Programas

¿Cómo ha enfrentado México la pandemia? La gestión de López Obrador, en cuestión

Publicado:
Las medidas que ha tomado el Gobierno mexicano para contrarrestar el avance de la covid-19 han sido muy criticadas tanto dentro como fuera del país. México nunca ha implementado una cuarentena absoluta y obligatoria, lo que ha dado pie a que muchos mexicanos salgan a la calle a trabajar, en un país donde el 55 % de la población depende de la economía informal. Desde Ciudad de México Luis Castro analiza con sus invitados la gestión del Gobierno de López Obrador en la pandemia del coronavirus.

México ha sido uno de los países que menos medidas drásticas ha tomado para luchar contra la crisis sanitaria provocada por la pandemia de coronavirus, hasta el punto de que no se ha llegado a decretar ningún tipo de confinamiento obligatorio.

Con el país acercándose a los 600.000 positivos y con más de 60.000 fallecidos, al gobierno de Andrés Manuel López Obrador le llueven las críticas tanto dentro como fuera del país por la gestión de su administración. Además, México también debe luchar contra el impacto económico que está teniendo el covid-19, sobre todo en un país donde casi el 60 % de la población depende de la economía informal.

Samuel Ponce de León, médico y profesor en la facultad de medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y coordinador de la Comisión de Respuesta al covid-19, opina que para calificar la gestión del Ejecutivo hay que tener muy claras dos cuestiones. Primero, "que se trata de un evento desastroso, terrible y, en este contexto, es muy difícil ofrecer una respuesta que pueda ser óptima". Y en segundo lugar, las "circunstancias particulares" del país, porque aunque "nunca hay un tiempo bueno para que suceda una pandemia", esta ha llegado en el "peor momento", ya que el país estaba "entrando en un cambio de régimen" con la llegada de López Obrador a la Presidencia.

Además, este médico destaca que México "tiene una lamentable infraestructura en salud, que se ha venido deconstruyendo en las últimas décadas, hasta llegar a uno de los últimos lugares en los países que califica la OCDE [Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos] en términos de número de camas, de médicos y de enfermeros".

Xiuh Tenorio, exdiputado local en la Ciudad de México y consultor en asuntos públicos, coincide con el contertulio, y agrega que "la capacidad de respuesta del Estado mexicano ha sido deficiente en términos de lo que pudo haber sido en otros momentos, cuando había gente que llevaba décadas al frente de la administración". El motivo que argumenta es que se estaban "viviendo momentos muy particulares en el país", cuando "el gobierno puso la administración de la salud en manos de gente que tenía poca experiencia en administración pública".

¿Se declaró demasiado pronto la jornada nacional de sana distancia?

Tenorio también pone el foco en el momento es que se empezó a aconsejar que la población permaneciera en sus hogares: "Hoy lo que se discute es si fue demasiado temprano cuando en México se decidió guardar, si debíamos haber esperado un poco más. Y esto tiene que ver también con la gestión de la crisis".

Así, sostiene que en México la jornada nacional de sana distancia se declaró "muy temprano", y que pese a generar cierto beneficio, también tuvo otros efectos colaterales. "Dos o tres meses después ya todo el mundo está desesperado de estar en sus casas", dice el invitado, y agrega que, precisamente ahora, "cuando la mayoría de la gente ya quiere salir de sus casas, cuando la economía está también colapsando", es cuando hay "mayores posibilidades de tener infecciones en la calle".

Aun con los contras expuestos, Ponce de León, que cree que "todos nos vamos a terminar infectando, antes o después", reconoce el esfuerzo llevado a cabo en México, donde "había 2.000 camas UCI y la mitad no eran realmente utilizables" y "se escaló a más de 10.000 camas en un lapso muy corto de tempo".

Por su parte, Isabel Salazar Sánchez, doctorado en Ciencias, especialista en microbiología, virología y biología de vectores, no es tan crítica con la gestión del Ejecutivo. Opina que "realmente la gestión de la pandemia a nivel mundial no ha sido óptima", porque ninguna administración ni organismo estaba preparado para algo que no sabía que iba a llegar.

Además, sostiene que "no es un gobierno solo el que constituye una respuesta de esta magnitud", sino que también "la gente juega un papel fundamental", por lo que el resultado no se puede "solamente atribuir" a la administración de López Obrador. 

Para conocer los pareceres de los tres invitados a nuestra tertulia sobre los diversos aspectos de la gestión de la crisis sanitaria del coronavirus en México, les invitamos a ver el programa completo de Cartas sobre la Mesa.