X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/4Xg

El 2 de noviembre, el día que cambiará a los Estados Unidos

Publicado: 1 nov 2010 21:05 GMT

El 2 de noviembre habrá una revolución en la vida política estadounidense. Las elecciones intermedias al Congreso, según los resultados de las entrevistas preliminares, traerán una aplastante victoria de los republicanos. Los republicanos hicieron su alegato final el 31 de octubre para capturar

El 2 de noviembre, el día que cambiará a los Estados Unidos
El 2 de noviembre, el día que cambiará a los Estados UnidosRT
Síguenos en Facebook

El 2 de noviembre habrá una revolución en la vida política estadounidense. Las elecciones intermedias al Congreso, según los resultados de las entrevistas preliminares, traerán una aplastante victoria de los republicanos.  

Los republicanos hicieron su alegato final el 31 de octubre para capturar el control del Congreso, atacando al presidente Barack Obama como un 'campeón' de Gobierno despilfarro y el exceso, y los demócratas respondieron que devolver el poder a los republicanos favorecería solo a las corporaciones y los ricos y sería desastre para los estadounidenses de clase media.

Barack Obama y el vicepresidente Joseph R. Biden Jr., se reunieron en New York con la esperanza de reavivar la pasión hacia los demócratas que tenían hace dos años los norteamericanos, escribe The New York Times

"En dos días, tiene la oportunidad de volver a decir: 'Sí, podemos'", dijo Obama en un mitin en Cleveland, retomando el tema de su campaña de 2008. "No hay duda de que esta es una elección difícil".

Pero el representante John A. Boehner, que está a punto de convertirse en portavoz si los republicanos ganan la Cámara, instó a los votantes a no escuchar las por promesas de "cambiar Washington".

"Washington no escuchaba al pueblo estadounidense, creo que ha sido una falta de respeto al pueblo estadounidense", dijo Boehner, encendiendo a los republicanos.

Los republicanos están en condiciones de alcanzar o superar el número de escaños de la Cámara que habían tomado en 1994, según los estrategas y analistas independientes, cuando el partido ganó 54 y puso fin a cuatro décadas de dominio demócrata en la Cámara.

Los demócratas tienen una posición extremadamente vulnerable, que pueden perder a estados tradicionalmente leales, como Connecticut, Maine y Rhode Island, por lo que no pueden conseguir 39 escaños necesarios para una victoria sostenible. Se han aferrado a la esperanza de que van a conseguir por lo menos dos o incluso un puesto más que sus oponentes.

En este día, los votantes están completamente llamados a renovar la Cámara de Diputados, la Cámara de Representantes de 435 personas, sustituirá a más de un tercio de los senadores (37 de 100) y de gobernadores de los estados y además dos gobernadores de los territorios dependientes, Guam, Islas Vírgenes de Estados Unidos.

En la Cámara de Representantes los demócratas tienen 255 escaños, los republicanos sólo tienen 178, todavía hay dos puestos vacantes. RealClearPolitics.com estima, que los republicanos sin duda vencerán en 20 estados, y en otros 47 la carrera electoral está en pie de igualdad.

Los demócratas firmemente esperan sólo 190 asientos. La mayoría demócrata del Senado en 59 puestos se reducirá en el mejor de los casos a 55, y en el peor, pierden la mayoría, y conservando sólo 49 escaños. "Después del martes en el lado de Obama estará sólo el personal de la Casa Blanca, que ya había perdido a Rham Emanuel, Lawrence Summers, Christina Romer, y un par de personas que todavía son capaces de conseguir otro trabajo", se regodeó revista conservadora The American Spectator.

Los demócratas pierden su mayoría (26 de los 50 ) de gobernadores y vaya a la defensiva, ya que los republicanos con la probabilidad más alta se concentran en sus manos el poder ejecutivo en 27 estados, mientras que en otros ocho estados habrá una pelea difícil.

A medida que la Casa Blanca está preparada para la derrota del martes, se trató de minimizar el daño político a la fiesta y de las posibilidades de reelección de Obama en dos años instando a sus partidarios a trabajar aún más para ayudar a reducir la brecha en las apretadas carreras.

El ex presidente Bill Clinton inició una gira de nueve estados para ayudar a preservar la mayoría demócrata, reuniéndose con los votantes a lo largo de la costa este desde Maine hasta Florida. El enfoque en los estados de tendencia demócrata, incluidas las carreras del Congreso en Nueva York y Connecticut y carreras para gobernador de Maine y New Hampshire, destacó que los demócratas están casi en su totalidad en la defensa contra los republicanos en una época cuando la tasa de desempleo sigue siendo obstinadamente elevada y el país está profundamente dividido debido a las cuestiones como el cuidado de la salud, el Islam, las guerras en Irak y Afganistán, entre otros.

Estos serán los comicios más caros de la historia del país, con un gasto de casi 4.000 millones de dólares, llegando a su fin con el uso de voluntarios de la campaña desde Alaska a la Florida que instan a votar, recuerdan más a la carrera presidencial, a pesar de que más de la mitad de los estadounidenses que participan en las elecciones ya hicieron su elección.

El último período de 'cohabitación' de la Administración demócrata y el Congreso republicano se llevó a cabo en el período 1995-2000, y fue en general tranquilo. Pero entonces la economía había crecido, actualmente el país se encuentra saliendo de la crisis.

Los demócratas pierden debido a los terribles resultados de sus políticas económicas. A pesar de la retirada declarada de la recesión, según el  profesor de la Universidad de Nueva Cork, Nouriel Roubini, el crecimiento de la economía de EE. UU. en 2010 no superará el 1%. Mientras que el índice de desempleo se situó en un nivel del 9,6% y el déficit presupuestario alcanzó la cifra colosal de 1.4 billones de dólares.

Como afirma USA Today, más de la mitad de la campaña de televisión de los republicanos fue dedicada a la problemática del desempleo.

Según los últimos datos de 25 y 27 de octubre de Gallup Inc., solo el 44% de los estadounidense asegura que le gusta el trabajo del actual presidente y el 49% está descontento.

Periódicos estadounidenses están llenos de ensayos que indican cómo los debates de las elecciones están llenas de ansiedad y nerviosismo. Los votantes se sienten frustrados, enojados, por la promesa del cambio que les dio Obama y el Partido Demócrata. De acuerdo con el Centro de Investigación Pew Research, "decepción es la emoción principal que prevalece entre todos los votantes". Hasta el 38% de los encuestados de ideas demócratas, según Rasmussen Reports, desea renovar por completo el Congreso controlado por su propio partido.

Los republicanos se apoderaron de la iniciativa en los grupos de población que votaron por los demócratas en 2006 y 2008: entre las mujeres, los católicos, los ciudadanos de clase media baja y los votantes que no pertenecen a cualquier campo político.

"Las elecciones intermedias son casi siempre una experiencia desagradable para la Casa Blanca, especialmente cuando la economía se debilitó. Pero las carreras claves, que, en teoría, deberían ser 'seguras' para el partido en el poder, revelan que Obama y su política trajeron estas elecciones a nivel nacional", dice un ex asesor del presidente George W. Bush, Jr.. Karl Rove en el periódico The Wall Street Journal.

Por ejemplo, el popular gobernador demócrata de Virginia Occidental, Joe Mankin, se vio obligado a renegar de la reforma de salud de la Casa Blanca para preservar las posibilidades de ganar. El republicano Mark Kirk tiene todas las posibilidades de ganar la silla de Illinois, que  dejó Obama, al trasladarse a la Casa Blanca. Cuestionable es la reelección del líder mayoritario del Senado, Gary Reed, de acuerdo con Rasmussen Reports, que pierde frente a su oponente republicana, Sharon Engle con una puntuación de 45% a 49%.

El voto de protesta, que se espera el martes formará de nuevo el equilibrio de poder en la escena política estadounidense. Pero será un tiempo difícil para todos.

La confianza de los estadounidenses en el Partido Republicano como tal, no es más alta que hacia los demócratas, y “en todo el espectro político hay una sensación de que Washington se ha roto sin remedio", escribió el columnista Dan Beltran en The Washington Post.

En el interior del campo republicano se formó firmemente el movimiento Tea Party, que reúne a una amplia gama de políticos que van desde los ultra-conservadores a los liberales. El entusiasmo entre los republicanos es muy grande (63% de los simpatizantes del partido dicen que van a las urnas con alegría) y que los conservadores en Washington están en riesgo de defraudar a sus mismos partidarios decepcionados con Obama, advierten los expertos.

El premio Nobel de Economía Paul Krugman, portavoz de los demócratas de izquierda, advirtió en su última columna en The New York Times: "Si las elecciones se celebran como se espera, aquí está mi consejo: tener cuidado, mucho cuidado". "Todo será terrible. De hecho, los historiadores del futuro escribirán sobre las elecciones de 2010 como un desastre para Estados Unidos, un país condenado a años de inestabilidad política y debilidad económica".

Etiquetas:

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias