Todas las noticias

"Hasta que caiga la primera bomba": Tillerson promete seguir empleando la diplomacia con Pionyang

El secretario de Estado de EE.UU. ha reiterado su disposición a continuar con los esfuerzos diplomáticos para tratar de resolver la crisis norcoreana.

El secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, ha declarado este domingo que el presidente Donald Trump le dio instrucciones para que continuase los esfuerzos diplomáticos para resolver las tensiones con Corea del Norte.

Tillerson ha señalado en una entrevista a la CNN que el presidente estadounidense "no está buscando ir hacia la guerra" con Corea del Norte. "[Trump] dejó claro el hecho de que yo continúe con mis esfuerzos diplomáticos", ha señalado. Con ello, el secretario de Estado ha aseverado que Washington seguirá empleando la diplomacia con Pionyang "hasta que caiga la primera bomba".

Además, el político ha indicado que Trump y su homólogo chino Xi Jinping  gozan de una relación muy cercana, y que Pekín entiende la postura de Washington. "Estén seguros de que los chinos no se sienten confusos de ninguna manera" con la política estadounidense respecto a Corea del Norte, ha señalado.

"Ahorra tu energía, Rex"

Tillerson le ha quitado importancia a las recientes publicaciones de Trump en Twitter sobre el cambio de método para resolver la crisis en la península coreana.

Sin embargo, dos publicaciones de Trump en su cuenta personal de Twitter del pasado 1 de octubre, mostraron que para el presidente las negociaciones con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, son algo que no merece la pena.

"Le dije a Rex Tillerson, nuestro maravilloso secretario de Estado, que está perdiendo el tiempo tratando de negociar con el pequeño hombre misil", reza el primer tuit del presidente. "¡Ahorra tu energía, Rex, haremos lo que tenemos que hacer!", remató Trump en una segunda publicación.

En la península coreana se incrementan las tensiones a medida que prosigue el programa de armas nucleares de Pionyang y se llevan a cabo varios ejercicios conjuntos entre Washington y Seúl. El intercambio de declaraciones cargadas de acusaciones y amenazas de altos mandos tampoco ayuda a la distensión en la zona.