X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/1jC

Lecciones de la historia de Afganistán

Publicado: 25 dic 2009 22:08 GMT

Se cumplen 30 años del ingreso de las tropas soviéticas en Afganistán y, aunque los rusos se retiraron en 1989, el país islámico aún no ha encontrado su tranquilidad. Actualmente la creciente presencia de soldados de la OTAN genera violencia e inestabilidad. Algunos afganos recuerdan con nostalgi

Lecciones de la historia de AfganistánRIA Novosti / Grashenkov
Síguenos en Facebook

Se cumplen 30 años del ingreso de las tropas soviéticas en Afganistán y, aunque los rusos se retiraron en 1989, el país islámico aún no ha encontrado su tranquilidad. Actualmente la creciente presencia de soldados de la OTAN genera violencia e inestabilidad. Algunos afganos recuerdan con nostalgia las experiencias positivas que les aportó la URSS.

Hace 30 años no se podría ni imaginar que muyahidines dieran una entrevista a una cadena rusa; sólo veían a los naturales de esta nación en la mira de su fusil. Ahora, el mismo día en que las tropas rusas cruzaron las fronteras de Afganistán sus habitantes están dispuestos a hablar con su antiguo adversario… acerca de uno nuevo.

Abdul Hadi Hamidzada, ex combatiente muyahidín durante la guerra con la URSS, dice: “Cada país cambia con el paso del tiempo. La Unión Soviética trató de invadir Afganistán para reemplazar la cultura islámica por el comunismo. Ahora es lo mismo, con la única diferencia de que las tropas de la OTAN han sustituido a las soviéticas. Están aquí por Irán, China y Rusia. Pretenden cambiar nuestra cultura, pero nunca dejaremos el islam”.

Haji Abdul Rashid Dara estaba en su pueblo cuando llegó la noticia de que más de cinco mil soldados habían sido trasladados a Afganistán por aire. Haji se enroló enseguida para luchar contra los invasores, al igual que casi la mitad de los pobladores de su localidad.

“Empezamos con equipamiento simple, escopetas viejas que utilizamos para cazar animales. Sin embargo, las armas y fusiles no es lo que importa. Teníamos fe en Alá. Los soldados soviéticos eran muy fuertes y valientes, pero nunca pusimos en duda nuestra victoria porque Alá estaba con nosotros”, dice Haji Abdul.

Sin embargo, también gozaban de apoyo financiero y militar de los Estados Unidos, Pakistán y Arabia Saudita para contrarrestar lo que ellos percibían como una amenaza progresiva por parte de la Unión Soviética. El conflicto sangriento, desencadenado a causa de esta ayuda, dejó un saldo de más de un millón de afganos y unos 15 mil soldados rusos muertos.

En la opinión de un escritor popular de ese país —Habibullah Rafi— ningún país tiene el derecho de invadir a otro. Está convencido de que la OTAN y los Estados Unidos también aprenderán muy pronto esta lección.

Rafi además dice: “Nosotros, el pueblo Afgano, odiamos a los forasteros que vienen a nuestro país con intenciones propias, que son atacar y controlar. Estados Unidos comete el mismo error que hizo la Unión Soviética. Entran en nuestros pueblos, bombardean, asesinan a gente inocente. Prometieron ayudar a Afganistán pero no han hecho nada. Un asesinato es un asesinato”.

Muchos Afganos todavía tienen dificultades para apreciar el legado soviético. La balanza se inclina entre la invasión, por una parte, y la ayuda que prestaba al país la URSS a partir de 1950, por otra.

El padre y el hermano de Roshan Siran servían en el ejército afgano. Fueron instruidos por especialistas soviéticos y se convirtieron en los ingenieros de la URSS que proyectaron el edificio en donde viven.

Cuando los talibanes llegaron el poder, Roshan perdió su trabajo de profesora y convirtió su casa en una escuela para chicas sin importarle las exigencias del nuevo régimen político.

“Los soldados soviéticos no se parecían en nada a los combatientes de la OTAN y los norteamericanos. No se alojaban en las ciudades, preferían trabajar con los militares afganos en las afueras. Cuando los soldados soviéticos veían a las mujeres afganas trataban de no mirarnos, eso lo apreciamos. Repartían caramelos a los niños. La gente era mejor en aquel entonces. Recibíamos comida gratis”, señala Roshan.

Cuando las tropas de refuerzo prometidas por Barack Obama lleguen a Afganistán el año entrante, la OTAN tendrá más tropas en el país de las que antes tenía la misma URSS. Ya para 2011 harán estado en ese país por más tiempo que el ejército soviético.

Todavía no está claro cuál sería su legado. Pero es probable que entre más tiempo estén allí, más resentimiento e ira suscitarán.

Etiquetas:

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias