X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/aYU

El Bayern jugará su final de Munich tras ganar al Madrid en los penalties

Publicado: 25 abr 2012 23:38 GMT

El estadio Santiago Bernabéu vivió una semifinal bárbara que acabó siendo bávara, pues se la llevó el Bayern de Munich y no los merengues, que cayeron en los penaltis en un partido extenuante, igualado y atascado en el marcador desde el descanso.

El Bayern jugará su final de Munich tras ganar al Madrid en los penalties
El Bayern jugará su final de Munich tras ganar al Madrid en los penaltiesPierre-Philippe Marcou AFP
Síguenos en Facebook

El estadio Santiago Bernabéu vivió una semifinal bárbara que acabó siendo bávara, pues se la llevó el Bayern de Munich y no los merengues, que cayeron en los penaltis en un partido extenuante, igualado y atascado en el marcador desde el descanso.

El partido empezó cuesta abajo para los blancos, pero en la segunda parte se puso muy cuesta arriba. En los primeros 15 minutos Cristiano había marcado dos goles (uno de penalti), y todo parecía resuelto para los blancos (que venían de perder 2-1 en Munich). Sin embargo, a la media hora Robben marcó de penalti para el Bayern, e igualó la eliminatoria, que hubo de resolverse en la lotería de los penaltis.

Cuando Cristiano marcó sin despeinarse el penalti señalado a Alaba en el minuto 4 (por interceptar con la mano una volea de Di Maria), la ansiedad acumulada pareció volatilizarse en un partido exigente al que los blancos concurrían obligados a marcar.

A renglón seguido, y para demostrar que el partido soñado podía convertirse en una pesadilla en cualquier momento, el ex madridista Robben falló un gol a puerta vacía, y envió a las nubes un pase de la muerte que Alaba le envió desde la izquierda. Habría bastado con empujarla, pero el balón le botó antes y acabó en la tribuna.

Apenas había transcurrido un cuarto de hora de partido, cuando Cristiano recibió en la frontal de área un pase de Ozil y batió a Neuer con un tiro raso por la derecha. Todo parecía encarrilado, demasiado fácil quizá. La sensación fue parecida a la que embargó al Barcelona en su semifinal del martes frente al Chelsea, después de que Busquets e Iniesta marcaran sendos goles en un partido que parecía controlado. Pero tras el 2-0 llegó el susto.

Los alemanes igualaron la contienda con un penalti (empujón de Pepe a Mario Gómez) que fue transformado por el ex madridista Robben. El cara a cara entre el holandés y el portero de la selección española trajo a la memoria un lance de la final del mundial de Sudáfrica, cuando Casillas desvió con el pie un disparo del holandés en carrera poco antes de que Iniesta marcara el gol que dio a España su primer mundial.

Desde la 'puñalada' de Robben en su antiguo estadio, el suspense se prolongó durante 75 minutos sin goles (toda la segunda parte y la media hora suplementaria). El publico apeló al espíritu de Juanito, el aguerrido jugador blanco que protagonizó épicas remontadas del Madrid en los años 80 y aireó octavillas con su rostro. Pero los alemanes habían atascado el partido donde lo querían y controlaban con seguridad las transiciones, esperando su momento para dar el mazazo.

No hubo ocasiones claras hasta los penaltis para los de Mourinho. El juego merengue se espesó, perdió frescura en sus incursiones por campo alemán, minado de faltas en algunos tramos del partido. Ronaldo lo intentó con dos tiros de falta, pero sus misiles tierra-aire se fueron por encima del larguero.

Benzema hizo una meritoria incursión por la banda derecha, pero su pase de la muerte fue cortado por Botaeng. Robben, muy activo durante todo el partido, dribló a Pepe pero no definió en su mano a mano con Casillas. En el minuto 85 Mario Gomez puso el corazón en un puño al Bernabéu cuando –tras recibir en el área un pase de Robben- se demoró una fracción de segundo, lo que permitió a la zaga local tapar su disparo.

A medida que veían acercarse los penaltis, el público se encomendó a su portero, al grito de “Iker, Iker, Iker”, cuestionado en recientes jornadas de Liga por no atajar sendos tiros de falta frente a Málaga y Villarreal, lo que permitió acercarse momentáneamente en la clasificación al Barcelona, derrotado el sábado en su feudo por el Madrid (1-2) en un partido crucial que desgastó a ambos equipos.

Concluida la prórroga, Cristiano Ronaldo y Kaká fallaron los dos primeros tiros de penalti. No así los alemanes. Casillas acudió al rescate que le reclamaba su público y, paró el tercero y el cuarto, pero Sergio Ramos mandó a las nubes el quinto tiro blanco y allanó el terreno para que Schweinsteiger certificara con su postrero gol el pase del Bayern a la final de Munich, que jugarán contra el Chelsea.

Cuando no se había repuesto aún de la cruel eliminación del Barcelona, el fútbol español sufre otro varapalo. No sólo no habrá final Madrid-Barcelona, sino que no habrá representante español en Munich. Habrá quien compare el penalti fallado por Ronaldo al de Messi frente a Cech. Pero lo cierto es que el fútbol es así de caprichoso, de injusto, de bello y de paradójico. No en vano, el entrenador del Bayern, Jupp Heynckes, fue el mismo que en 1998 logró para el Real Madrid la séptima Copa de Europa para los blancos después de 32 años sin ganarla. "Ha sido un partido grande, el fútbol es así y quien no lo entiende no puede estar", concluyó Mourinho en la rueda de prensa posterior al partido.

Etiquetas:

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias