X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
Imprimir http://es.rt.com/59Y

El iceberg migratorio: ¿qué hay debajo del agua? (primera parte)

Publicado: 17 nov 2010 19:35 GMT

El iceberg migratorio: ¿qué hay debajo del agua? (primera parte)

¡Hola! ¿Qué tal?

Quiero presentarles a la doctora Irina Sinélshchikova, colaboradora científica del Instituto de Latinoamérica (ILA), de la Academia de Ciencias de Rusia (ACR).

 

Ella es la autora de un ensayo dedicado al problema de la inmigración y su resolución en la Unión Europea y en Rusia, publicado en el número 3/2010 de la revista trimestral 'Iberoamérica', sacada en español en Moscú por el ILA.

 

Analizando las similitudes y diferencias de la situación de los inmigrantes en Europa y Rusia, la doctora dice que el continente europeo es, en la actualidad, el principal destino de los movimientos migratorios mundiales. Según los datos de las Naciones Unidas, actualmente uno de cada tres inmigrantes vive en Europa. Los primeros puestos en la lista mundial lo ocupan Estados Unidos (con 38 millones de inmigrantes) y Rusia (con 12 millones). España ha sido la principal receptora de inmigración neta, con más de un cuarto del total europeo (casi 6,5 millones).

Hasta hace poco, la inmigración no había jugado un papel significativo en la dinámica de la cantidad y la composición de la población de la Federación de Rusia, en virtud del carácter 'cerrado' de la ex URSS. En la primera mitad de los años 90, la situación cambió: la inmigración en gran parte llegó a compensar las pérdidas de la iniciada despoblación. Hoy en día, la inmigración ejerce y seguirá ejerciendo en la perspectiva más cercana su influencia sobre el desarrollo socioeconómico y demográfico del país. El número de los migrantes laborales legales que llegan a Rusia está creciendo firmemente en los últimos años: cerca de 380.000 personas en 2003, y más de 1.150.000 en 2009.

En las sociedades europea y rusa, se ha formado en general la comprensión de la necesidad de la inmigración para la resolución de toda una serie de problemas, en primer lugar, el demográfico y el económico. El aumento de la espectativa de vida en los países de la UE ha causado la así llamada 'revolución gris'. En la actualidad un sexto de los habitantes de la UE es mayor de 65 años. Según algunas estimaciones, para el 2020 será mayor de 65 años un quinto de la población y para 2050, un cuarto. Esto significa una disminución de la población económicamente activa, que conllevará a la falta de recursos laborales y, como consecuencia, un final acrecentamiento de la tensión social.

Los pronósticos demográficos de Rusia para las próximas décadas son también bastante pesimistas. La población de Rusia sigue disminuyendo desde y podría alcanzar, a principios de 2050, 90,5 millones de personas (la actual es de 141 millones). La porción de personas jubiladas crecerá del 20% al 38%. Según los datos estadísticos, la población rusa disminuye desde 1992. Pero hasta 2007 este proceso no tocaba a la población en edad de trabajo. Desde el año 2007, empezó una disminución natural de los recursos laborales. Según las estimaciones, en el período 2010–2020 esta disminución podría superar el millón de personas al año. Y según la opinión de algunos demógrafos rusos, en una perspectiva más cercana, los recursos laborales serán de lo más escaso, sino lo más escaso, en Rusia.

La necesidad de la inmigración para resolver los problemas demográficos y económicos de los países europeos y de Rusia es solamente el anverso de la medalla. No hay que olvidar también los intereses de los países donantes. La inmigración es un mecanismo, aunque sea bastante módico, de nuevo reparto de los recursos financieros entre los países ricos y pobres. España y Rusia están en la primera decena de los principales países donantes de las remesas. Las remesas desde España sumaron en los últimos años el 5% del monto mundial. Los pagos en remesas representan hoy en día el 0,7% del PIB español. El dinero que envían los bolivianos equivale por ejemplo al 10% y los ecuatorianos al 4,5% del PIB de sus países. Las remesas desde Rusia a Tayikistán constituyen, según algunas estimaciones, el 45% del PIB de este país; a Uzbekistán, más del 20%. Así se puede constatar que la inmigración tanto en la Unión Europea como en Rusia es un proceso objetivo de nuestro tiempo. Existe y existirá hasta mientras se conserven las desproporciones agudas en los niveles de vida de los países donantes y los países receptores de la inmigración.

La inmigración europea, al igual que la rusa, suele ser muy heterogénea por su composición nacional. La parte de inmigrantes en la población de España creció hasta casi un 12% en 2010. Según aquel índice, el país ya está ocupando el primer lugar entre los países dirigentes de la Unión Europea. De acuerdo con el pronóstico del Instituto Nacional de Estadísticas, con la preservación de los actuales ritmos de inmigración, el número de los extranjeros crecerá hasta 15 millones para 2020, lo que sería ya un tercio de la población actual del país. De este modo, España podría llegar a ser el Estado europeo con la mayor parte de la población extranjera tanto en términos absolutos como relativos.

La inmigración está remodelando considerablemente el panorama étnico y confesional de la región europea. Los países de la Unión Europea, relativamente homogéneos en el sentido étnico, confesional y sociocultural anteriormente, en un corto período se han convertido en poliétnicos, multiconfesionales y multiculturales. Aquel proceso, debido a su paso veloz, ha resultado ser bastante desalentador para quienes lo viven. A pesar de que los países europeos, con sus tradiciones democráticas y respeto a los derechos humanos, siempre se caracterizaron por su tolerancia a los inmigrantes, la percepción de los últimos tiempos resulta ser cada vez más negativa. A menudo se escuchan opiniones acerca de una real amenaza de la pérdida de la identidad europea.

Y ustedes, ¿qué opinan?
Vladímir Travkin, e-mail: revistala@mtu-net.ru
Continuará...

Periodista, director de la revista rusa «América Latina» cuenta sobre las relaciones ruso-iberoamericanas.

Artículos anteriores de experto

RT crea cada vez más videos en 360º. ¿Le gusta verlos en este formato?

Deje su opinión »

Últimas noticias