Actualidad

Las autoridades de inmigración ocultaron maltratos a extranjeros en EE.UU.

Publicado:
Las autoridades de inmigración de EE.UU. ocultaron maltratos a extranjeros y falta de prestación de asistencia médica a los detenidos fallecidos en la cárcel en los últimos años, según publicó el diario The New York Times.

Las autoridades de inmigración de EE.UU. ocultaron maltratos a extranjeros y falta de prestación de asistencia médica a los detenidos fallecidos en la cárcel en los últimos años, según publicó el diario The New York Times.

El periódico neoyorquino y la Unión de Libertades Civiles han tenido acceso a miles de páginas de documentos confidenciales e internos obtenidos gracias a una ley de transparencia que obliga a la divulgación de cierto tipo de información del Gobierno. En ellos se recogen los datos sobre los casos de 107 extranjeros perecidos en los centros de detención para inmigrantes desde el año 2003.

“Revelan que funcionarios, algunos de los cuales siguen ocupando puestos clave, usaron su cargo para ocultar pruebas de maltrato, desviar la atención de los medios de comunicación o preparar declaraciones públicas que les exculpaban, tras haber obtenido datos que apuntaban a abusos”, evidenció el diario.

Como ejemplo de esa cadena de encubrimiento de maltaratos, se muestra el del guineano Boubacar Bah. En 2007 un portavoz de una cárcel de Nueva Jersey, aclaró a un periodista de este diario que no se podía saber de la situación del guineano, que entonces estaba agonizando, sin el nombre completo y número de identificación.

De inmediato, el portavoz alertó a sus superiores de la llamada del periodista y ellos discutieron la posibilidad de enviarlo a África para eludir la publicidad negativa.

Bah había sufrido fracturas craneales en el centro de detención y fue dejado en una celda de aislamiento sin ningún tipo de tratamiento durante 13 horas. Lamentablemente, el extranjero murió unos días antes de su puesta en libertad, algo que, pese a su gravedad, resultó muy conveniente para los responsables penitenciarios, que evitaron tener que seguir dando más explicaciones sobre el caso y tener que buscarle una salida que podría haber resultado muy polémica.

Una de las participantes de aquellos debates sobre el destino de Bah, Nina Dozoretz, que había sido premiada por reducir el gasto médico en los centros de detención, actualmente se ocupa de la reforma del sistema de salud para los inmigrantes encarcelados encargada por el presidente, Barack Obama y podría verse seriamente comprometida en su cargo por las recientes revelaciones de la prensa.

rtnoticiasrtnoticias
Covid19