X

Mensaje a RT

Nombre * Error message here
Correo electrónico * Error message here
Su comentario *
1 800 Error message here
feedback
https://es.rt.com/6u7c

Marcos Hourmann, médico español: "Nunca fue un dilema para mí ayudar a morir a mi paciente aquella noche"

Publicado: 25 jun 2019 13:29 GMT

"Nunca fue un dilema para mí ayudar a morir a mi paciente aquella noche", confiesa el médico Marcos Hourmann, que en el 2005 aplicó la eutanasia a una mujer de 82 años a petición de esta tras meses de agonía por un cáncer terminal. Tras un proceso judicial y numerosas críticas de la sociedad y hasta de sus colegas, hoy está aún más convencido de que "aunque uno no esté de acuerdo, debe permitir al otro que tenga la opción de elegir cómo morir". En Entrevista, de RT, nos cuenta toda su historia.

Síguenos en Facebook

Marcos Hourmann fue el primer médico sentenciado en España por aplicar la eutanasia. Los hechos por los que le condenaron ocurrieron en 2005. Carmen padecía cáncer de colon en fase terminal y además sufría pequeños infartos de miocardio y hemorragias internas. Tanto ella, como su hija, le pidieron a este médico acabar con el sufrimiento y Hourmann aceptó. Le suministró a su paciente cloruro potásico y acabó con el sufrimiento y la vida de esta mujer de 82 años.

14 años después Hourmann recapacita sobre lo que es para él un buen médico. Sostiene que el conocimiento y la humanidad son los dos aspectos fundamentales que tiene que tener un doctor. "Si la humanidad no está, invalida lo otro", dice el entrevistado, que relata lo sucedido aquella jornada: "Me identifiqué absolutamente con el dolor. Ya había dejado de ser médico y me trasformé en un ser humano".

Marcos Hourmann, médico español.
"No pensé en ninguna consecuencia, porque no pensé que estaba cometiendo ningún delito". Marcos Hourmann, médico español.

Este sanitario cree que en nuestras sociedades hay un tabú con la muerte, que parte de la educación que hemos recibido en nuestra socialización, y que debería trasformarse para "poder ver la muerte como un proceso natural como cualquier otro".

Hourmann afirma rotundamente que "nunca fue un dilema" para él lo que hizo esa noche, aunque sí califica de "tormenta" todo lo que vino después: un juicio por homicidio imprudente, volver a empezar en otro país para escapar de la opinión pública, la denuncia anónima que hizo que volviera a empezar toda la pesadilla.

Estos días cuenta su historia en el Teatro del Barrio, en el centro de Madrid, en una obra de teatro que es la narración en primera persona de un suceso traumático en su día para la sociedad española. Allí, pide un veredicto al público que no obtuvo del jurado. Su juicio no se celebró, llegó a un acuerdo por el que se declaraba culpable para evitar la cárcel.

La libertad en el centro del debate

Para este doctor la libertad está en el centro de debate. Se trata de ser libre de elegir el tipo de muerte que cada uno quiere cuando el final es ya inevitable. Opina que la eutanasia genera toda esta controversia todavía porque "tenemos miedo a morir", y sostiene que "si le pierdes el miedo a la muerte, eres libre. Y ser libre, implica decidir, por lo menos, cómo morir".

Dice que se trata simplemente de respetar al otro. Aunque uno no esté de acuerdo, debe permitir al otro que tenga la opción de elegir cómo morir, porque, en su opinión, "si uno llega a la conclusión de que quiere morir, es su convencimiento profundo, no es un capricho".

Injusticia

Pero el sentimiento que más le ha acompañado a lo largo de estos años ha sido la injusticia, palabra que repite durante la entrevista: "No pensé en ninguna consecuencia, porque no pensé que estaba cometiendo ningún delito", dice Hourmann, y añade: "Si hubiera atisbado un mínimo de duda de lo que podía pasar, obviamente, ni lo hago ni lo escribo".

Marcos Hourmann, médico español.
"Yo no maté a nadie, yo no asesiné a nadie, yo no hice ningún homicidio imprudente (...) Lo que hice fue salvar de un sufrimiento innecesario". Marcos Hourmann, médico español.

Y sobre el proceso judicial por el que tuvo que pasar siente que lo peor fue "el sufrimiento, la incertidumbre, la pérdida de todo, la desilusión, la decepción y, sobre todo, la injusticia". "Porque yo no maté a nadie, yo no asesiné a nadie, yo no hice ningún homicidio imprudente", dice este médico, que aceptó la pena tan solo para no ir a prisión y para no ser inhabilitado: "Lo que hice fue salvar de un sufrimiento innecesario o, en tal caso, te diría que si hice algo fue matar a alguien para que no sufra. ¿Le quitas a alguien el sufrimiento y le estás matando, o estás matando el sufrimiento?", medita en voz alta.

Pero el proceso judicial tuvo además otros efectos colaterales: la miseria y la estigmatización, que pudo sobrellevar con ayuda de su familia. Aunque, con todo, se reafirma: la injusticia, eso fue lo más frustrante.

Para conocer al completo la experiencia y las reflexiones de Marcos Hourmann les invitamos a que vean la entrevista completa.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!

Etiquetas:

Últimas noticias

Este sitio web utiliza cookies, puede obtener más información aquí

Aceptar Cookies