Opinión

Cecilia González

Periodista mexicana en Argentina, escribo libros y crónicas, produzco documentales, doy talleres de periodismo
Derroche. Lujos. Habitación de jeque árabe. Objetos valiosos. Despilfarro. Opulencia deleznable. Palacete. La pormenorizada descripción de la Casa Grande del Pueblo, donde funcionaban varios ministerios, y de la suite presidencial que ocupaba Evo Morales antes del golpe de Estado en Bolivia, es para indignar a cualquiera. El problema es que, al ver las imágenes, la ostentación no aparece por ningún lado.
Durante el siglo pasado miles de españoles, argentinos, chilenos, brasileños y uruguayos, entre otros, fueron cobijados y enriquecieron la vida política, social, económica y cultural del país.
Integrado por más de 30 políticos progresistas de 12 países, sesionará a partir de este sábado en Buenos Aires con la intención de fortalecer su presencia e influencia en medio de los giros políticos y las crisis que enfrentan varios países de la región, sin distinción de ideología.
Mauricio Macri comenzó a despedirse de la presidencia pero, contrario a lo que muchos esperaban (y deseaban), no se irá a disfrutar su fortuna a ningún país europeo. Ya confirmó que quiere liderar la oposición al gobierno que el peronista Alberto Fernández comenzará el 10 de diciembre.
El encuentro pautado entre López Obrador y el presidente electo, Alberto Fernández, recordará a Alfonso Reyes, el escritor que dijo que cuando México y Argentina se abrazan, se abraza América Latina.
"No vuelven más", les gritaron con odio a los peronistas. Pero volvieron. Ahora sí, unidos y organizados. El movimiento político central de la historia argentina ganó las elecciones presidenciales en una jornada inusualmente tranquila en un país acostumbrado a la tensión en torno a los resultados y a la incertidumbre por las reacciones de los candidatos.
Es una obsesión compartida. Ansían el fracaso de su gobierno. Por eso declaran y tuitean de manera compulsiva en su contra, muchas veces con insultos de por medio.
Ciudadanos latinoamericanas toman las calles de manera masiva. Protestan contra el empobrecedor ajuste. Son reprimidos. Hay muertos, heridos. Los militares retoman un temible protagonismo. El neofascismo pelea un lugar. La atacada democracia se defiende en las urnas, en elecciones que demuestran que ninguna fuerza política llegó para quedarse. Las sociedades castigan las crisis económicas. Se cansan de gobiernos con largos años en el poder. Cambian el voto. La polarización se recrudece.
Con la liberación del hijo del 'Chapo' Guzmán, el presidente Andrés Manuel López Obrador evitó una masacre pero, al mismo tiempo, permitió que el narcotráfico exhibiera de nuevo su poder, impusiera sus condiciones a fuerza de bala y doblegara al Estado.
El gesto con "el dedito" de Alberto Fernández y la "otra realidad" de Macri fueron lo más comentado del cara a cara entre los aspirantes a la presidencia en el país sudamericano, que no perdieron oportunidad para hablar de Venezuela, el aborto y la economía.
Los candidatos presidenciales de Argentina debatirán por primera vez el próximo domingo, a dos semanas antes de la elección, en medio de campañas contrastantes que van de la euforia oficialista por el éxito de sus movilizaciones masivas y la calma del peronismo que siente casi garantizado el triunfo.
Florencia es una cineasta y activista feminista de 29 años, pero su vida está marcada por la atención y el juicio público porque se apellida Kirchner. Su caso es singular. No cualquiera es hija de dos presidentes ni porta un nombre que suscita extremos.