Galerías

El Festival del Lodo se celebra en Corea del Sur

Publicado:
El Festival del Lodo se celebra en Corea del Sur

En Corea del Sur también saben pasárselo bien. En la ciudad sureña de Boryeong se celebra del 17 al 27 de julio el XIII Festival del Lodo, una de las fiestas más locas del mundo. Un somnoliento pueblo junto al mar cerca de la playa de Daecheon, alberga un sinfín de playas, centros de entretenimiento y todo tipo de diversiones relacionadas con el lodo. Boryeong se situa en la Provincia de Chungcheong, en la costa del Mar Amarillo, se encuentra en dos horas de Seúl y está muy bien conectada a la capital por ferrocarril.

El barro de la región es muy saludable para la piel. Son conocidos los beneficios que tienen ciertos tipos de barro para la salud. Se dice que los minerales que contienen estimulan la circulación sanguínea, reduce las arrugas y limpia la piel del exceso de grasa y suciedad. Se extrae en camiones durante todo el año en la zona de la playa Daecheon para comercializarlo para productos cosméticos. La playa, con el festival, se transforma en el escenario de competencias, entre ellas la lucha de barro, deslizamientos y variados concursos en donde nadie “juega limpio”. Otros grandes atractivos son embarrarse, participar en la elección de la reina del barro, hacer luchas en el lodo, hacerse un "auto masaje de lodo”, o ducharse de barro en un tonel de 25 metros.

Por la noche las celebraciones continúan con fuegos artificiales y alegres fiestas en las que la playa se transforma en un fangoso mosh-pit (baile caracterizado por dar saltos y empujarse uno a otro al ritmo de la música).

Hay mucho que hacer más allá de las luchas de lodo. Los viajeros pueden explorar las miles de atracciones de la provincia de Chungcheongnam-do. Cerca del sitio del festival se encuentra el “camino místico junto al mar” de la Playa Muchango, que ofrece un modo único de experimentar la vida local del pueblo. Este serpenteante sendero para caminatas, de 1.500 metros de longitud, es accesible sólo dos horas al día cuando baja la marea y los visitantes pueden unirse a las familias locales mientras caminan por las rocas, tomado fotos y recolectando mariscos frescos.

El festival se realiza en forma ininterrumpida desde el año 1998 y el número de participantes supera el millón y medio de personas: extranjeros, los coreanos, los individuos las familias.