Programas

Paulina Ixpatá, víctima de violencia durante la guerra civil en Guatemala, y Brenda Xitumul, abogada indígena: "Aquí no hay Justicia"

Publicado:
"La justicia que hemos buscado tantos años la jueza la rechazó en dos horas, para nosotras es una discriminación", lamentan Paulina Ixpatá, una de las mujeres indígenas maya achí que sufrieron violencia sexual durante la guerra civil en Guatemala, y la abogada indígena guatemalteca Brenda Xitumul. ¿Por qué, según ellas, el Estado está a favor de los paramilitares que cometieron abusos durante el conflicto armado en el país? Véalo en 'Entrevista', de RT.

La entrevista con estas dos testigos del horror que vivió Guatemala durante su guerra civil (1960-1996) comienza con un testimonio brutal: el de los secuestros y asesinatos de los familiares de la propia Paulina Ixpatá, y de las atrocidades cometidas en su comunidad por los patrulleros de autodefensa civil de Guatemala. "Los soldados subían a nuestras comunidades a buscar a los hombres, a quemar nuestras casas, y a robarnos los animales", asegura.

Ixpatá también relata cómo fue secuestrada y llevada a un destacamento militar en 1983, por soldados vestidos de paisano. "Estuve encerrada allí 25 días, y los soldados me violaron todas las noches". En aquel periodo, la mujer tenía apenas 19 años. El relato del acoso y la violencia sufrida por Ixpatá se extiende aún unos años más. En 1983, sería de nuevo secuestrada junto a su marido y su suegra.

Brenda Xitumul, por su parte, es hija de otra mujer que recibió un trato igualmente violento y degradante por parte de los soldados del conflicto armado interno en Guatemala. Ahora trabaja en la asociación Bufete Jurídico, una organización en defensa de los Derechos Humanos, fundada en 2001 para ayudar a víctimas como Paulina Ixpatá o como su propia madre. Ahora da gracias por este trabajo, que le permite "correr la voz de las mujeres mayas" y "poder llevar casos ante la corte, porque en Guatemala no hay Justicia".

Xitimul se referirá durante esta entrevista a las audiencias judiciales celebradas en febrero de 2016 contra los expatrulleros acusados de cometer delitos de violencia sexual durante la guerra civil. "Era evidente que la jueza estaba a favor de los militares, y era evidente la manera en que la jueza presionaba a los testigos", afirma la abogada. "En cambio –sostiene a continuación– cuando declararon los militares acusados ella no les hizo mayor pregunta".

Ixpatá interviene en este punto de la conversación para expresar que, efectivamente, se sintió discriminada en esas audiencias. "Me sentí muy humillada porque no se tuvo en cuenta mi testimonio", admite. Xitimul señala por su parte que "es evidente que el Estado guatemalteco está a favor de los que cometieron abusos durante la guerra civil".

Para conocer con más detalle la experiencia personal y el valioso punto de vista que aportan estas dos mujeres sobre la historia reciente de Guatemala, les emplazamos a que vean completa la entrevista que les ofrecemos.