X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/195

Murió el ilustre Petr Weil

Publicado: 9 dic 2009 19:57 GMT

En la obra “Sur” de Borges aparece la frase: “…Ciego a las culpas, el destino puede ser despiadado con las mínimas distracciones. Dahlmann había conseguido, esa tarde, un ejemplar descabalado de 'Las Mil y Una Noches' de Weil; ávido de examinar ese hallazgo, no esperó que bajara el ascensor y sub

Murió el ilustre Petr Weil
Murió el ilustre Petr WeilRIA, Alexei Panov
Síguenos en Facebook

En la obra “Sur” de Borges aparece la frase: “…Ciego a las culpas, el destino puede ser despiadado con las mínimas distracciones. Dahlmann había conseguido, esa tarde, un ejemplar descabalado de 'Las Mil y Una Noches' de Weil; ávido de examinar ese hallazgo, no esperó que bajara el ascensor y subió con apuro las escaleras; algo en la oscuridad le rozó la frente, ¿un murciélago, un pájaro?...”

La “respuesta literaria” a estas lineas está en el libro con que, según algunos escritores rusos, generó el turismo  cultural hacia este país. El protagonista de esas frases, el periodista y escritor Petr Weil, respondió en su libro “Genius Loci”: “lo acojo con orgullo y respetuoso agradecimiento. ¡Gracias, Señor! E indudablemente entiendo el hecho de haberme colocado en el mundo de Borges muy claramente: no hay nada sorprendente en éste. El lector está incluido en la poética de Borges como un elemento, como un recurso artístico literario. Cualquier lector, es decir cada lector. Puede decirse que éste es un rasgo obvio en cualquier libro serio, pero en los cuentos, poesía y ensayos de Borges, esta coparticipación es intencionada.

Petr Weil murió la noche del 7 de diciembre de 2009. Y para el mundo ruso es una de las mayores pérdidas: propagaba el mundo cultural con el talento de la persona ilustre, fructífera, multifacética. Toda la actividad de este crítico penetrante se basaba en el periodismo, los viajes y la cultura rusa.

“El viaje es una vía excelente, simple, accesible y, lo principal, una vía para entenderte a ti mismo. Al llegar a los diferentes lugares , no sólo los observas sino que te ves a ti mismo. Te trasladas a otros decorados, otro ambiente y te fijas de un modo nuevo. Para cada persona que recorrió el mundo es muy evidente que en París no eres como en Tokio; eres muy diferente en Buenos Aires en comparación con Nueva York”, escribía Weil.

El literato ruso era ciudadano estadounidense y nació en Letonia, estudió en Rusia, vivía en Nueva York y Chequia y soñaba con Italia.Todos los exiliados soviéticos en estos países fueron sus amigos. 

Los escritores recuerdan que su enorme erudición no agobiaba, no provocaba complejos psicológicos. Él sabía y adoraba ser amigo.

“Sea en Vologda, Suzdal o París, fue extraordinariamente bueno estar a su lado. Recordaba detalles, nombres y revivía todo alrededor: tiempo, ciudades, gente. Sabía cómo llenar tanto las ciudades, como el pasado, con la vida, gracias a su su delicioso don de palabra. Valoraba las palabras y tenía amigos que no sólo apreciaban las palabras, sino que fueron genios. No por casualidad, Brodski le recordaba en sus versos y Sergéi Dovlatov le amaba. Por una parte fue muy ruso y por otra, pertenecía a todo el mundo”, recuerda su amiga Anna Kachkaeva, profesora de la Universidad Estatal de Moscú.

Durante 13 años, Weil trabajó con el escritor ruso emigrado Sergéi Dovlatov y editó dos libros del premio Nobel Iosif Brodsky, destacado poeta ruso-estadounidense.

Segei Dovlatov, Alexandr Genis, Petr Weil

En la base del conjunto de sus ensayos sobre cocina rusa también puede percibirse la esencia de la cultura y vida de este país. “La cocina rusa en el exilio”, está reeditado una gran cantidad de veces. Fue escrito junto con Alexandr Genis, así como “Los años 60: El mundo del hombre soviético” y “Amerikana”. Están creados con humor. Para los autores fue un descanso escribirlos. Es su punto de vista, sin maldad ni ofensa, sobre la época soviética, llena de paradojas.

En “Genius Loci”, señaló que Alejandro Dumas no podía aparecer en ningún lugar menos en Paris, que Yukio Mishima no se habría hecho escritor si no hubiera comido pescado fugu, y Dios sabe qué habría ocurrido con James Joyce si no fuera por los pubs de Dublín y su cerveza del tipo porter.

Los aficionados a las obras de Petr Weil destacan que demostró que se puede hablar de manera simple e interesante sobre las cosas más difíciles, como, por ejemplo, hacía él al referirse a la estructura de un baño, analizando la poesía de los versos del escritor ruso Ivan Bunin.

Etiquetas:

¿Se preocupa por la seguridad de los servicios de mensajería instantánea?

Deje su opinión »

Últimas noticias