Actualidad

La reforma sanitaria es objeto de controversia en la sociedad de EE. UU.

Publicado:
El Congreso de los Estados Unidos aprobó la reforma sanitaria propuesta por Barack Obama. Sin embargo, muchos ciudadanos estadounidenses aún dudan de que ésta sea la mejor decisión tomada por el Gobierno. El diario Chicago Sun Times denomina a la reforma de salud de Obama 'un don y una carga
La reforma sanitaria es objeto de controversia en la sociedad de EE. UU.

El Congreso de los Estados Unidos aprobó la reforma sanitaria propuesta por Barack Obama. Sin embargo, muchos ciudadanos estadounidenses aún dudan de que ésta sea la mejor decisión tomada por el Gobierno.

El diario Chicago Sun Times denomina a la reforma de salud de Obama 'un don y una carga pesada para los estadounidenses al mismo tiempo'.

El número previsto de aquellos ciudadanos, cuyos requisitos les dan la posibilidad de ser elegidos para la asistencia médica, aumentará a 32 millones de personas, así que el seguro de salud será más barato, por lo que casi cada ciudadano podría obtenerlo.

Al mismo tiempo, la ley afectaría a cerca de cinco millones de contribuyentes, cuyos ingresos son entre 200.000 y un cuarto de millón de dólares al año, su impuesto sobre la renta crecerá sustancialmente. Durante una década  su dinero cubrirá los gastos de una reforma radical de los seguros de salud.

A su vez, a la iniciativa del presidente la nombraron como el 'igualitarismo' y el 'comunismo rastrero'. Los fiscales republicanos que representan a 11 estados han acusado a Barack Obama, de violar la Constitución.

Algunos, como Florida, argumentan que partes de la nueva ley suponen un mandato no financiado del Gobierno federal a los gobiernos estatales, que les obligará a gastar un dinero que afirman no tener.

Las comunidades afroamericana e hispana son las minorías más afectadas por la falta de garantía médica. Éstos enfatizaron que el cuidado y la salud es un derecho humano tan básico como lo son la vivienda y la comida, y que en Estados Unidos nadie debe ser privado de atención médica por falta de dinero.

"El debate sobre el cuidado y la salud es importante para todos los estadounidenses, pero las comunidades minoritarias tienen más en juego que ningún otro grupo", dijo Janet Murguía, presidenta del Consejo Nacional de La Raza. "Necesitamos una reforma de salud que incluya los más altos y mejores valores de nuestra nación", agregó.

Se calcula que aproximadamente 47 millones de personas carecen de seguro de salud en Estados Unidos, y aunque los legisladores reconocen la urgencia de reformar el sistema, por ahora no han logrado consenso sobre cómo hacerlo sin abultar el déficit.

Sin embargo, dicha iniciativa no sólo cubren a los indocumentados, sino un grupo particularmente vulnerable: los inmigrantes legales durante los primeros 5 años de su residencia.

"En las propuestas, ellos siguen excluidos de los programas públicos como Medicaid y SCHIP durante los primeros años de residencia", dijo Jennifer Ng’andu del Concilio Nacional de La Raza, una organización cabildera pro inmigrante ubicada en Washington "Además tendrán la obligación de adquirir un seguro como todo el mundo, pero no la misma facilidad para obtener cobertura si son pobres".

Según cifras del PEW Hispanic Center, 59% de los indocumentados no tienen seguro, tampoco 29% de los latinos residentes legales. Sólo 14% de los ciudadanos latinos no tiene cobertura de salud.

"Claramente no vas a deportar a los 12 millones de indocumentados, la única alternativa política es no cubrirlo, pero cómo puede ser sostenible si la idea es cubrir a todo el mundo para reducir el riesgo a la salud pública y el costo de los seguros", dijo José Calderón sociólogo de Pitzer College.

"Muchos estadounidenses han usado las reuniones públicas (town halls) para expresar su oposición a cubrir a los extranjeros ilegales bajo la propuesta de reforma de salud", afirma la Federación Americana de Reforma a la inmigración.

rtnoticiasrtnoticias
Covid19