X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/djK

San Petersburgo (fotos + una pequeña historia “profética”)

Publicado: 11 ago 2012 01:25 GMT | Última actualización: 24 ago 2012 14:24 GMT
¿Es usted de los que siempre han querido salir de casa, hacer las maletas e irse de paseo a algún país extremadamente lejano y del que no tiene mayores referencias, que le trae aires de un imaginario exótico e inusitado, en el que le esperan, cuando menos, situaciones inesperadas y dignas de la más impensada de las aventuras y en donde todo le hará sentir como si se hubiera trasladado a “otra parte”, una zona tan, pero tan extraña e inaprensible que le motiva convencerse -casi hasta la absoluta certeza- de que no hubiese accedido a ella si no hubiese sido porque un día decidió salir de casa, hacer las maletas e irse de paseo a un país extremadamente lejano y del que no tiene mayores referencias, rebosante de un imaginario exótico e inusitado, y en el que le esperaran situaciones inesperadas y dignas de la más impensada de las aventuras que le harán sentir como si  hubiese llegado a alguna “otra parte”, territorio mágico y misterioso de aquellos con los que siempre ha soñado durante toda su vida y cada uno de los irrealizables catálogos de sus quiméricos deseos que fraguó en esos lúgubres momentos en que estaba en casa meditando si realizaba o no aquel escape maravilloso, lleno de fábula, único e irrepetible, para el que necesitaba únicamente que usted diera aquel difícil paso adelante y saliera de su casa, hiciera las maletas y se fuera de paseo a algún país extremadamente lejano y del que…?

¿Un país como RUSIA… y una ciudad, como, par exemple, SAN PETERSBURGO? 

¿Que no puede? ¿Que la plata, que la mujer y los hijos? ¿Que el trabajo, las responsabilidades y el “qué dirán”? ¿Que la familia, el futuro y el ahorro? ¿Que “quiero, pero no puedo”? ¿Que “sería bonito pero ya estoy viejo(a) para esto”? ¿Que “si no lo hice antes, ya es muy tarde para intentarlo”? ¿Que “tengo mis cosas acá, mi vida, mi historia y mi destino”? ¿Que… “me gusta, pero me asusta”? 

 
El “Profeta”

Amigo(a) mío(a), gemelo lector de alma impaciente y desequilibrada como la de quien esto escribe, le suelto aquí una perla: “Sólo se vive una vez”.Amazing, ¿no? ¡Absolutamente wonderful…! Hay que ser genio para mandarse una de estas joyas. No se le ocurren a cualquiera. Y esta es más profunda aún: “Aprovecha el instante, chico(a), porque mañana puedes estar muerto”.Esta, lo reconozco, no es mía. Su merecido crédito al Profeta Onyx Eagle (Águila de Ónix, por su traducción al español), autor de la máxima. Conocido en la vida civil como Brayatan Denis Williams Retamales, de nacionalidad no del todo determinada, aunque se presume que sus padres eran de ascendencia belga/austrohúngara/neoyorkina/marroquí, es un hombre de 38 años, divorciado, amante de las iguanas y adicto a mascar chicles de fresa y ver videos de Carmen Electra en YouTube todo el santo día. Sin embargo, Williams Retamales -¡inclínense, hombres y mujeres de poca fe, al tratar siquiera de pronunciar su santo nombre!- ha ido incluso más allá de aquella cita sólo digna de la retórica socrática. De hecho, señoras y señores, nuestro Profeta dejó a años luz el mero devaneo existencial y la Filosofía de Salón de Intelectuales de Medio Pelo para mirar más lejos, más hondo aún en nuestra problemática actual y así desnudar  –¡de una vez por todas y de manera clara, concisa y categórica!- la terrible CONSPIRACIÓN MUNDIAL que se ha producido en contra de todos nosotros, los habitantes del planeta Tierra. Así, y con una maestría irrepetible, lo dejó plasmado en su obra capital: “EL DESCENLACE FINAL: el Resplandor Decisivo Que se Producirá en este Mundo Horrendo y Putrefacto en las Últimas 4 horas, 26 minutos y 16 segundos antes de la Autodestrucción Total de la Humanidad”, volumen certero, macizo e irrefutable en el que no sólo denuncia la virtual creación por parte de los EEEE.UUUU., de una “raza de zombis antropofágicosque andarán por el mundo devorando a cualquier ser humano que se les ponga enfrente, los que serán seguidos por huestes de recolectores de carne destinada a la creación de hamburguesas infectadas con cepas de un virus cancerígeno que provocará la putrefacción progresiva de todos los órganos humanos”, sino que también dejó entrever parte de su -no pocas veces inescrutable- pensamiento. Así consta en enunciados deslumbrantes, tales como: 

1.- “El pecado hace mal”,

2.- “El mal sólo contribuye a la aniquilación progresiva del bien” o

3.- “Quien hace el bien es porque cree que éste es más fuerte que las fuerzas del mal”. 


El misterio de la “Carpeta S. P.”

Ahora bien ¿qué tiene que ver el “Profeta” Brayatan Denis Williams Retamales con San Petersburgo? Nada, realmente nada, si no fuera porque cuando tuve la fortuna de conocer esa bella ciudad, una noche en que estaba tomando una cerveza en un bar, un hombre de unos 35 años, moreno, bastante feo y que fumaba como poseído, comenzó a hablarme. Estaba, evidentemente, bajo el efecto del alcohol o alguna droga que no alcanzaba a precisar. Eso era evidente por lo repetitivo que era respecto a ciertos temas.  

Williams Retamales me contó que llevaba cerca de tres años en Rusia, añadiendo que no hablaba el idioma local y que a veces se sentía medio sólo. Esto último le había impulsado a  escribir un libro autobiográfico sobre sus experiencias personales –“¡esto no es Turismo, amigo…!”, me dijo, con una cara de psicópata que daba miedo-. Llevaba redactada casi la mitad del volumen, por lo que ya estaba pensando en un nombre para su cría. “Tengo dos”, explicó, tirándome humo a la cara. Ellos no quisieron escuchar: el Apocalipsis viene  y su nombre en clave es 'Cataclismo ClimáticoKatiuska´s Eye VYU5´y el otro es Una Odisea en Rusia”. Le miré asombrado. Lo cierto es que ambos títulos me parecían igualmente pésimos, pero le dije que el segundo no lo veía tan abominablemente malo. 

Poco después, el Profeta se fue del bar. Melancólicamente, me quedé mirando mi vaso y reflexionando en las extrañas cosas que me había contado, sus oscuras reflexiones y tortuoso pensamiento respecto al porvenir del hombre. De pronto, me fije que sobre la mesa había una memoria USB. La había olvidado. Quise salir en su búsqueda, pero ya era demasiado tarde. Se lo había tragado la noche.

Una vez en casa, vi los archivos del pendrive, esperando encontrar alguna clave para intentar comprender a ese insólito ser. Había distintos documentos de texto y plantillas PDF con libros descargados, todos de títulos bastante  terroríficos (e intragables). Estaba en eso, cuando repare en una carpeta que decía “S. P.”. Contenía cerca de 200 fotos recientes de San Petersburgo, la mayor parte de ellas muy desenfocadas y carentes de expresividad, aunque algunas lograban decir algo y su capacidad estética no era tan despreciable.

Guardé todas las fotos en mi computador para ver si alguna vez las utilizaba en algo… y ahora lo hago.

 



 

P.D. 1:más de 50 fotos extra sobre San Petersburgo en la página de Facebook de este blog. 

P.D.2:San Petersburgo ya ha aparecido en este blog. Se trata de tres notas publicadas en 2010: 

1.- San Petersburgo: preparativos de viaje” 

“- ¿Cuánto tiempo llevas viviendo en Moscú?

    Yo: - Siete meses.

- ¿Y qué conoces de Rusia? ¿Adónde has ido?

- Para serte sincero, sólo he estado en Moscú.

    Y ahí, el mazo, la contra respuesta demoledora:

- Entonces, NO conoces Rusia. Rusia NO ES Moscú”. 


2.- Vuelo por tierra a San Petersburgo” 

“A las 21 horas descendí del tren en la estación Moskovsky Vokzal de San Petersburgo. Había recorrido una considerable cantidad de kilómetros y ya: podía decir que conocía Moscú... y algo más. 

Misión exitosa: ¡HABÍA LLEGADO A SAN PETERSBURGO!” 

3.- San Petersburgo: (in)completo informe” 

“Comienza entonces una marcha frenética protagonizada por quien esto redacta y Mario Covarrubias, quien actúa como guía, por el centro, norte, este, sur y oeste de San Petersburgo. (…) Comíamos al paso y retomábamos nuestro cometido. De vez en cuando, comprábamos helados, bebida o cerveza, ya que el calor era de cuidado. ¡Ese era San Petersburgo en verano! Y yo lo estaba conociendo paso a paso. 

El “sistema” para determinar los puntos a visitar era bien particular. Mario decía: 

- Creo que puede ser interesante que conozcas… 

Y yo contestaba: 

- Vamos.”

 

 Y etcétera, etcétera, etcétera…

 

 

(En nuestro

próximo episodio:

“Fotos: L´Hermitage

Un chileno escribe sobre la maravillosa experiencia de conocer Moscú y Rusia y trata de hacerlo de manera amena e interesante.

Artículos anteriores de experto

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias