Todas las noticias

Putin: Confiamos demasiado en EE.UU. y nos respondieron con bombardeo de Yugoslavia y guerra de Irak

El presidente de Rusia ha criticado con dureza la actuación de Washington en relación a las relaciones bilaterales entre ambos países.

El presidente de Rusia, Vladímir Putinparticipó este jueves en la sesión final del XIV foro anual del Club Internacional de Debates Valdái, que se celebra en la ciudad rusa de Sochi. Durante su intervención y la sesión de preguntas al mandatario, abordó la cuestión de las relaciones bilaterales entre su país y EE.UU.

Putin recordó que su país confió en Washington en lo que respecta, por ejemplo, a la desnuclearización. En el marco de lo que calificó de "uno de los más efectivos esfuerzos del desarme en la historia" Moscú permitió incluso a las autoridades estadounidenses visitar sus instalaciones clasificadas. Como resultado, evocó el presidente ruso, funcionarios norteamericanos realizaron unas 170 visitas a aquellos espacios e incluso "instalaron allí lugares de trabajo permanentes, adornados con las banderas de EE.UU.".

El mandatario ruso también recordó que en los años 90 Moscú mostró "una sinceridad y una confianza sin precedentes" en EE.UU., y permitió a un centenar de funcionarios norteamericanos realizar inspecciones inesperadas de las instalaciones nucleares rusas en el marco de los acuerdos bilaterales cerrados bajo las presidencias de Mijaíl Gorbachov y Borís Yeltsin.

Como recordó Putin, "es muy bien conocido" cómo respondió Washington a esta franqueza: "ignoró totalmente nuestros intereses nacionales, apoyó al separatismo en el Cáucaso y realizó actividades bélicas eludiendo [las reglas] del Consejo de Seguridad de la ONU". Entre las últimas el mandatario enumeró los bombardeos estadounidenses de Yugoslavia y, en concreto, de la ciudad de Belgrado y la llegada de sus tropas a Irak. Los estadounidenses "vieron en qué estado se encontraba el complejo nuclear, las fuerzas armadas, la economía" y después de ello "el derecho internacional ya [les] resultó inútil", sentenció el gobernante ruso.