X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/9tI

Diego Rivera 'renace' en su 125º aniversario con murales vivientes y un guiño de Google

Publicado: 11 dic 2011 10:47 GMT

El 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, la Casa del Arte Diego Rivera de la ciudad sureña chilena Puerto Montt acogió la última función de ‘Chile Repite’ de la compañía Teatro Doble, una obra que introduce al espectador en la crisis educacional que vive el país. Con tono ir

Síguenos en Facebook

El 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, la Casa del Arte Diego Rivera de la ciudad sureña chilena Puerto Montt acogió la última función de ‘Chile Repite’ de la compañía Teatro Doble, una obra que introduce al espectador en la crisis educacional que vive el país. Con tono irónico, la pieza pone en solfa el modelo económico y el agobio que sufre la clase media y trabajadora del país, y busca soluciones al problema que afecta a los estudiantes y sus familias.

Diego Rivera, el artista mexicano que dio nombre a la casa del arte chilena inaugurada hace casi medio siglo, siempre tuvo como objetivo dotar a todas sus obras de un matiz social. Esta semana el legendario pintor habría cumplido 125 años, efeméride que fue celebrada en su país natal con docenas de calas, un 'mural viviente' y un grafiti de Google dedicado a la efeméride. Las 16 docenas de calas, flores que el muralista retrató más que ninguna, adornaron su casa natal en la ciudad Guanajuato de México central.

En la capital del país, 160 artistas de Tijuana recrearon el mural de Rivera 'Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central' de 12 metros de largo, caracterizados como los personajes de la pintura. Paralelamente, la página principal del buscador Google recordó a Rivera también con un mural. En el logotipo el pintor está de espaldas, sobre unos andamios, trabajando mientras repasa un sol, que es la 'G' de Google.

Nacido el 8 de diciembre de 1886, Rivera fue un reconocido comunista, famoso por plasmar obras de alto contenido social en edificios públicos. Según una conocida anécdota relacionada con su ideología, en 1933, cuando el magnate John Rockefeller Jr. lo contrató para hacer un mural en el vestíbulo del Rockefeller Center, símbolo del capitalismo, Ribera compuso una pintura que incluía un rostro similar al de Lenin. La obra fue destruida, pero el pintor volvió a realizarla, tiempo después, en el Palacio de Bellas Artes de México, donde ahí sigue.

Con todo y con eso, sus relaciones con el Partido Comunista de México y con la Unión Soviética, reencarnación viva de los ideales del comunismo internacional, jamás fueron fáciles. En septiembre de 1927 Rivera formó parte de una delegación oficial mexicana que vino a Moscú para presenciar las celebraciones del X aniversario de la Gran revolución del Octubre y, ante todo, el tradicional desfile solemne en la Plaza Roja que conmemoró aquella la fecha. Ribera permaneció en la capital rusa medio año. Las frutas artísticas que pintó en este período se exponen estos días en el museo del Arte Moderno de Nueva York (MoMA).

El muralista firmó un contrato para trabajar en Moscú y le ofrecieron incluso que retratara a Iósif Stalin, el máximo honor de la época. Sin embargo la situación cambió cuando en sus conferencias públicas se permitió críticas a la política artística de las autoridades rusas. “Los rusos habéis cometido un error, cuando rechazásteis las técnicas antiguas y tradiciones del arte folclórico campesino. Echad un vistazo a sus íconos, bordados y juguetes. ¡Es un gran patrimonio que no conocéis y no usáis!”, comentó en una de ellas.

El artista, que no pudo soportar los gélidos fríos rusos, enfermó y tuvo que ser ingresado en un hospital capitalino. Cuando fue dado de alta, descubrió que le rodeaba pura hostilidad, que le llegaba ante todo de los representantes del 'realsimo socialista', la ideología artística soviética cuya misión fue mostrar la lucha proletaria por la ilustración de las masas y difundir los logros de la Revolución. Al muralista empezaron a acusarlo de elogiar las iglesias y los íconos, es decir, la religión, uno de los mayores "enemigos del pueblo soviético". Le criticaron por querer volver a la representación de la naturaleza y por valorar incorrectamente el papel clave de la industrialización. Incluso llegaron a calificarlo de “artista burgués”.

Rivera descubrió que una gran parte de sus amigos rusos -pintores futuristas, expresionistas, cubistas y modernistas que había conocido en Francia- no podían ya alzar la voz y muchos de ellos tuvieron que abandonar el país del socialismo. Y, lo más importante, el muralista fue testigo de la lucha por el poder entre Iósif Stalin y León Trotsky. Precisamente, con éste último quien trabó una gran amistad, lo que le llevó a procurarle refugio político en México, donde fue asesinado en 1940 a manos del agente estalinista español Ramón Mercader. En mayo de 1928 el artista abandonó de repente Moscú para no volver nunca más. Según comentan los historiadores, su estancia en Moscú le costó también la militancia en el Partido Comunista de México, de donde le expulsaron poco después.

En 1932 Diego Rivera escribió un artículo que dedicó a Stalin: “Los pintores rusos contemporáneos no pueden encontrar su lugar bajo el régimen soviético (…). Los verdaderos artistas viven en unas condiciones muy malas, pero eso no es culpa suya, sino de los funcionarios inexpertos (…). Es uno de los resultados de la degeneración temporal del país ruso comunista burocratizado, contra la que luchan todas las fuerzas revolucionarias sensatas del mundo, calificadas por los lacayos intelectuales del señor Iósif Stalin como renegados, traidores y fascistas”.

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias