X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/36X

Al Inter le sobra con Milito y al Bayern no le alcanza con Robben

Publicado: 23 may 2010 06:03 GMT

El Inter ganó la Champions League de la UEFA imponiendo su clásico juego de destrucción y cotnraataque y aprovechando la calidad de sus jugadores decisivos. Milito se convirtió en el gran protagonista, marcando los dos goles del partido para su equipo.

Al Inter le sobra con Milito y al Bayern no le alcanza con Robben
Síguenos en Facebook

El Inter ganó la Champions League de la UEFA imponiendo su clásico juego de destrucción y cotnraataque y aprovechando la calidad de sus jugadores decisivos. Milito se convirtió en el gran protagonista, marcando los dos goles del partido para su equipo.

El fútbol rácano de Mourinho y la enorme calidad de los jugadores del equipo que dirige, especialmente de Diego Milito, se impusieron en la final de la Liga de Campeones (2-0), coronando de nuevo al Inter como campeón de Europa, 45 años después de su última victoria en este campeonato.

El partido transcurrió tal y como Mourinho debió visualizar la noche anterior en sus mejores sueños. El Bayern intentó controlar el balón, pero el Inter defendió con autoridad y atacó con una efectividad devastadora, propia del enorme talento de los jugadores de ataque del equipo (Diego Milito, Eto’o y Snajder, especialmente). Además, Milito, un trabajador del fútbol, un delantero con un instinto de gol innato que le ha llevado hasta lo más alto, se licenció en el mejor escenario posible (el Santiago Bernabéu de Madrid) y en la competición más importante del continente. Si hay alguien que se merece este título, sin duda es él, y si se lo merecía de alguna forma especial, tenía que ser de esta: marcando los dos goles de la final.

Tras un inicio algo más animado, en el que ambos equipos gozaron de oportunidades, los jugadores del Inter comenzaron a imponer su estilo y acabaron por marcar las diferencias con su tradicional juego directo, de escasa o inexistente elaboración. Un saque largo del arquero del equipo italiano, Julio César (acertadísimo durante todo el encuentro), se convirtió, después de que Milito bajara el balón e hiciera una pared con Snajder, en el primer gol interista, a los 33 minutos de juego. Saque de puerta largo, control, pared y gol. Tres pases (contando el saque de puerta como tal) de portería a portería y la impresionante capacidad de definición del delantero argentino, bastaron para poner de cara el título continental.

A partir de entonces, el Bayern se hizo con el control de la pelota, pero apenas generó peligro, ante una brillante actuación de la defensa italiana y, en última instancia, de su portero. Sólo algunos arranques de Robben generaron algo de inquietud. El holandés, gran estrella esta temporada del equipo de Van Gaal, no estuvo desaparecido, pero sí muy ineficaz y poco incisivo, en parte gracias al buen hacer de los zagueros 'nerazzurri'. Por su parte, el Inter ponía en aprietos a la despoblada retaguardia bávara cada vez que conseguía hacerse con el balón e iniciar el contraataque. En una de estas ocasiones, una jugada prodigiosa de Diego Milito, que recogió el balón en mitad del campo de ataque tras un pase de Eto’o, concluyó con un recorte magistral al central Van Buyten y un remate certero a gol (minuto 70) que ratificaba la superioridad de los italianos y la consecución de la tercera Copa de Europa (las otras dos consecutivas, en 1964 y 1965) del equipo milanés.

Una victoria absolutamente afín al estilo que suele imponer Mourinho en sus equipos, por más talento que tenga en ellos y por mucho que haya quien piense que, con ese arsenal, bien se podría montar un conjunto que también jugara de una forma atractiva. La próxima temporada, los espectadores del Real Madrid, probablemente tengan el placer de ‘disfrutar’ de este efectivo estilo en el mismo estadio donde el entrenador luso acaba de proclamarse campeón de Europa por segunda vez en su carrera (la primera fue con el F.C. Porto en 2004).

Milito, por el que todavía suspiran en el Real Zaragoza, donde jugó tres excelentes temporadas (entre 2005 y 2008), es otro de los numerosos descartes del fútbol español (especialmente de F.C. Barcelona y Real Madrid) que se dieron cita en Madrid. Ningún grande de la Liga lo quiso cuando salió de un Zaragoza descendido en el que, pese a todo, dejó una gran imagen de trabajo, compromiso y, especialmente, goles, además de ganarse el cariño de la afición (en aquel momento, lo fichó el Genoa por 12 millones de euros). Tampoco quisieron Madrid y Barça a multitud de jugadores que hoy se disputaban la copa de Europa: Cambiasso, Samuel, Snajder (Inter) y Robben (Bayern) son descartes del Madrid, mientras Eto’o salió del Barcelona la pasada temporada y Van Vommel hace unos años, para irse a jugar al campeón italiano y al alemán respectivamente.

Etiquetas:

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias