X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
http://es.rt.com/4lzp

“La impronta de Fidel en toda la política exterior de Cuba es enorme”

Publicado: 4 ago 2016 16:43 GMT | Última actualización: 25 ago 2016 16:06 GMT

"Hoy el mayor reto de la diplomacia cubana es mantener la dignidad de la Revolución en las relaciones con EE. UU.", dice el diplomático cubano Raúl Roa Kourí, hijo del ilustre excanciller de Cuba, Raúl Roa García. ¿Cuáles cree que son a día de hoy los objetivos de Washington para con Cuba? ¿Qué peligros corría siendo embajador de Cuba ante la ONU en Nueva York? ¿Qué le sorprendió de su primera conversación con el papa Juan Pablo II? Esto y mucho más en Entrevista, de RT.

Síguenos en Facebook

Raúl Roa Kourí tiene una extensa trayectoria diplomática que se remonta a los comienzos de la Revolución Cubana en los años '60. Desde el comienzo todo su recorrido estuvo atravesado por la figura de su padre Raúl Roa García quién fue primero embajador de Cuba ante la Organización de Estados Americanos (OEA) y luego ministro de Relaciones Exteriores. Desde ese lugar se ganó el mote de "el canciller de la dignidad".

En ese momento Roa Kourí había regresado a Cuba luego de su paso por el consulado en Nueva York y su objetivo era "ser profesor de psicología social en la Universidad de La Habana”, contó. Sin embargo “eso no se dio" porque nombraron a su padre ministro "y a Carlos Lechuga lo nombraron embajador en Chile". "Lechuga propuso que yo fuera con él”, dijo.

"Lechuga le dijo a Fidel que el problema era que el ministro no quería que su hijo entrara en el Ministerio de Relaciones Exteriores porque podía ser visto como un problema de nepotismo", explicó el diplomático. Pero "el comandante dijo que eso lo iban a resolver porque nadie entraba por ser hijo de nadie”. Fue así como Fidel Castro publicó un artículo en 'Revolución' y Roa Kourí continuó en la diplomacia cubana.

La particular diplomacia cubana

“Los diplomáticos cubanos de mi época fuimos todos diplomáticos a la carrera", analizó Roa Kourí y explicó: "No éramos de carrera, la carrera se truncó porque la que existía antes de la revolución llevó a muchos a ser colaboracionistas de la dictadura de Batista”. Eso "cambió con la revolución" y se dio un ingreso al Ministerio de Relaciones Exteriores de "muchos jóvenes que habían luchado" contra la dictadura.

El entrevistado sostuvo que "la principal credencial" esta nueva diplomacia era "ser revolucionario y tener la voluntad de trabajar y servir a la revolución”.

Para el diplomático cubano su padre tuvo una influencia muy importante en este cambio ya que "hablaba como escribía y escribía como con un látigo cuando se trataba de la polémica con el enemigo". "Ese estilo lo llevó a la diplomacia”, aseguró.

La ONU, los atentados y El Vaticano

Sus años como embajador ante Naciones Unidas fueron "una época dura" ya que los diplomáticos cubanos sufrieron "varios atentados y algunos lamentablemente murieron”. En el caso particular de Roa Kourí "pusieron bombas en el auto que no explotaron". Los responsables que luego fueron arrestados en los EE.UU. "confesaron en el juicio que esa bomba la habían preparado para ponerla en el auto de Fidel Castro cuando estuvo allí en 1979”.

También en esa época conoció al Papa Juan Pablo II. “En 1979 lo escuché hablar en Naciones Unidas. Los únicos dos jefes de Estado que dijeron que no hay paz sin desarrollo fueron el papa y Fidel Castro”, relató. Luego del discurso se acercó a saludarlo y tuvo un particular intercambio con el Papa poláco: "Como no lo conocía le hablé en inglés y me respondió: ‘El representante de Cuba me saluda en inglés’”.

“Después lo recordamos cuando presenté credenciales en El Vaticano. Ahí ya encontré un Papa vencido por la enfermedad. Le costaba mucho hablar. Era conmovedor”, remarcó Roa Kourí. Sin embargo cuenta que su experiencia en la Santa Sede fue de un gran aprendizaje porque allí había "gente con mucha formación" que "tenían interés respecto a lo que pasaba en Cuba" y seguían "la doctrina de Juan Pablo II a favor de la paz, en defensa de la ecología”.

Las relaciones con EE.UU.

Finalmente el diplomático dio su mirada respecto al proceso de restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre La Habana y Washington. “Estamos viviendo un período nuevo. Durante más de 50 años no hubo relaciones con EE.UU. y las que hubieron fueron las peores posibles", aseguró. Asimismo enfatizó que si bien “se habla de normalización" las relaciones entre Cuba y EE.UU. "nunca fueron normales. Desde el siglo XIX hasta ahora eso no existió nunca”.

En ese sentido apuntó que el pueblo cubano tiene que "lidiar con un gobierno que no es nuestro amigo. Que dice que quiere tener relaciones normales, de cooperación, de amistad" pero "hay que ver hasta donde". "Por ahora es muy lenta" y  todavía "hay cosas fundamentales que no han hecho”, cuestionó.

Por eso resaltó que “el reto principal" de los diplomáticos cubanos ahora es, "en primer lugar, mantener las posiciones de dignidad, los principios y las demandas”. Al respecto recordó que su padre "fue el mejor intérprete de la línea de la política internacional de Fidel Castro. Pero quién la estableció fue Fidel Castro”.

“La impronta de Fidel en toda la política exterior de Cuba es enorme”, afirmó. Y concluyó asegurando que Fidel es quién les transmitió “el orgullo de representar a la Revolución Cubana”.

Etiquetas:

Últimas noticias