Actualidad

Cruzada ecológica en Francia para evitar que un aeropuerto 'aterrice' en un bosque

Publicado:
Un grupo de ecologistas se ha enfrentado a la policía francesa, que intenta desmantelar la acampada que han organizado en el lugar donde está previsto que se construya un aeropuerto que -según ellos- destruirá el bosque de la zona y causará una gran contaminación.
Cruzada ecológica en Francia para evitar que un aeropuerto 'aterrice' en un bosque

Los agentes de policía dispararon gases lacrimógenos contra los manifestantes que, a su vez, respondieron con bombas lacrimógenas y piedras. Nueve personas fueron detenidas y siete resultaron heridas en una zona de pantanos y tierras agrícolas donde existen numerosas especies de animales y vegetales.

Desde hace meses un grupo de ecológistas ha creado numerosos campamentos alrededor de la zona, en la comuna Notre-Dame-des-Landes, oeste de Francia, para hacer frente a los intentos de desalojo por parte de la policía. "Vamos a permanecer aquí y, si somos expulsados, regresaremos de nuevo", indicó una activista. 

Los enfrentamientos empezaron el viernes y hasta el momento la policía no ha podido desalojarlos. El gobierno ha manifestado que pondrá en marcha una “comisión de diálogo”, pero la CIPA, la principal organización que se opone al proyecto, informa que la “retirada de la policía” es el primer paso “para iniciar un diálogo”.

Por su parte, el partido Unión Demócrata Independiente pidió este domingo al gobierno a través de un comunicado que suspenda el proyecto y participe “en una mediación neutral y objetiva", pues consideran que el proyecto es “económicamente insostenible y ecológicamente injustificable”.


 


También se han organizado mítines de protesta en Nantes y en París, donde fueron arrestados decenas de manifestantes.

El Ministerio de Interior ha adoptado medidas drásticas para hacer frente a las protesas y anunció que forzará la salida de los activistas. El Partido Verde de Francia y otros políticos muestran su rechazo hacia el proyecto debido a las preocupaciones ambientales que suscita.

La obra, valorada 580 millones de euros y que cuenta con el apoyo del primer ministro Jean-Marc Ayrault, arrancará en 2014 y se espera que termine en 2017. El objetivo de la misma es reemplazar el actual aeropuerto de la zona.





RT