X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/6Ib

El problema de la esclavitud laboral infantil en América Latina subsiste en la región

Publicado: 10 abr 2011 05:20 GMT

El problema del trabajo infantil sigue siendo un flagelo en la actualidad que afecta al mundo entero, a pesar de algunos avances logrados en esta materia en los últimos años.

Síguenos en Facebook

El problema del trabajo infantil sigue siendo un flagelo en la actualidad que afecta al mundo entero, a pesar de algunos avances logrados en esta materia en los últimos años.

Así en América Latina alrededor de 14 millones de niños de entre 5 y 17 años trabajan, y gran parte de ellos lo hacen en condiciones de explotación o realizando trabajos que ponen en peligro sus vidas, según los datos presentados por la  Organización Internacional del Trabajo (OIT) en la región.

"América Latina es la región del mundo donde se han obtenido mayores avances en la reducción del trabajo infantil en los últimos 10 años, pero el avance es desigual", asegura Guillermo Dema, experto de la OIT sobre trabajo infantil y empleo juvenil en América Latina.

La situación "afecta especialmente a grupos vulnerables, como las poblaciones indígenas, en particular los niños y niñas que son afectados de manera diferenciada por las peores formas de trabajo infantil", añadió.
Según la OIT, se considera trabajo infantil a toda actividad económica realizada por niños y niñas menores de 14 años, en cualquier categoría ocupacional.

Perú

Así en Perú, país con un alto nivel de pobreza y donde cerca de la mitad de la población carece de una posición económica acomodada, la cifra nacional de menores de 18 años (la mayoría entre 7 y 16 años) que compaginan trabajos con estudios, o solo trabajan, supera los 2 millones. Además un gran número de ellos trabajan por tarifas extremamente ínfimas para ayudar a sus familias, y el ahorro de dinero que persiguen los empleadores contratándoles conlleva a una verdadera forma de explotación laboral.

Entidades humanitarias y el gobierno nacional han buscado combatir este problema con la creación de proyectos de protección infantil, sin embargo, no es fácil convencer a los padres de familia a que prohíban trabajar a sus hijos para que asistan a la escuela.

Por su parte, un informe del Instituto Nacional de Investigaciones Económicas del país, ha puesto de manifiesto que el número de menores que trabajan se ha reducido ligeramente en grandes urbes como Lima, aunque, por el contrario, el empleo infantil se agudizó en regiones alejadas.

México

Un caso demostrativo de que el problema del trabajo esclavo infantil afecta a toda la región ocurrió a finales de marzo de este año en México, cuando un grupo de 15 adolescentes guatemaltecos, de entre 14 y 17 años, fueron rescatados por la Policía en las calles de Villahermosa, en el sureño estado mexicano de Tabasco, cuando pedían limosna a las ordenes de una banda criminal.

Según explicó la Procuraduría General de Justicia de Tabasco (PGJT) en un comunicado, los adolescentes eran sometidos a prácticas “análogas a la esclavitud”. Tras una redada en un hotel de la capital, la Policía liberó a los indocumentados y los puso a disposición del Instituto Nacional de Migración para su repatriación.

Argentina

Otro caso semejante tuvo lugar en Argentina, donde hace unos días las autoridades policiales rescataron a 10 menores de edad, de nacionalidad boliviana, que eran utilizados para transportar mercancía ilegal entre Bolivia y la nación austral.

Finalmente, los jóvenes fueron entregados a sus padres a través del Consulado Boliviano en la ciudad de La Quiaca, mientras que los sujetos acusados fueron detenidos por trasgresión a la Ley sobre explotación de menores.

Mientras tanto, anteriormente en el mismo país la Gendarmería Nacional se vio involucrada en otro asunto de explotación infantil y trabajo esclavo de migrantes en unas fincas de floricultura ubicadas en Batán (cerca Mar del Plata). Los videos que mostraban a niños de 6 a 11 años en las cosechas de morrón, tomate y frutilla, fotografías de migrantes bolivianos durmiendo en condiciones paupérrimas tras los trabajos y otras pruebas fueron presentadas por Gustavo Vera, titular de la Fundación Alameda el pasado 18 de enero ante la Fiscalía General, denunciando a la Compañía Frutihortícola S. A, más conocida como “El Frutillar”.

Para realizar la investigación en esta zona, totalmente cerrada al exterior, el representante de la Fundación, junto con otras personas, tuvieron que buscar alguna forma de ‘infiltrarse’ para poder constatar la precaria situación en la que trabajaban los bolivianos a las autoridades del país. Así se disfrazaron de reyes magos trayendo regalos a los niños, lo que les permitió ingresar a las fincas.

Uno de los problemas para ingresar en estos lugares, según señala la página web de la Fundación, es que las empresas que contratan a personas indocumentadas  cuentan con protección policial "que ante la menor sospecha de personas ajenas al lugar están merodeando, llega la Policía bonaerense para pedir documentos y tratar de averiguar las razones de la visita".

Por su parte Patricia Gordon, integrante de la ONG comenta: “Como ocurre con los casos de trata a nivel sexual, acá también se les retienen los documentos. Algunas personas han dicho que son traídas con la esperanza de un trabajo digno y cuando llegan, se encuentran con que no tienen dinero para volver a su lugar. Además, se están violando los derechos de los niños (…) El Estado tiene que tener un papel muy fuerte, en conjunto con la sociedad marplatense, para darle una respuesta y que se cumplan los derechos de estas personas, las víctimas de trata tienen derecho a volver a su lugar de origen, a que se le haga su documentación, a recibir una remuneración económica por el daño que sufrieron, a que se los contenga psicológica y socialmente y que se haga un seguimiento de cada situación particular”.

Panamá

Otro país que debe enfrentarse al problema de la esclavitud laboral infantil es Panamá, que podría ser sancionado por la organización Internacional del Trabajo y Mundial de Comercio, en caso de que no busque formas de erradicar la mano de obra infantil para 2015.

Datos estadísticos

De acuerdo con un resumen de la situación, presentado por la OIT a finales del 2010, la población de niños y niñas de entre cinco y 17 años en América Latina asciende a 141 millones de personas, de los cuales 14 millones se encuentran trabajando y de los que acerca de 10 millones de menores de edad realizan trabajos que son peligrosos y/o amenazan su integridad física y psicológica. Más del 60% de ellos se desempeña en tareas vinculadas a la agricultura y sólo uno de cada cinco niños recibe un salario ya que la mayoría de ellos trabaja para su familia, sin remuneración.

A su vez, según comentó la Dra. Gimol Pinto, especialista en protección infantil de la UNICEF, “El trabajo infantil es una violación extrema de los derechos de los niños y adolescentes. La Convención sobre los Derechos del Niño protege los derechos de los chicos y dice que están protegidos contra todas actividades que entorpezcan su derecho a la educación, al normal desarrollo y a su salud".

"En el mundo se estima que hay 215 millones de chicos por debajo de la edad permitida que están empleados en actividades que entorpecen su derecho a su vida plena como chicos. (…) En general el desempleo adulto va de la mano del trabajo infantil. Las mejores forma de erradicar y prevenir el último tiene que ver con espacios de inclusión educativa, sistemas de protección de los derechos en el ámbito local y también la generación de oportunidades laborales para los adultos que puedan sostener la inclusión de los chicos en el sistema educativo y de salud”, añadió la experta.

Etiquetas:

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias