X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/4zI

“Y el tiempo transcurre…”

Publicado: 29 sep 2010 20:40 GMT

En los últimos días hemos tenido muchos eventos. Primero, llegó el otoño. Se nota mucho en la actividad que se ha generado, no yo, sino la gente en el blog. Llegó también la nave de carga. Eso se nota en nuestras caras que se ven tan contentas después de leer las novedades de nuestros familiares. Los muchachos ya están con los preparativos para volver a casa. Y eso también se ve muy claramente en sus caras. En cuanto a mí, tuve una entrevista con unos niños. Bastante inesperada.

Del otoño no vamos a hablar más, pero en cuanto a lo demás, sí, en orden cronológico.

Progress:

Según las noticias que nos dieron desde la Tierra, el acoplamiento no provocó ninguna sorpresa. Todo pasó bien, sin fallos ni dificultades. A una altura de más de 350 kilómetros sobre la superficie del planeta, dos objetos de masas incomparables y cada uno flotando con una velocidad de 8 kilómetros por segundo, se acoplaron automáticamente, con una velocidad relativa de unos centímetros por segundo y una discordancia total también de sólo algunos centímetros.

Casi no percibimos su ajuste, diría, su toque delicado a la Estación. Es un trabajo precisode los mecanismos y de aquellos que los manejan. Imagínense: un avión aterriza en un aeródromo determinado por cuenta propia, sin pilotos.

Pero, bien, ya tuvimos ese tipo de experiencia: recordemos el programa 'Burán'. Se comprueba el hermetismo del punto de acoplamiento, se abren los orificios y... ya está, una mezcla única de los olores del espacio y de la Tierra. El olor espacial viene de la barra que, al pasar por el cono del punto de acoplamiento, deja una huella en él y de allí viene el aroma del 'Astro Rey'. Y desde la Tierra viene el maravilloso aroma de las manzanas. En los primeros momentos penetra en todos los rincones de la Estación. ¡Hurra! Llegaron los envíos. ¡A descargar! Pero, en primer lugar, nos dedicamos a las cargas urgentes. Con ese Progress llegaron materiales para muchos experimentos biotecnológicos. Y tenemos que dedicarnos a ellos y realizarlos lo antes posible. Ya los nombres de estos materiales les pueden decir mucho: 'Bioemulsión', 'Conjugatio', 'Cristalizador', 'Astrovacuna', 'Lactolén', 'Poligen'...

Nos preguntan a menudo qué objetivos tienen nuestros experimentos científicos. Les voy a ofrecer dos, tal y como están descritos en los documentos a bordo.

El ruso 'BTJ – 7', desarrollo de un método para incrementar la productividad de las cepas productoras de interleucinas de Cu- (cobre), Zn- (zinc) superóxido dismutasa del ser humano a través de la incubación de culturas de microorganismos en condiciones de un vuelo espacial orbital y la selección posterior en las condiciones de laboratorio.

El experimento de nuestros colegas. GCF-JAXA. (‘Cristalizador’). La cristalización de las proteínas a través del método de contradifusión en gel en condiciones de microgravitación.

¿Habéis leído? Y ahora sobre el experimento 'Poligen' en un lenguaje un poco más accesible. ¿Por qué sobre éste? ¡Es que tuvimos a bordo a los primeros (para nosotros) seres vivos: moscas Drosophila! En ellas se estudian las peculiaridades genéticas de los seres vivos –'bioobjetos'!– en condiciones de un vuelo espacial. Y también la búsqueda de los criterios para definir la resistencia máxima de éstos  a las condiciones de estos vuelos espaciales. Es decir, la nuestra también.

Y, aunque no vemos a las propias moscas —están en unos contenedores especiales, debajo de una cubierta protectora—, de vez en cuando, al pasar a su lado, echas un vistazo dentro: a lo mejor, entre ellas hay algunas curiosas que quieran observarnos a nosotros. Es muy interesante: seres vivos en la órbita.

Todos estos experimentos son muy interesantes, pero requieren que sigamos unos horarios muy precisos para su realización. Tenemos instrucciones por minutos. Y en la Tierra muchos de estas pruebas también se realizan paralelamente. Y nuestros resultados se los enviamos allí.

Preparativos para regresar:

Una de las señales más obvias del regreso son los entrenamientos de Alexánder Skvortsov y Mijaíl Kornienko en 'Chibis'. Son pantalones especiales. Te metes dentro, los apretas y creas la descarga: la sangre se va de la cabeza a las piernas. Imita la gravitación terrestre. Es muy simple, como todo lo que es genial.

Pero, desde luego, nuestra 'buena' doctora, Irina Alferova, que está supervisando los entrenamientos, demanda que los chicos den paseos en esos pantalones. Y no para de preguntar cómo se sienten. Y ellos lo hacen, la obedecen.

Irina, yo, en mi hora, también voy a obedecerte, con toda mi alma. Sí, sí.

A aquellos que piensan que la nave de regreso es muy pequeña, recomiendo que conozcan la lista de cargas que se devuelven a la Tierra. Los chicos lo exploran escrupulosamente. Hoy en día la versión que todavía es preliminar contiene más de 60 puntos. Y eso sin cosas personales.

Pero todos esos problemas son nada frente al estado de ánimo de los muchachos. Y el estado es maravilloso. Se está acabando su primera guardia espacial. Y de una manera muy exitosa. Está a punto de llegar el momento en el que Alexánder Skvortsov informará: ¡Estamos dispuestos para el descenso! ¡Suerte a vosotros!

¡Una sorpresa inesperada!:

Una vez en una o dos semanas cada uno de nosotros suele tener una videoconferencia con su familia, cuando se puede comunicar 'en  directo' con sus seres más íntimos.

El sábado pasado vino a verme toda mi familia y también un montón de invitados: amigos de Lénochka y sus padres. Y los niños me hicieron una verdadera conferencia de prensa. En vez de los 15 ó 20 minutos previstos, duró en torno a una hora. Quizá más. Mi mujer lo acordó clandestinamente con todos. Tuve que ocupar toda la conexión. Los niños vinieron muy preparados. Las preguntas iban una detrás de otra: de dieta, de deporte, de experimentos, y sobre el régimen de cada día, sobre los trajes espaciales, las estrellas y sobre el Sol. Todo fue muy espontáneo. Menos mal que acudieron a ayudar los muchachos: Doug Wheelock y Alexánder Skvortsov. Vinieron para participar cinco minutos cada uno. Y... Alexánder 'trabajó' a mi lado todo el rato. Sentíamos mucha responsabilidad y mucho cariño. Es tan bello comunicarse con los niños. ¡No se les puede engañar, confían en nosotros!

Alexánder y yo les hemos mostrado todas las posibilidades de la gravedad cero: nadar en estilo libre, subirse con el impulso de un dedo, jugar con líquidos y otras cosas. Y preguntas, preguntas... Después de merendar, hablaba con Alexánder sobre nuestra conferencia de prensa y concluimos que sería estupendo encontrarse así, desde la órbita, más frecuentemente con los niños.

Muchísimas gracias a los Centros de Control de Vuelos de Houston y de Moscú por la comprensión y la paciencia.

Lo último:

Nuestros aficionados nos mandaron películas, libros y todo tipo de delicias. ¡Y también cartas! ¡Y los familiares! Gracias.

¡Dana! Recibí tu nueva carta. Trataré de contestar lo más rápido posible. Yo mismo. Igual que a la primera.

Me envían mis artículos y sus comentarios. Por eso puedo asegurar que todo lo que está colocado en la página de Roscosmos está escrito por mí. Y gracias a los muchachos por el apoyo y las sugerencias. Y a ustedes por sus comentarios. ¡Hasta luego!

 

F. Yurchijin,

14 de septiembre de 2010

Via www.roscosmos.ru

 

El cosmonauta ruso nos comparte fotos únicas de nuestro planeta Tierra y las impresiones a bordo de la Estación Espacial Internacional (EEI)

Artículos anteriores de experto

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias