X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/2wC

272 kilos de peso ayudan a un ladrón obeso a quedar en libertad

Publicado: 4 abr 2010 14:09 GMT

Un proceso judicial contra un ladroncillo gastronómico terminó con una decisión peculiar. Un tribunal del estado norteamericano de Florida se negó a encarcelar al glotón a causa de su increible obesidad. El procesado, George Jolicur, de 38 años, ni asistió al dictamen de la sentencia, ya qu

272 kilos de peso ayudan a un ladrón obeso a quedar en libertad
272 kilos de peso ayudan a un ladrón obeso a quedar en libertadRT
Síguenos en Facebook

Un proceso judicial contra un ladroncillo gastronómico terminó con una decisión peculiar. Un tribunal del estado norteamericano de Florida se negó a encarcelar al glotón a causa de su increible obesidad.

El procesado, George Jolicur, de 38 años, ni asistió al dictamen de la sentencia, ya que engordó tanto que no era capaz ni de levantarse de su cama. Y nadie se atrevió a ayudar al “criminal” que pesa más de 270 kilos.

Según los fiscales Jolicur siempre actuaba siguiendo el mismo esquema cuando cometía sus delitos: el maniaco gastronómico aparecía en un restaurante y pedía varias porciones de comida. Cuando el astuto estafador terminaba con casi todos los platos, se negaba a pagar, explicando a los administradores que la calidad de la comida no era la apropiada.

La historia de sus crimenes cuenta con un episodio muy original: una vez Jolicur pidió cinco batidos de leche, que tomó rápidamente. Luego el glotón manifestó que la bebida no tenía leche.

La policía dio con la pista del Gargantúa norteamericano luego de que éste se negara a pagar 50 dólares después de un nutritivo almuerzo. El malhechor comió una cantidad impresionante de carne seca y depues devolvió lo que quedó quejándose de que estaba enmohecida. El propietario del café no soportó este descaro y pidió ayuda a los policías.

Los oficiales fueron a la casa del ladrón y lo arrestaron. Cuando lo llevaron a la cárcel, Jolicur, entristecido, les dijo que la culpa de todo la tenía la carne seca.

Sin embargo todos los esfuerzos de la policía de castigar a Jolicur no resultaron exitosos. El juez decidió no encarcelar al glotón. Hasta los fiscales se pusieron de acuerdo con esta decisión: Jolicur permanece en su cama y no se quita la máscara de oxígeno. Los expertos calcularon que sólo el traslado del  acusado al juzgado le saldría a la justicia estadounidense por unos miles de dólares.

Los fiscales ofrecieron a los abogados de Jolicur un trato: su cliente  se declara culpable de cinco actos criminales, paga una multa de 12.000 dólares y lo dejan tranquilo. Las condiciones fueron aceptadas.

"Ya tiene su celda. Es su propia cama", dijo el fiscal Kyan Ware al finalizar el proceso.
 

Etiquetas:

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias