Programas

Periodista y escritora española Olga Rodríguez: "Lamentablemente una parte de la sociedad dejó de interesarse por la verdad"

Publicado:
"Lo que más me preocupa de cómo se ejerce el periodismo en España es la ausencia de cultura sobre derechos humanos", comenta Olga Rodríguez, periodista y escritora española, en 'Entrevista', de RT. ¿Quién elige de qué se habla y cómo se habla en nuestras sociedades? ¿Es importante ser el primero en contar algo o ya es solamente una cuestión de minutos? ¿Cómo nos aleja de lo fundamental la inmediatez de la información? ¿Por qué es fácil ser muy leído?

La periodista y escritora española Olga Rodríguez sostiene que actualmente "el periodismo está en un bajo nivel". Además, considera que, en líneas generales, la pandemia de coronavirus ha puesto "encima de la mesa problemas fundamentales" que ya estaban atravesando a sociedades enteras y de los que "no se hablaba en los medios de comunicación y que los políticos abordaban poco".

En el caso de España, Rodríguez señala que "se ha puesto de manifiesto el abandono de los servicios públicos" después de los últimos años de "saqueo", algo sobre lo que apenas se había informado en los medios.

"Creo que la pandemia, que es algo terrible, al mismo tiempo está exigiendo al periodismo estar a la altura", afirma la periodista, que ha observado como en este periodo en muchos medios de comunicación se están recuperando algunos géneros que estaban ya casi en peligro de extinción, como pueden ser el reportaje o la crónica: "Son la narración pura a través de la cual podemos relatar nuestra actualidad, contextualizando, aportando datos (...) porque solo a través de ellos se puede contar cómo está afectando la pandemia a la gente", dice.

Autocrítica en la profesión

Rodríguez cree que en los tiempos "difíciles" que se viven, enmarcados en la crisis sanitaria del SARS-CoV-2, se ha impuesto "la polarización, la crispación y el reduccionismo" y se ha creado "una especie de círculo vicioso" en el que también algunos medios de comunicación han participado: "Se han fomentado en demasiados platós debates muy crispados que consisten en ver quién grita más, en los que importa poco la verdad". Además, al mismo tiempo, "lamentablemente una parte de la sociedad ha dejado de interesarse por la verdad", apunta.

"El periodismo no tiene por qué ser neutral, pero tiene que ser honesto, riguroso y objetivo"

La experta apuesta decididamente por practicar constantemente la autocrítica en el ejercicio de la profesión periodística. En este sentido, una de sus mayores preocupaciones de cómo se ejerce el periodismo en España "es la ausencia de cultura de derechos humanos". Insiste en que no existe este tipo de cultura en el país por muchas razones, una de las más importantes es, en su opinión, los cuarenta años de dictadura franquista sufrida.

Esta "demasiada poca formación en derechos humanos" se nota en ocasiones "en el enfoque, en la falta de ética periodística, en la falta, incluso, de honestidad", explica Rodríguez. Sostiene que "el periodismo no tiene por qué ser neutral, pero tiene que ser honesto, riguroso y objetivo" y cree que actualmente "muy a menudo no lo es".

Las presiones y el cambio de paradigma tras la crisis económica

Rodríguez reflexiona sobre las presiones que todos los días se recibe en esta profesión: "Del poder político, del poder empresarial, del poder financiero, porque el periodismo es algo muy poderoso", precisa.

"El periodismo elige de qué se habla y cómo se habla de lo que se habla, por lo tanto todos los grandes poderes están vigilándolo y van a estar presionándolo", explica la experta, que, además, avisa de que es importante ser consciente de ello para no caer en las "trampas".

"El periodismo elige de qué se habla y cómo se habla de lo que se habla, por lo tanto todos los grandes poderes están vigilándolo y van a estar presionándolo"

De esta manera, pone como ejemplo el periodismo de filtración, del que dice que está "muy glorificado" y que se le "mal llama periodismo de investigación", a pesar de que ambas son dos cosas muy diferentes. "Debemos de ser conscientes de que si alguien nos filtra algo puede ser muy interesante, y podemos publicarlo, siendo conscientes siempre de que podemos estar siendo usados y de que a lo mejor solo nos están ofreciendo una pequeña tesela del mosaico de la realidad", cuenta.

Además, la periodista añade otras dificultades a la situación actual de los periodistas, como es la precariedad económica que se ha extendido en el sector en los últimos años: "Para ejercer un buen periodismo hay veces que casi hay que exigir que las personas que se dedican a esta profesión sean héroes o heroínas, mal pagados, trabajando muchísimas horas y recibiendo presiones por todos lados", relata.

También critica el abuso de la equidistancia en la que caen los medios de comunicación por "miedo a parecer partidistas", de manera que se colocan "una cita y su contraria al mismo nivel dándole la misma credibilidad".

"Para ejercer un buen periodismo hay veces que casi hay que exigir que las personas que se dedican a esta profesión sean héroes o heroínas, mal pagados, trabajando muchísimas horas y recibiendo presiones por todos lados"

Pero el cambio más abrupto que ha condicionado el ejercicio del periodismo en los últimos años ha sido el momento en el que el poder financiero entró en los medios de comunicación, justo cuando era el actor principal de una crisis económica global.

"De por sí, eso ya condicionaba mucho los contenidos", dice Rodríguez. Explica que, además, "eso supuso que muchos medios de comunicación comenzaran a ser dirigidos por gerentes que procedían de otros sectores y dejaron de estar dirigidos por periodistas". La experta cree que estos últimos, aunque "evidentemente obedecían a una línea editorial y a unos intereses", "sabían dónde estaban algunas líneas rojas que no se atrevían a traspasar".

Sin embargo, los nuevos gerentes provenientes de otros sectores empezaron aplicar despidos masivos, "en muchos casos despidiendo a la gente más crítica, más subversiva y con más experiencia", relata Rodríguez. Además, cuenta cómo estos nuevos directores "conciben la información como una mera mercancía, no como un pilar básico de la sociedades libres y democráticas".

"Una sociedad mal informada es fácilmente manipulable", reflexiona la periodista. Opina que, en este nuevo contexto, ya no se dedican los suficientes recursos a informar correctamente, sino que se busca el máximo beneficio económico en el menor tiempo posible, lo que supuso que "descendiera mucho la calidad en muchos medios de comunicación".

Para conocer el resto de reflexiones sobre la salud del periodismo actual de esta reconocida profesional, les invitamos a ver la entrevista completa.