X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
Todas las noticias
https://es.rt.com/5fc4

"La izquierda radical en España quiere una república al estilo de Corea del Norte o Venezuela"

Publicado: 19 oct 2017 10:52 GMT | Última actualización: 19 oct 2017 16:54 GMT

"Aunque no lo conseguí, espero que Rusia pueda volver a la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa", dice el español Pedro Agramunt, expresidente de ese organismo. Sin embargo, parece que no todos sus pasos de acercamiento a Moscú les han gustado a los parlamentarios europeos. ¿Por qué decidió dimitir antes de que se terminara su mandato? ¿Qué cambios necesita hoy la Asamblea del Consejo de Europa? ¿Dónde y cómo debe solucionarse la cuestión catalana? Véanlo en 'Entrevista', de RT.

Síguenos en Facebook

La entrevista a Pedro Agramunt, ex-presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, comienza con una mención somera a los desacuerdos y al "mal ambiente" que le animaron a tomar la decisión de abandonar el organismo. Uno de esos desacuerdos nace de su viaje a Siria, cuyas impresiones comparte con nosotros: "Vi la gran influencia de Rusia en el país. Observé que Rusia estaba luchando seriamente contra el terrorismo internacional que representa el Estado islámico  también otros países como Turquía o la coalición internacional liderada por la OTAN o por Estados Unidos".

Otra de las razones por las que dice haber abandonado la presidencia de la Asamblea es que "en el Consejo de Europa hay parlamentarios que están más cómodos en una situación de regreso a la guerra fría", y en ese sentido afirma su postura: "Yo considero que Rusia es un país europeo y Europa no se puede entender sin Rusia. Y Rusia seguramente tampoco se puede entender sin Europa".

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, en una reunión sobre los preparativos para la Copa Mundial de la FIFA 2018 en Moscú, Rusia, 3 de octubre de 2017. / Alexey Nikolsky / Sputnik

Más adelante, afirmará que intuye que "Rusia quiere estar en armonía con todos los países europeos. Yo creo que ese es su papel y eso es lo que se pretendía", pero en su opinión, las fórmulas que se aplicaron hace dos años -las políticas que derivaron en la aplicación de sanciones- lo impidieron. "Yo creo que el tiempo está demostrando que no fue un acierto en absoluto", añade.

Con respecto a la polémica cuestión de las supuestas injerencias rusas en la crisis soberanista de Cataluña, Agramunt afirmará hacia el final de la entrevista que "la posición de Rusia es muy clara, la ha manifestado el presidente Putin, lo ha reiterado el presidente [de la Duma rusa] Volodin: ellos están en la posición de no injerencia. Es un asunto interno de España y Rusia no está envuelta de ninguna manera en ninguna operación extraña. Hay otras organizaciones que puede ser que sí, pero no son rusas".

"Injerencias muy claras" en la crisis de Cataluña

De hecho, el ex-presidente de la Asamblea parlamentaria del Consejo Europeo dice estar "muy enfadado porque hay injerencias muy claras, de alguna organización internacional en la cuestión de España, de Cataluña, y eso me parece que es inaceptable".

Con respecto a la crisis catalana, piensa que el gobierno "siempre ha defendido la legalidad. Hay una Constitución vigente desde hace 40 años, que fue aprobada por el 91% de los españoles. Y dentro del territorio de Cataluña el porcentaje fue aún mayor: 92%. Esas son las reglas del juego; y las reglas del juego se pueden modificar de acuerdo con el sistema establecido, no de una forma caprichosa. Hay que hacerlo dentro del propio parlamento. Esto es algo que tendría que ser comprendido también por las autoridades de Cataluña".

"Hacer una república como Corea del Norte o Venezuela"

Agramunt comparte con RT su visión de una parte del panorama político español: "Ahora hay una deriva en la que se han juntado nacionalismos con radicalismo de izquierda que lo que buscan es la destrucción del sistema". En este sentido, de Podemos dice que "es evidente que su interés no es la independencia o la no independencia; su interés es que haya el mayor problema posible dentro de España, para destruir y poder hacer lo que ellos quieren: una república al estilo de Corea del Norte o de Venezuela".

Pablo Iglesias en el Congreso de los Diputados, tras una entrevista con la agencia de noticias Reuters, el 8 de Junio de 2017. / Paul Hanna / Reuters

Y sobre los independentistas catalanes asegura que "algunos de ellos quieren la independencia aún al coste de ser un pueblo miserable", y explica que "ha habido minorías que han manipulado todas estas cuestiones, pero no corresponde a la voluntad mayoritaria del pueblo catalán en absoluto. Yo creo que, siendo generosos, podemos considerar que hay aproximadamente un 30% de personas que están radicalmente en esa posición".

"Una mentira detrás de otra"

Agramunt se ha mostrado durante la entrevista muy crítico con el discurso político y social de la Generalitat, incluso desde una perspectiva histórica: "El Gobierno de la Generalitat de Cataluña lleva 30 años mintiendo constantemente, incluso adoctrinando a los niños en las escuelas, con mentiras sobre todo: sobre la historia, sobre la economía, sobre las capacidades… les han dicho que si Cataluña se independiza, seguirá dentro de Europa…es falso. Les han dicho que no pasaría nada con la banca, y ha sido falso. Les han dicho que la economía funcionaría mejor: es falso. No hacen más que contar una mentira detrás de otra".

El presidente de la Generalitat Carles Puigdemont durante una ceremonia en memoria del dirigente catalán Lluis Companys. 15 de Octubre de 2017. / Ivan Alvarado / Reuters

Como ejemplo, Agramunt destaca que "de los 800 heridos, solo dos entraron en el hospital. Y estuvieron unas horas. No eran más que rasguños. Todo es manipulación".

Como reflexión final sobre la cuestión catalana, nuestro invitado proclama que "no hay un conflicto entre España y Cataluña, sino entre un grupo de dirigentes que han perdido la sensatez y el sentido de la ley".

Etiquetas:

Últimas noticias