X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/dLh

Fotos: Tsárskoye Seló, la 'Villa de los Zares' (San Petersburgo)

Publicado: 8 sep 2012 23:57 GMT | Última actualización: 28 sep 2012 13:39 GMT
Tal como dijimos en la nota anterior de este blog, presentamos fotografías de Tsárskoye Seló, fabuloso conjunto arquitectónico de San Petersburgo conocido como la 'Villa de los Zares'.

Por tratarse éste de un espacio esencialmente vivencial, hay poco que contar del caso. Tampoco vamos a inventar ni adornar los hechos. A veces, uno trata de lograr cosas imposibles, lucha por alcanzar ciertas quimeras… hasta que se topa con la dura y rugosa realidad. Y ahí llega todo: o lo tomas o lo dejas. En la mayor parte de las ocasiones es mejor tomarlo. La muerte, la locura y la enfermedad muchas veces están a la vuelta de la esquina y una mala decision las vuelve inusitadamente diligentes.    

Fuimos, pues a Tsárskoye Seló.

Era una bella tarde petersburguesa. Había mucho sol sobre las cabezas. También grandes expectativas. Hace poco habíamos estado –yo y un guía bilingüe que conseguí a aceptable precio- en L´Hermitage y su belleza me había dejado impactado. Ahora bien, si algo se llamaba popularmente 'Villa de los Zares'… aquello prometía.



Tras pasear un rato por los parques –y emocionarme con cosas tan pueriles como ver a una ardilla trepando por un árbol- llegamos a la zona de los palacios, centro neurálgico de la vida zarista. “¡Siempre codeándote con los grandes, eh, Frank!”, me daba ánimos, infundido de un orgullo en esencia muy, muy despreciable. Sin duda, parte de la esquizofrenia que me carcomía por aquellos días: imposibilitado de comunicarme con mis congéneres en aquellos primeros tiempos en Rusia, me adentraba en zonas oscuras y llenas de muertos y fantasmas. Tiempos remotos de imperios y aristocracias; lujo, derroche y belleza exultante. Hoy: tiempos irreales, fabulosos, irrepetibles… y muertos. Ahí estaba yo. A miles y miles de kilómetros de mi país tratando de entrar a los aposentos de una antigua y gloriosa realeza… que había dejado de existir hace siglos.     

“Esto está cerrado. Por reparaciones. Por dos meses más”, explica el guía con una cara de pesadumbre propia del culpable, aunque él no tenga nada que ver en esto. “Algún día debo volver acá y entrar. No me gusta que me cierren las puertas… y menos en las narices”, pienso. Pero digo: “Bueno, cuando alguien te quiere fregar –para ser honesto, pensé usar otro verbo, pero tal vez sea mejor no cometer aquí tamaña herejía lingüística-, te friega”.

Encendí el cigarrillo que en ese mismo momento me quitaría en promedio unos cinco minutos de vida. Luego, no se me ocurrió nada mejor que decir que esto: “Saquemos fotos entonces”.

Eso hicimos. Y aquí están.

 

PD: Más de 80 fotos de Tsárskoye Seló, aquí. (Algunas –tal como las últimas aquí incluidas- fueron modificadas digitalmente, a modo de experimento).
 

Bonus Track: ¿Quiere ver a un lindo y simpático niño ruso dando sus primeros pasos en la maravillosa lengua española? Véalo aquí.     

Un chileno escribe sobre la maravillosa experiencia de conocer Moscú y Rusia y trata de hacerlo de manera amena e interesante.

Artículos anteriores de experto

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias