Programas

Vidas entre cuatro paredes: ¿qué hace la gente para no volverse loca durante el confinamiento obligatorio?

Publicado:
Un parón insospechado en la vida de millones de personas: planes en compás de espera, aburrimiento hasta decir basta, creatividad desaforada, psicosis e incertidumbre al alza y una pizca de locura. El confinamiento por la pandemia de coronavirus ha metido de lleno al mundo en una situación que no hace ni un par de meses apenas resultaba más verosímil que una invasión marciana. Y nos está poniendo a prueba: ¿cómo gestiona día tras día el ciudadano de a pie el encontronazo con lo inimaginable?

Decenas de países han introducido cuarentenas completas para sus ciudadanos en un esfuerzo por detener la propagación del coronavirus. RT decidió averiguar qué hace la gente para no volverse loca entre cuatro paredes. 

Alrededor de 1.700 millones de personas, o uno de cada cinco habitantes del planeta, se encuentra ahora en autoaislamiento. Stephane Senechal, cantante de ópera de París, en estos tiempos se ve obligado a ensayar en su propia casa. 

"Todos los días canto un aria diferente relacionada con la situación de ese día. Por ejemplo, canté cuando en Italia perdieron a mucha gente", relata Senechal. "En estos tiempos de soledad mi ventana simboliza la libertad y el compartir, a través de ella transmito emociones, un poco de arte, solidaridad y generosidad, porque en mi calle vive mucha gente, muchos ancianos que están completamente solos", subraya el cantante.

Además de cantar, varias personas en todo el mundo salen a sus balcones a rezar y expresar su gratitud a los trabajadores que están en primera línea: policías, médicos y enfermeros. Por su parte, un granjero en China decidió manifestar su agradecimiento a los médicos organizando a miles de pollos en un mensaje de apoyo.

Todos intentan ser creativos en estos días, ya sea por aburrimiento o simplemente tratan de compensar las pérdidas. Por ejemplo, en México crearon un pastel de coronavirus, mientras que en Alemania se pueden encontrar bizcochos con forma de rollo de papel higiénico. Por su parte, los españoles inventaron el vino Coranavinus. En Rusia, una florista sustituyó las flores por artículos básicos de confinamiento, y un club de 'striptease' de EE.UU. ofrece entrega de comida en 'topless'

Bodas en línea y citas por FaceTime

A pesar del confinamiento obligatorio, la vida continúa y las personas siguen cumpliendo años, enamorándose y celebrando bodas. Por ejemplo, una pareja de Argentina se negó a posponer su boda, así que la celebraron por Internet. En algunos lugares como la India se han disparado las ventas de preservativos. Incluso funciona un bar en línea que se llama 'Quédate en tu puta casa'.

Un chico miró por la ventana y vio bailar a una joven, y decidió conocerla. "Agarré cinta adhesiva, un bolígrafo, mi dron y un papel. Escribí mi número y lo pegué al dron. Generalmente me da vergüenza flirtear, pero llevo una semana confinado en mi piso y ardía de ganas de socializar un poco", relata el joven.

"La saludé desde el balcón y me respondió. Le dije que estaba muy guapa. Nos conectamos a FaceTime y comimos nuestra comida de microondas [...] Mientras dure este confinamiento estaré metido en una relación a larga distancia con alguien que vive al otro lado de la calle", dice el joven. No obstante, al mismo tiempo, el autoislamiento a veces también aumenta la tasa de divorcios. 

Sin embargo, en el mundo existen personas que saben cómo sobrellevar un confinamiento, y esos son los astronautas. "Una de las estrategias que usamos en la estación es tener sesiones regulares de 'feedback', digamos, todos los domingos por la mañana, en las que cada uno cuenta a los demás algo que le gusta mucho de determinada persona y algo que no le gusta. Porque puede que esa persona haga continuamente eso que no le gusta a alguien y que lo pone de los nervios. Todos deben participar. Así todos pueden hacer un esfuerzo", explica la astronauta italiana Samantha Cristoforetti. 

"Creo que el único lado positivo de este virus es que nuestros vecinos y demás se han vuelto más… más cercanos", subraya la corresponsal Marina Kósareva. "Cuídense mucho, quédense en casa y cuiden de sus vecinos. ¡Sé que esto acabará algún día!", concluye Kósareva.

Si te ha parecido interesante, ¡compártelo con tus amigos!