Cultura

El ‘Autorretrato’ renovado de Rembrandt y su faceta más íntima en EE. UU.

Publicado:
La faceta más íntima del artista Rembrandt van Rijn se descubre a través de más de 60 de sus pinturas, dibujos y bosquejos en la exposición en el espacio de la Colección Frick de Nueva York. La muestra más extensa jamás organizada en el museo neoyorquino estará abierta durante tres meses.

La faceta más íntima del artista Rembrandt van Rijn se descubre a través de más de 60 de sus pinturas, dibujos y bosquejos en la exposición en el espacio de la Colección Frick de Nueva York. La muestra más extensa jamás organizada en el museo neoyorquino estará abierta durante tres meses.

Según informó EFE, ‘Rembrandt y su escuela: obras maestras de las colecciones Frick y Lugt’ une las pinturas que recopilaron a lo largo de los años el coleccionista estadounidense Henry Clay Frick y el historiador holandés Frederik Johannes Lugt, para inundar con los trazados barrocos del maestro cuatro salas.

En ella se pueden observar hasta el 15 de mayo tanto las obras de Rembrandt (1606-1669) como las de algunos de sus más destacados discípulos, como Govert Flinck, Ferdinand Bol y Lambert Doomer, que llegaron a acercarse tanto al talento de su maestro, que en muchas ocasiones sus obras fueron confundidas.

De hecho, el propio Frick adquirió dos cuadros considerados como "absolutamente Rembrandt" que resultaron no ser suyos.

"Desde muy joven, Rembrandt fue reconocido por haber creado un nuevo estilo que otros artistas querían seguir y tuvo un enorme poder durante unas dos décadas. Pero al final de su vida cayó en bancarrota y en algunos aspectos fue casi sobrepasado por los artistas a los que él mismo enseñó", explicó el curador de la exposición, Colin Bailey.

La explosión de la fama del pintor hizo que un creciente número de artistas quisiera imitar la paleta de oscuros colores y los toscos trazados característicos de su obra, pero más tarde desarrollaron su propio estilo para crear "un lenguaje Rembrandt, que se estuvo comunicando durante dos décadas", según Bailey.

Una de las obras que mejor muestra las particularidades que hicieron saltar a la fama al artista es su ‘Autorretrato’, de 1658, una pieza clave para la exposición y que el museo ha decidido ubicar a la entrada de su sala oval, en la que cuelgan cinco obras del holandés.

La pintura, uno de los múltiples autorretratos que se pueden observar en la muestra, ha sido restaurada especialmente para la ocasión y por ello "ahora podemos ver este magistral y emotivo autorretrato como nunca antes se había visto", indicó a EFE el curador.

La variedad de tonalidades y el juego de claroscuros del artista impregnan esta obra, una de las más famosas de Rembrandt, que muestra el cuerpo del artista en una pose inusual, de frente, más viejo que los 52 años que tenía en el momento en que la pintó.

La lánguida expresión del más grande de sus autorretratos se suele ver como una muestra de las difíciles circunstancias económicas que atravesaba en ese momento el artista, quien dos años después de realizar este cuadro se vería forzado a declararse en bancarrota.

Igual de icónico que este autorretrato podría considerarse ‘The Polish Rider’ ('El jinete polaco', 1655) que, según el museo, "demuestra también la habilidad del artista para hacer que sujetos mundanos parezcan monumentales".

Esta obra, en la que Rembrandt representa a un hombre desconocido a caballo y con apariencia militar, también fue objeto de un acalorado debate por su autoría en 1980, aunque los críticos han coincidido en señalar que es "un ejemplo" del arte del holandés.

Si bien estas dos pinturas representan la faceta más aplaudida del artista, el lado más íntimo de Rembrandt se descubre en el segundo piso de la exposición, donde se muestran unos grabados y dibujos que, según el comisario, "revelan a un artista inesperado".

La mayoría, realizados hacia 1640, pertenecen a una etapa de intensa introspección del artista, como consecuencia de la enfermedad y muerte de su esposa en 1642. Así se puede observar en ‘Interior with Saskia in Bed’ ('Interior con Saskia en la cama'), que representa a su mujer antes de su fallecimiento.

Según Bailey, con estos dibujos "descubres a un hombre con una gran ternura, compasivo, con un deseo de capturar la expresión y una manera de contar historias que son tan apasionantes hoy como cuando las vivió él en sus días".

rtnoticiasrtnoticias
Covid19