Opinión

En la punta del mundo...

Publicado:

Me llegó una carta de una lectora:

“Hola Maksim
Me llamo Nastia Magonova. Vivo en la ciudad de Novorrosisk, estudio en el 9no grado. Necesito mucho su ayuda. Estoy escribiendo con mi maestra un trabajo de investigación “La vida en el cielo: desde la antigüedad hasta nuestros días” en el cual tratamos de investigar cómo el tema del cosmos se representó en la cultura mundial durante varios milenios. En el trabajo hablamos sobre la responsabilidad del hombre ante el cosmos; ya que hay que explorarlo y no destruirlo. En el trabajo sobre el proyecto yo me pregunté algo: ¿El hombre está siendo “puesto a prueba de parte del cosmos” en un sentido moral? ¿Cuáles son más importantes?: Las leyes del bien y la exploración o las ambiciones humanas: ¿Doblegar, conquistar? Y así resolví hacerle esta pregunta a usted, el hombre que ve con sus ojos que enorme y al mismo tiempo que frágil es nuestro universo. ¿Me ayudará? Yo comprendo que esto es sencillamente fantástico, recibir una carta desde el espacio, todos me dicen que semejantes cosas no pasan, pero yo tengo fe… Voy a esperar mucho su respuesta. Transmítale saludos a todo su amistosa tripulación y le deseo lo mejor. Con respeto. Nastia y mi maestra, Natalia Vladímirovna”.


Esta carta me hizo reflexionar. Respecto a la pregunta sobre las leyes aquí todo está claro. Por supuesto, nosotros hacemos esto para bien y por la exploración y no para conquistar. Cada día trabajamos en órbita para hacer un beneficio a toda la humanidad. Puede ser que no hoy, puede ser en un futuro lejano…
¿Entonces, existe en la realidad esta “prueba de parte del cosmos”? Yo pienso que existe. En la estación, lejos de la Tierra, los cosmonautas se encuentran en la misma cumbre, en la punta de todo. En la cima del mundo. Involuntariamente sientes una responsabilidad ante toda la humanidad, y sobre todo ante las miles de personas que invirtieron su trabajo en la creación de la Estación Espacial Internacional.
En la tierra siempre puedes volverte y marcharte. Alejarte de una persona, por ejemplo. En la estación no puedes hacer esto. Trabajas mucho tiempo con la misma gente, en un espacio cerrado. Y comprendes muy bien, que en tal situación es necesario demostrar solamente lo mejor de la naturaleza humana. El cosmos te prueba precisamente así.

 

 

Vía la Agencia Federal Espacial de Rusia Roscosmos.

rtnoticiasrtnoticias

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de RT.