X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/6rE

EE. UU. preocupado por los posibles efectos de la radiación en sus soldados

Publicado: 17 mar 2011 03:46 GMT

Miles de militares estadounidenses que se encuentran en Japón participan con los demás equipos de rescate en las tareas de recuperación de las graves consecuencias del terremoto. Mientras tanto, en Estados Unidos crece la preocupación por los posibles efectos de la radiación en los soldados y sus

Síguenos en Facebook

Miles de militares estadounidenses que se encuentran en Japón participan con los demás equipos de rescate en las tareas de recuperación de las graves consecuencias del terremoto. Mientras tanto, en Estados Unidos crece la preocupación por los posibles efectos de la radiación en los soldados y sus familias.

El pánico generalizado sobre la contaminación radioactiva causada por la central atómica de Fukushima-1 se observa en dos frentes estadounidenses. Por una parte, la opinión pública empieza a cuestionar la presencia norteamericana en Japón ante el peligro radioactivo. Por otra, la industria atómica privada intenta hacer una operación de control de daños de cara a los legisladores estadounidenses para continuar recibiendo jugosos contratos para la construcción de nuevas centrales nuclear en el país.

Tras varios reportes de que algunas bases e individuos estadounidenses en Japón habrían detectado niveles de radiación fuera de lo normal, la opinión pública del país empieza a exigir que sus ciudadanos sean repatriados inmediatamente. Pero esta no será una labor fácil: fuentes del Ministerio de Defensa citan que más de 50.000 operarios militares norteamericanos están en estos momentos en tierra nipona. La situación es aun más complicada si se tiene en cuenta que muchos de los contingentes con asignaciones de largo plazo viven en las bases con sus familias.

El tratado de cooperación bilateral de seguridad firmado entre EE. UU. y Japón en 1960 establece que las fuerzas estadounidenses pueden ocupar territorios específicos dentro de Japón y sus islas para establecer bases militares. Las fuerzas norteamericanas tienen por lo menos 90 instalaciones en la tierra del Sol Naciente. En el caso de Okinawa, éstas ocupan un 75% de la isla.

Mientras tanto la industria privada atómica estadounidense está intentando que el gobierno no congele los multimillonarios fondos federales que permiten la asignación de contratistas privados para el desarrollo de nuevas centrales nucleares. Sin embargo, esto es algo que el presidente Barack Obama ha considerado como una necesidad en estos momentos y su decisión se fundamenta en que tras los sucesos de Japón, varios organismos y expertos han empezado a replantearse si Estados Unidos podría sobrellevar un desastre nuclear tras un cataclismo similar al de Japón. En todo caso, esa pregunta aun permanece abierta a interpretaciones y ante esto, solo queda esperar la acción y respuesta de los políticos estadounidenses.

Japón intenta enfriar el combustible nuclear en la central averiada

El complejo atómico de Fukushima se encuentra al borde de una catástrofe que puede traducirse en un peligro fatal. Los expertos europeos han llegado a esta conclusión tras estudiar la difícil situación, sobre todo en los reactores 3 y 4, que ya sufrieron varias explosiones e incendios.

Mientras tanto aparecen datos contradictorios respecto a lo que pasa en la central. Según el jefe de la comisión de regulación nuclear estadounidense, en el cuarto bloque de la central nuclear Fukushima-1 ya no hay agua para el enfriamiento. Esto podría suponer una nueva emisión de elementos radiactivos en un gran territorio. Por su parte las autoridades japonesas desmienten estos informes. Con anterioridad, sin embargo, el Organismo Internacional de Energía Atómica advirtió sobre el peligro de fusión de los núcleos de varios reactores. Para impedir una crisis en las plantas nucleares, las autoridades decidieron elevar casi tres veces la dosis permitida de radiación para los empleados de los centros energéticos. Según la última información de los medios locales, la compañía operadora de la dañada central nuclear, Tokio Electric Power, está terminando de establecer una nueva línea de electricidad para asegurar el sistema de enfriamiento de los reactores y los almacenes del combustible nuclear usado.  

En palabras del representante de la compañía TEPCO, Naoki Tsunoda, está previsto abastecer la planta de energía “lo más rápido posible”.

Etiquetas:

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias