Ciencias

El repertorio gestual de los chimpancés les acerca a los seres humanos

Publicado:
Los científicos de la Universidad de St. Andrews, en Escocia, tras una investigación llegaron a la conclusión de que los chimpancés que viven en libertad utilizan unos 66 gestos diferentes para comunicarse entre sí. El grupo de científicos grabó la conducta de esos animales para examinar sus com

Los científicos de la Universidad de St. Andrews, en  Escocia, tras una investigación llegaron a la conclusión de que los chimpancés que viven en libertad utilizan unos 66 gestos diferentes para comunicarse entre sí. El grupo de científicos grabó la conducta de esos animales para examinar sus comportamientos gestuales y luego clasificarlos.

La variedad de gestos de estos primates es amplia y algunos se entienden sin problemas, de manera que nosotros, siendo grandes primates, hacemos los mismos movimientos. Por ejemplo, cuando un chimpancé agita la mano, quiere invitar de tal modo a su compañero a jugar.

"La madre quiere alejarse y es un gesto para pedir que su hija se suba a ella. Ella podría agarrarla simplemente, pero no lo hace. Le extiende el brazo y mantiene el gesto a la espera de una respuesta", describe otra escena la doctora Catherine Hobaiter, responsable del experimento. Al verla acercándose, la madre repite el gesto, pero esta vez con una sonrisa con los dientes expuestos. En ese momento la joven chimpancé se sube y se van.

"Esto apoya nuestra creencia de que los gestos que utilizan los simios, y tal vez algunos gestos humanos, derivan de los antiguos ancestros comunes de todas las especies de grandes simios que hoy están con vida", explica Hobaiter.

Otra investigación científica tuvo lugar en la Universidad de Kioto, en Japón, donde examinaron el comportamiento y los procesos mentales de los chimpancés. Durante la investigación a estos primates se les ofreció jugar a un videojuego en el que tenían que controlar un cursor. Los experimentos demostraron que los animales eran capaces de encontrar una correspondencia entre sus acciones y los movimientos del cursor en la pantalla. Este hecho demuestra que estos animales tendrían conciencia y capacidad de abstracción. 

Según los científicos japoneses, este experimento y otros parecidos demuestran que los seres humanos y los primates comparten ciertos procesos cognitivos básicos, que constituyen la actividad nerviosa superior. Resumiendo, nuestros ´parientes´ cada vez están más cerca a los humanos.

RT