Programas

Puigdemont a Correa: "No hay solución al problema catalán que no pase por la independencia"

Publicado:
En el nuevo episodio de 'Conversando con Correa', el expresidente de Cataluña ofrece sus puntos de vista sobre la actual situación que vive el conflicto catalán.

La conversación con el expresidente de Cataluña Carles Puigdemont, que reside en Bélgica para evitar la acción de la Justicia en España, donde pesa contra él una orden de detención, comienza con un análisis de la situación actual de las reivindicaciones soberanistas e independentistas en el contexto mundial.

Puigdemont opina que hay que abordar la problemática desde "una mirada moderna, del siglo XXI", porque en el pasado "la vía de acceso mayoritariamente seguida por los países que han conquistado su independencia ha sido una vía de ruptura violenta en general", ante lo que se pregunta: "¿Solo es posible el respeto por tu lucha en el caso de que nos matemos los unos a los otros?". Desde su punto de vista, sí existe una vía "democrática, pacífica, respetuosa", que es en la que creen los catalanes.

Ante estas reflexiones, Rafael Correa se pregunta hasta dónde se puede llegar para evitar la disolución de los Estados soberanos unitarios y cuáles son las motivaciones legítimas para perseguir la autodeterminación, a lo que el político catalán replica que "el Estado no es una creación divina" y que es un artificio humano el que otorga a un Estado la condición de independiente y a otro no, por lo que son conceptos que pueden ser revisados. Además, se pregunta: "¿Va a renunciar el Estado español a la vía de la violencia para impedir la independencia de Cataluña?".

Carles Puigdemont, expresidente de Cataluña
Carles Puigdemont, expresidente de Cataluña
¿Tenemos que callar y aceptar que aunque haya una mayoría de catalanes que quiera votar en referéndum, hay un rey que va a imponer, como si fuéramos súbditos, unas normas que ya no se aguantan?

Ante el apunte de Correa de que la integridad territorial es algo fundamental para la vida de un Estado y para sus ciudadanos, incluidos muchos de Cataluña, el expresidente de la Generalitat opone que "el único método para conocer si hay o no un mayoría de gente que quiere vivir en ese Estado unitario centralista es preguntárselo", en una clara referencia al referéndum de autodeterminación que impulsó en otoño de 2017, por el que han sido condenados en España nueve líderes independentistas a penas de entre nueve y 13 años de prisión.

Asimismo, Puigdemont, durante la charla, intenta desmontar el hecho de que la Constitución española no permita el derecho a la autodeterminación, puesto que, según explica, la misma recoge que los tratados internacionales firmados por España se integran en el ordenamiento jurídico interno. En este sentido, afirma que el país ratificó el Pacto Internacional por los Derechos Civiles y Políticos de Naciones Unidas, que defiende que todos los pueblos tienen derecho a la autodeterminación. Así, sostiene: "España no respeta ese derecho. Lo reconoce, pero no lo respeta". Por lo que se pregunta cuál es la alternativa del pueblo catalán: "¿Tenemos que callar y aceptar que aunque haya una mayoría de catalanes que quiera votar en referéndum, hay un rey que va a imponer, como si fuéramos súbditos, unas normas que ya no se aguantan?".

Por su parte, el exmandatario ecuatoriano apunta que la democracia "no es solo consultar al pueblo", sino que se ha de respetar el Estado de Derecho, y que, además, no se puede preguntar a la ciudadanía sobre todos los asuntos y pone como ejemplo el caso de la tortura y la pena de muerte.

Carles Puigdemont, expresidente de Cataluña
Carles Puigdemont, expresidente de Cataluña
Los ciudadanos en Cataluña, mayoritariamente, no reconocen al Estado español como su herramienta, así como tampoco reconocen al rey de España como su jefe de Estado

Para el político catalán la línea entre lo que se puede o no consultar al pueblo la trazan los derechos humanos y sostiene que su proyecto político los respeta estrictamente. "Los ciudadanos en Cataluña, mayoritariamente, no reconocen al Estado español como su herramienta, así como tampoco reconocen al rey de España como su jefe de Estado", considera.

Ambos interlocutores coinciden en que el 'problema catalán' ha sido profundamente mal manejado por los diferentes Gobiernos españoles en los últimos lustros, pero difieren en la valoración de lo que supone la fragmentación de los Estados. Ante la distopía de una Europa compuesta por 180 Estados, propuesta por Correa, Puigdemont no le encuentra ningún problema, porque sostiene que actualmente los Estados pequeños y medianos han demostrado ser más eficientes que los grandes.

La conversación concluye con una última pregunta de Rafael Correa: "¿Hay solución al problema catalán que no pase por la independencia?", a la que el expresidente catalán responde que "no".

Para conocer el resto de esta conversación entre Rafael Correa y Carles Puigdemont sobre el déficit fiscal de Cataluña con respecto al Estado, el tratamiento del problema catalán de manera judicializada, la situación personal del político huido de la Justicia y otros asuntos de la actualidad, les recomendamos que vean completo el video que les ofrecemos. 

RT