X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/a0T

Putin: Rusia no puede tener una economía débil

Publicado: 30 ene 2012 12:35 GMT

En vísperas de las elecciones presidenciales, el primer ministro y candidato de Rusia Unida, Vladímir Putin, publicó su tercer artículo donde habla de los problemas económicos de Rusia

Putin: Rusia no puede tener una economía débilAlexei NikolskiRIA Novosti
Síguenos en Facebook

En vísperas de las elecciones presidenciales, el primer ministro y candidato de Rusia Unida, Vladímir Putin, publicó su tercer artículodonde habla de los problemas económicos de Rusia

En su escrito Putin propone cambiar el modelo económico y sus prioridades, restringir la influencia gubernamental en las empresas de materias primas e introducir el tributo suntuario, entre otras ideas.

Putin subrayó que es evidente la dependencia económica del país de las materias primas y aceptó que Rusia depende ampliamente de la economía mundial por estar integrada en ella más que muchos otros países.

El primer ministro ruso expuso así el problema clave: “Tener una economía que no puede asegurar la estabilidad ni la soberanía ni el bienestar de los ciudadanos es algo que Rusia no puede permitirse”.

¿Cómo superar el retraso tecnológico?

Rusia podría propiciar una “nueva industrialización” para competir con las potencias principales, asegura el primer ministro. Pero para esto hace falta cambiar del modelo de materias primas al de innovaciones. Y para empezar, hay que establecer las áreas donde esta actividad innovadora es prioritaria.

“Los ‘candidatos’ son la farmacéutica, la alta tecnología química, los materiales compuestos y no metálicos, la aviación, las tecnologías informáticas y de comunicación, y la nanotecnología. Además, la industria nuclear y la aeroespacial, donde aún conservamos el liderazgo”, señala.

Putin afirma que en la actualidad Rusia principalmente compra las tecnologías, no las vende. Pero las introduce exitosamente. Recordó que la mitad de los coches extranjeros han sido montados por trabajadores rusos. Y ve futuro en ello: hay que producir en Rusia no solo las mercancías, sino también la tecnología y para ello es necesario construir infraestructura, como carreteras y transportes.

"Hoy día la situación es paradójica. Rusia, pese a su gigantesco territorio, carece de áreas para la construcción. Y el motivo es la falta de infraestructuras. Mientras que en Europa, América, Japón o Corea se puede construir una casa o fábrica a 50 u 80 kilómetros de una gran ciudad, aquí los terrenos no urbanizados, sin carreteras, gas, agua o electricidad empiezan a aparecer a 20 o 30 kilómetros de las ciudades y allí el terreno no cuesta nada porque no puede ser utilizado”, asevera.

Según Putin, la repoblación de Rusia tiene que comenzar por las tierras que están alrededor de los grandes centros económicos. Esto bajará el precio de los complejos residenciales e industriales y ayudará al desarrollo de la agricultura.

“El mayor problema es la falta de transparencia”

“Capitalismo para cada uno” y no un capitalismo estatal para funcionarios y oligarcas, así ve Putin el futuro ruso. El primer ministro recordó que durante siglos hasta los años 90, “la lucha se entabló entre los que se habían apropiado de los flujos financieros (basados en la venta de materia prima y energía) y los que querían devolverlos al Estado y usarlos para el bien de la sociedad”.

"Considero que nuestra postura en aquel momento fue la correcta, cuando aumentamos la influencia del Estado en las esferas de las materias primas. Y no sólo porque algunos de los oligarcas intentaban seguir comprando directamente a los políticos. A principios de mi primera presidencia nos enfrentamos con tentativas insistentes de vender al extranjero los activos clave. Si los recursos estratégicos del país quedaban en manos privadas esto significaría que el control de nuestra economía se ejecutaría desde el extranjero en una perspectiva de 5 a 10 años”, escribe Vladímir Putin.

No se trata de ningún complot contra Rusia, subraya Putin. Es que el capital extranjero en una situación inestable saca sin pensar los recursos de los mercados en desarrollo. “Y Rusia, según su punto de vista, está en estos”. Según el primer ministro, para que crezca el mercado es necesaria la integración. La Unión Aduanera, un espacio común económico, la zona de comercio libre de la Comunidad de Estados Independientes, son propuestas muy buenas y lo más importante es dejar que los negocios respiren libremente.

“El mayor problema es la falta de transparencia y control por parte de la sociedad en el trabajo de los representantes del Estado, desde los servicios aduaneros y tributarios hasta en el sistema judicial y el sistema de seguridad pública. Llamando a las cosas por su nombre, se trata de la amplia corrupción en el sistema. Los gastos pueden variar: uno puede pagar más o menos dependiendo de las buenas relaciones que se tengan con ciertas personas dentro del mecanismo estatal. Un comportamiento racional para un empresario en este caso es no cumplir la ley sino encontrar protectores y ponerse de acuerdo con ellos”, afirma Vladímir Putin.

Tal tipo de negocios presiona a sus competidores, sobornando a los funcionarios. Es por eso que la tarea clave es “limpiar el campo para que las empresas venzan en una competición justa”.

“El Estado debe salir de la economía”

“Debemos cambiar el Estado en su totalidad: los poderes ejecutivo y judicial en Rusia. Desmantelar la unión existente entre los órganos de seguridad pública, de investigación, fiscales y judiciales. Excluir del Código Penal todos los resabios del pensamiento soviético, todas las pautas que permiten fabricar de una discusión económica un proceso judicial”, insiste Putin.

El Gobierno debe reducir su influencia en la economía poco a poco, vendiendo sus paquetes de acciones de las compañías grandes. Esa es otra prioridad para los próximos 10-15 años, asegura el político.

“Nuestra política económica debe encaminarse a la reducción de las escalas de regulación por parte del Gobierno. Es un proceso largo y no debemos tener miedo de que no de resultados inmediatos. Tenemos una condición primordial para su éxito: en Rusia crece rápido la clase media que quiere invertir su dinero en una atención médica mejor, en una mejor vivienda, en pensiones más altas. La tarea del Estado radica en que no pierdan su dinero”, dice el artículo.

“Nosotros tenemos una reserva del crecimiento de los gastos fiscales en varias direcciones: bienes raíces muy costosos, consumo de artículos de lujo, alcohol, tabaco, recolección de las rentas en aquellos sectores donde siguen siendo bajas. Antes que nada, es necesario lo que se denomina un impuesto adicional a la riqueza y en particular, al consumo prestigioso. Las principales decisiones tienen que ser tomadas ya en este año, para que a partir del siguiente los propietarios de casas lujosas y de automóviles paguen un mayor porcentaje de impuestos. Por esto es importante estar en alerta, para que estas medidas influencien a miembros de la clase media”, acentúa Putin.

Precisamente la clase media instruida necesita una nueva economía. Rusia hoy en día está unos tres o cuatro pasos por detrás de otras economías en cuanto a la productividad del trabajo. Lo que se debe a las condiciones del trabajo. La nueva generación de los rusos, según precisó Putin, tiene grandes esperanzas en su trabajo. “En nuestro país nunca se había visto este reto educativo y cultural. Y es un reto muy positivo”, concluye el primer ministro ruso.

Puede leer el texto completo de la publicación haciendo clic aquí.

Etiquetas:

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias