de la legitimidad. Sin embargo, la legalidad no puede existir fuera de los límites de la sociedad democrática. Las leyes deben aprobarse legalmente por el Parlamento elegido que representa los intereses de toda la sociedad. Es un mecanismo complicado. Vemos donde tenemos los problemas. Ante todo, en los medios de la comunicación. No quiero decir que tenemos todo lo ideal aquí. Por todo el mundo el poder trata de parecer mejor de lo que es en realidad y trata de limitar las libertades de los medios de comunicación. Pero con una sociedad civil bien desarrollada eso, como regla, no sale. Es más fácil para el poder hacer tales manipulaciones donde la sociedad civil no es tan madura. En este sentido nuestra tarea es hacer a nuestra sociedad más fuerte. Vamos a seguir este rumbo. Y no para aprobar una ley siguiente o inventar una nueva regla, aunque es muy importante también.  Sin embargo, la garantía principal es la madurez de la sociedad civil.  

Una pregunta más personal. A menudo en Francia toman fotografías de altos funcionarios con una navaja en una mano durante la pesca o caza. ¿Es necesaria una persona fuerte, de carácter duro para dirigir Rusia?

Putin: Creo que el que esté a cargo de dirigir un país debe ser una persona que posea cualidades apropiadas para poder organizar el proceso de administrar. Da igual si se trata de una empresa minúscula o de una entidad intelectual o de medios de comunicación. En caso de los medios de comunicación es muy difícil, ya que aquí trabaja gente muy específica, cada uno de ellos tiene su propia opinión, cada uno se considera a sí mismo un experto, incluso un genio. Y gestionar un equipo de este tipo es muy complicado. Y en el caso de un país, todo es mucho más difícil.

Aquí ni la envergadura de la economía, ni la grandeza del territorio del país tiene importancia de principio. Desde luego, habrá cierta diferencia entre los EE. UU. y Luxemburgo. Pero le aseguro que la responsabilidad del mandatario por los problemas que está resolviendo es la misma. Yo, por ejemplo, creo que Luxemburgo tuvo mucha suerte con su primer ministro actual: es verdaderamente una gran figura de política europea, a pesar del tamaño bastante moderado del teritorio del país.

Y, desde luego, es una sensación muy especial cuando tienes una gran responsabilidad. Por eso sí, son necesarias cualidades especiales para poder organizar el proceso de gestión.

Mencioné manifestaciones de una personalidad fuerte y nos llamó mucho la atención su aspiración de presentarse siempre como una persona muy fuerte. Por ejemplo, en tatami, cuando practica el judo, etc.

Putin: Es que me dedico al judo desde la infancia. Y sería bastante ridículo si de repente hubiera empezado a ocultarlo o de repente hubiera empezado a promover algo con lo que no tengo nada que ver. Y tengo cinturón negro en judo. Es una de las obras de toda mi vida, durante toda mi vida practico este deporte. Y cuando por primera vez fue mostrado en los medios de comunicación y atrajo tanta atención pública, me dio una gran sorpresa porque yo no veía nada especial en practicarlo. Para mí es algo muy rutinario, algo cotidiano. Algo, que hacía todos los días. Bueno, no cada día, cada dos puede ser. Y cuando íbamos a prepararnos para las competencias deportivas, tuve, por ejemplo, un periodo en el que me entrenaba para participar en el Campeonato Nacional de la Unión Soviética. Allí tuve entrenamientos de muchas horas cada día, formando parte de la Selección del país. Finalmente, no me participé en el campeonato, pero participé en este proceso de entrenamiento. Es parte de mi vida. No sé que más puedo decir, porque ¿no es una cosa para ocultar, no?

Pero aparte de este tipo de manifestaciones, el tatami entre ellas, a veces se da la impresión de que se trata de un culto o algo parecido.

Putin: ¿Podría precisar? ¿Qué es lo quiere decir exactamente?

Usted se presenta siempre como una persona muy fuerte que es capaz de resolver cualquier cosa y que más y más a menudo aparece en medios de comunicación y en todo tipo de actuaciones. Se da la impresión de que está creándose un cierto culto a la persona o algo parecido.

Putin: Sabe, es que en primer lugar yo simplemente vivo y trabajo como puedo. No hago nada con intención, tampoco invento algo intencionadamente. Hago lo que me gusta. Tenemos una sola vida y hace falta que a pesar de todas las restricciones que tiene cualquier persona, aprenda a gozar de ella. Y en segundo lugar, si hablamos de culto a la persona y nuestros ciudadanos lo saben muy bien, y creo que los oriundos occidentales también son más o menos concientes de esto, un culto no es simplemente una atención elevada hacia una persona, sino también las violaciones contínuas a la legislación, ligadas con las represiones masivas. Ni siquiera en una pesadilla puedo imaginarme que en la Rusia de hoy esta situación pueda volver a repetirse. Ya hablé de la madurez de la sociedad civil y le aseguro que la sociedad rusa contemporánea es bastante madura para no permitir que se desarrollen los procesos con que nos enfrentamos en los años 30, 40 y 50 del siglo pasado.

Si empezamos a hablar de esto, en el año 2012 se celebrarán las elecciones presidenciales. Ahora en el país hay un presidente y el primer ministro. ¿Quién ahora es la última instancia? Se cree que es usted en Rusia es quien toma la decisión final. Por lo menos, lo creen aquellos rusos con quienes hemos hablado.

Putin: Pero es que no hay ningún secreto aquí. Todo el mundo lo sabe perfectamente, que cuando expiró mi mandato apoyé la candidatura de Dmitri Medvédev para el cargo de presidente del país. Nos conocemos desde hace mucho tiempo, pero eso no es tan importante. Es que trabajamos juntos durante mucho tiempo ya. Más que eso, cuando yo ocupaba el puesto de mandatario, muchas de mis decisiones las elaboraba previamente con la Administración del presidente, que en aquella época estaba dirigida por el señor Medvédev. Así que se puede constatar que él es uno de los ´coautores´ de la política interna y externa del país. Sí, después de las elecciones los papeles se cambiaron, pero, según la Constitución y legislación rusas, el Gobierno del país en muchos aspectos tiene su propia competencia individual. Y hay cuestiones  que  incumben el mandatario exclusivamente. El volumen de trabajo es enorme. Y no hace falta intervenir en zonas de competencia de uno a otro.

Un ejemplo muy reciente. Ahora estamos elaborando el presupuesto del país. Bajo las condiciones de una economía y unos ingresos reducidos, cuando nos vemos obligados a cortar los gastos, tenemos que programar los egresos. Y con lo que hemos planeado anteriormente, en el período del crecimiento de la economía, ahora tenemos que decidir cómo vamos a consolidar los recursos reducidos en sectores más importantes. Hace falta determinar estos sectores. Es una tarea muy complicada y a veces incluso dolorosa. Quiero decir que no rechazamos los compromisos sociales que hemos asumido. No todos en Francia saben que a pesar de la crisis financiera global hemos decidido aumentar las pensiones en un 46 por ciento este año. Y el año que viene vamos a lanzar una reforma global del sistema de sanidad. Todo eso requiere considerables recursos.

Y esto es una de las cuestiones claves que hacen obligatorio que el presidente Medvédev y yo tengamos una postura común. Y yo, igual que antes, no dudo en llamar al mandatario y decirle que hace falta discutir las cosas y aconsejarse. Elaboramos una postura coordinada y por eso resulta ser más fuerte y más estable.

Ya sabe que siempre hay una ´lucha´ de opiniones y  motivaciones. Unos acuden a mí y otros al presidente Medvédev. Y cuando nosotros percibimos que puede surgir alguna discordancia, nos reunimos, discutimos, tomamos una decisión conjunta y la realizamos.

Y hay casos en que él se dirige a mí: me llama y me dice que hace falta conversar y pensar juntos; cuando apunta éste es el problema y quisiera saber su opinión.

Es un proceso natural, sin narcisismos o deseo de manifestar las facultades del poder. Al contrario, es una aspiración a buscar soluciones más apropiadas y más eficaces desde el punto de vista de gestionar la economía y política interior y, en algunos casos, la política exterior del país. Y las cuestiones de seguridad, en particular. En Rusia, el presidente es el Comandante en jefe de las Fuerzas Armadas. Mientras que el Gobierno está encargado de determinar el presupuesto del Ministerio de Defensa. El Gobierno tiene que decidir, cómo y con qué rapidez se desarrollará la industria militar, por ejemplo, la construcción naval. Y es aquí, donde surge la cuestión del Mistral y de otros proyectos de este tipo.

Pero hay cuestiones que se empalman y en estos casos nos reunimos y discutimos. Y le aseguro que colaboramos de una manera muy eficaz.

