Actualidad

EE.UU.: ¿Dónde guardo mi oro?

Publicado:
EE. UU. se enfrenta a un grave problema: dónde guardar el oro, el privilegio de los inversionistas ante la inestabilidad del dólar y la presión inflacionaria. A pesar de que los precios del dorado metal han aumentado un 32% en comparación con el año pasado, los clientes bancarios no cesan de comprar

EE. UU. se enfrenta a un grave problema: dónde guardar el oro, el privilegio de los inversionistas ante la inestabilidad del dólar y la presión inflacionaria. A pesar de que los precios del dorado metal han aumentado un 32% en comparación con el año pasado, los clientes bancarios no cesan de comprar lingotes y monedas.

El banco HSBC, propietario de una de las mayores bóvedas de EE. UU., al decidir que sus clientes minoristas no son lo bastante rentables, exigió que sacaran sus bienes de su rascacielos ubicado en pleno centro de Manhattan. De esta manera, abrió nuevo espacio para los clientes institucionales que significan mayores ganancias. La portavoz del HSBC se abstuvo de realizar comentarios argumentando “preocupaciones por la seguridad”.

La decisión del banco generó revuelo, no sólo entre los clientes bancarios, sino que afectó también a los equipos de seguridad a cargo del transporte del metal precioso a otros depósitos y a los centros de almacenamiento de todo EE. UU., centros que están bajo presión debido al aumento de la demanda.

El oro marcó un nuevo récord de cotización alzándose 1,6% esta semana para transarse en 1.164,30 dólares la onza troy.

La compañía crediticia GoldStar establece que hay un “boom” en el número de cuentas de jubilación que han añadido metales preciosos: se abren más de mil cuentas al mes para comprar monedas en planes de jubilación comparado con las 100 en 2006.

Se prevé que la demanda física del oro —incluyendo lingotes y monedas— aumentará 21% este año (52,3 millones de onzas troy), el nivel más alto de la historia, según informa CPM Group.

RT