X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/1Lf

Desde una terraza, nació el mito

Publicado: 2 feb 2010 11:55 GMT

Heloísa era una muchacha bella de apenas 15 años, 1,69 cm de altura, era la hija de un estricto general del ejército y de una mujer ultraconservadora, allá en el Brasil de los años 60.



Cierto día pasaba caminando frente al Bar Veloso rumbo a la playa de Ipanema y dejó atragantados con su whisky a los cuarentones Vinicius de Moraes y Tom Jobim, que todas las tardes bebían religiosamente su escocés mientras hablaban de música y poesía en la terraza de ese local.

Bar Veloso


Tom  Jobim fue quien vio primero a la alta y bronceada muchacha, de cabello oscuro, ojos verdes y curvas bien repartidas que ondulaban mientras recorría la arena camino a la orilla. Le comunicó del hallazgo a su amigo, quien en un inicio no pensó que la chica fuera para tanto; entonces Tom lo desafió a comprobarlo con sus propios ojos.

Vinicius se puso de pie y se asomó a la terraza para verla. También se quedó con la boca abierta.
Desconcertados ambos, brindaron con otro whisky a nombre de esa belleza, a quien esperaron verla al día siguiente, y no apareció, pero volvieron a tomarse otro “seco y volteado” en su honor al tercer día, en el que la infartante chica volvió a pasar frente al bar.

Heloísa Menezes

"¿Te has fijado que cuando ella pasa, el aire se hace más volátil? Ni los egipcios ni Einstein podrían explicarlo", le dijo casi en éxtasis Vinicius a su socio musical, según coinciden varias biografías del célebre poeta brasileño.
Así, entre esas conversaciones de bar de dos bohemios compositores, nacería la canción que con el tiempo se convirtió en la tarjeta de presentación de la bossa nova ante el mundo: Garota de Ipanema.

Las fotos del álbum familiar muestran a la quinceañera Heloísa Eneida Menezes Paes Pinto como una adolescente pudorosa e insegura. Años después confesaría que, yendo en bikini a la playa o en uniforme al colegio, los piropos y silbidos que recibía de este par de señores le subieron la autoestima, ya que entonces se consideraba flaca y fea.

Tres años después, el tema 'Garota de Ipanema' se había convertido en el himno de la bossa nova y muchas jóvenes cariocas con hambre de fama se adjudicaban el haber sido las musas los autores. Fue entonces cuando Vinicius reveló en la que la musa había sido Heloísa.

“Su nombre es Heloísa Eneida Menezes Paes Pinto, pero todos la llaman Helô. Desde hace tres años la veíamos, allí en la intersección de Montenegro con Prudente de Morais, y nos extasiaba verla pasar caminando hacia la playa. La veíamos desde la terraza del Bar Veloso mientras nos tomabamos un whisky. Tom y yo sólo enmudecíamos ante su maravillosa presencia.
La canción fue hecha para ella, que nos tenía encantados. Luego el tema hizo de nuestra querida Ipanema una palabra mágica para los turistas”

Tom Jobim y Vinicius


Casi 20 años después, luego de una noche de copas, Toquinho, otro músico carioca y compañero de bohemia, encontró a Vinicius sin vida en la bañera de su casa en Ipanema, en la que el poeta creaba sus canciones y recibía a sus amigos.
A pesar de su muerte en 1980, esta preciosa canción lo inmortalizó.


Olha que coisa mais linda
Mais cheia de graça
É ela menina
Que vem e que passa
Num doce balanço
Caminho do mar

Un blog de actualidad, historia y curiosidades desde la Mitad del Mundo, Ecuador creado por el autor de Sentado frente al Mundo .

Artículos anteriores de experto

¿Se preocupa por la seguridad de los servicios de mensajería instantánea?

Deje su opinión »

Últimas noticias