¿Y cual de las dos funciones, la del primer ministro o la del presidente, usted prefiere para el año 2012?

Putin: Todavía tenemos que llegar a 2012. Ahora estamos en 2010. Lo principal es que tengo una oportunidad de servir a mi pueblo, a mi país. Quisiera volver a acentuar que el nivel de competencia es enorme y que el valor de las decisiones que se toman es muy importante. Por eso me gusta lo que estoy haciendo.

Ya veremos cuando nos aproximemos un poco más al 2012. Naturalmente, ya hemos planteado esta cuestión con el presidente Medvédev, pero hemos acordado que no vamos a adelantarla. Para nosotros ahora lo más importante es concentrarnos en cumplir con nuestros deberes ante el pueblo ruso de una manera digna, honrada y profesional, con un sentido de responsabilidad por todo lo que estamos haciendo. Y nuestra decisión acerca de las elecciones de 2012 dependerá de los resultados de nuestra actividad actual.

¿Y si usted se hubiera dedicado a alguna otra cosa en algún sector distinto y no a sus funciones de primer ministro o presidente, qué es lo que habría preferido? ¿Qué vida habría llevado?


Putin: El pueblo ruso me confió dirigir el país dos veces y al expirar mi segundo mandato apoyó a Dmitri Medvédev, cuya candidatura yo estuve respaldando de una manera muy “activa” y también respondió favorablemente a mi petición de formar el Parlamento de una manera determinada. Para mí, que una persona de una familia obrera – como lo sabe ya, mis padres eran obreros en el sentido literal de esta palabra – tenga esta confianza es un gran honor. Lo digo sin ironía cualquiera. Lo percibo cada día. Y nunca me olvido de eso. Tampoco me olvido de mis raíces. Siempre pienso en cómo nuestras decisiones pueden impactar a una persona ordinaria.

¿Qué es lo que me gustaría hacer fuera de la política? No lo sé, jamás pensé en esto. Pero creo que lo más interesante en este mundo es dedicarse a una actividad creativa. A mí, por ejemplo, me encanta la investigación científica, en sectores muy distintos, pero sobre todo en política, derecho y economía. Pero hasta ahora no lo he pensado en concreto.

Y ahora viene nuestra última pregunta. En 2014 se celebrarán los Juegos Olímpicos en Sochi. Y, tomando en cuenta la situación en el Cáucaso con los atentados terroristas, quisiera preguntar: ¿Se garantizará la seguridad a las delegaciones que vendrán a Sochi para la Olimpiada?

Putin: Tenemos unos servicios de seguridad muy competentes, bien organizados y bien equipados, con mucha experiencia. A propósito, colaboramos con los franceses en este sector de una manera muy eficaz. Puedo constatar que con los servicios especiales de seguridad franceses tenemos los contactos más desarrollados que con cualquier otro país europeo. Se caracterizan por un verdadero profesionalismo, precisión y confianza. Estoy seguro de que nuestra competencia, con el apoyo de nuestros colegas en Europa y en todo el mundo, nos permitirá garantizar la seguridad tanto de los participantes, como de los espectadores.

En cuanto a la situación en la región sí es bastante difícil y desde hace mucho tiempo. Pero no en la zona de Sochi, afortunadamente, sino en el Cáucaso del Norte. Y allí también vamos a resolver los problemas poco a poco.

En cuanto a Sochi y las instalaciones de los Juegos Olímpicos, allí tomaremos todas las medidas posibles para que no haya ningún tipo de fallos.  

Algunos colegas suyos y medios de comunicación expresaban su preocupación de la misma manera antes de la reunión del G8 en San Petersburgo. Sin embargo, no se produjo ningún tipo de problemas. La reunión se mantuvo al  más alto nivel.

Hoy en día, estamos determinando el presupuesto de los Juegos Olímpicos. Y nuestros servicios especiales también quisieran recibir recursos bastante considerables, por cierto. Así que les favorecerá mucho su pregunta. No tardarán en solicitar más dinero. Pero les proporcionaremos una cantidad exacta que sea necesaria para garantizar la seguridad, no más.

Y de dónde...

Putin:
Puede caer un meteorito. El volcán en Islandia puede volver a despertar. El peligro puede venir de cualquier lado. Todo lo que se refiere a los servicios de seguridad estará organizado de la manera más eficaz posible.

Muchísimas gracias, señor primer ministro por contestar a nuestras preguntas aquí en Sochi.

Putin:
De nada.

 

 

Etiquetas:

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias