Todas las noticias

El sueño americano se deslocaliza a México y China

En este episodio de 'Keiser Report' desde el Freedom Fest de Las Vegas, Max Keiser y Stacy Herbert hablan sobre si alcanzar el sueño americano se ha vuelto más factible en China y México que en Estados Unidos. En la segunda parte del programa, Max entrevista a Riccardo Spagni, alias ‘Fluffy Pony’, sobre Monero, la privacidad, la infinidad de criptodivisas y la ‘red oscura’.

Stacy Herbert comienza el programa comentando una nueva realidad -aprobada por el Departamento de Justicia de EE.UU.- que afecta al país norteamericano más allá "de una desigualdad económica cada vez mayor y una esperanza de vida más reducida": la incautación de activos civiles. Keiser indica que se trata de "un robo autorizado" para que la Policía pueda "robarle la riqueza a la clase media" para entregársela "a los traficantes de armas y capos de la droga".

La copresentadora comenta una publicación del portal Market Watch que apunta que "el sueño americano parece ser más factible en México y en China". "El centro de investigaciones PEW publicó un informe que demostraba que la clase media estadounidense está disminuyendo, mientras que en otros países europeos no deja de prosperar", reza la noticia.

"Investigaciones recientes muestran que China y México tienen una mayor proporción de jóvenes con una vivienda en propiedad que EE.UU.", añade.

Asimismo, la nota apunta que un informe del HSBC revela que el 70% de los miembros de la generación del milenio de China y el 46% de los de México "son propietarios de una vivienda", frente al 35% que se registra en EE.UU. Así, los jóvenes chinos están beneficiándose de los aumentos salariales del país, que se espera que sean mayores que la subida del precio de la vivienda prevista el pasado año.

"El hecho de que los estadounidenses no tengan dinero para pagar la entrada de su casa puede tener que ver con todas esas incautaciones de las que son objeto", concluye Herbert. "México y China van rumbo a la libertad, a un siglo XXI ilustrado, y en cambio Estados Unidos está yendo marcha atrás hacia un despropósito neoconservador y belicista propio de la Unión Soviética", opina Keiser.