Programas

Infectólogo mexicano Alejandro Macías: "El plan de vacunación en México ya no depende del Gobierno, sino de las empresas"

Publicado:
"No creo que México pueda usar solo vacunas como la de Pfizer, tendremos que recurrir a vacunas como la Sputnik V", señala el infectólogo mexicano Alejandro Macías, excomisionado nacional para la atención de la influenza AH1N1 en el 2009. ¿Qué lecciones no se aprendieron de aquella epidemia? ¿Qué es lo imprescindible para el manejo temprano de la COVID-19? ¿Cuál de las vacunas contra el coronavirus se pondría el médico? Véalo en 'Entrevista', de RT.

En abril de 2009, México se convirtió en el país donde se daban a conocer los primeros casos de la influenza AH1N1, que en cuestión de semanas se convirtió en la primera pandemia del siglo XXI. El doctor Alejandro Macías, médico internista especialista en infectología y excomisionado nacional para la influenza de la Secretaría de Salud, compara aquella crisis sanitaria con la que vive actualmente el planeta.

En aquel entonces, hace 12 años, Macías estaba trabajando como jefe de Control de Infecciones en un hospital de Ciudad de México cuando recibió la llamada del secretario de Salud para formar parte en un grupo de trabajo. Ya comenzaban las sospechas de que algo "no andaba bien y se trataba de una pandemia", cuenta. En aquella situación, la decisión más difícil a la que se enfrentaron "fue precisamente el cierre de las actividades económicas mientras se determinaba qué se iba a hacer".

"México hizo un papel muy bueno en 2009, reconocido en todo el mundo, pero la situación actual es de mucha mayor magnitud"

"Se sentía muy parecido a lo que está ocurriendo ahora, pero hay que decir que la situación que estamos viviendo ahora se ha prolongado y ha sido sustancialmente más grave, es un virus más letal", afirma el médico internista.

El especialista también sostiene que "México hizo un papel muy bueno en 2009, reconocido en todo el mundo, pero la situación actual es de mucha mayor magnitud". "Este es un virus sustancialmente más letal, mata mucho más, es más contagioso, daña mucho más a todas las estructuras de salud, satura mucho más a todos los servicios críticos, y deja unas secuelas sociales mucho mayores", puntualiza. 

"En órdenes de magnitud esta situación es mucho más grave que la que vivimos en 2009", sentencia.

La llegada de la vacuna

El doctor Macías recuerda que en 2009 la vacuna comenzó a distribuirse a los seis meses, después de intensas negociaciones con la industria farmacéutica, aunque apunta que las primeras dosis que llegaron lo hicieron con cuentagotas.

"Me supongo que algo muy semejante puede pasar ahora, que las empresas se comprometen para poder firmar un contrato y luego te mandan un poquito para amarrarte, para sentir que ya te están dando algo, pero los grandes volúmenes no te los envían, sino que los están colocando en todo el mundo", reflexiona al respecto.

"En 2009 las primeras dosis llegaron con cuentagotas. Supongo que algo muy semejante puede pasar ahora"

En este sentido, defiende el mérito de la negociación realizada por el Gobierno mexicano, "que ha sido difícil y que va a ser con varias compañías", pero señala una dificultad: "El plan de vacunación, por bueno que pueda establecerlo el Gobierno mexicano, ya no depende del Gobierno mexicano, ya depende de que las compañías entreguen sus vacunas a tiempo".

Macías duda de que esto sea así, debido a la "enorme competencia internacional para tener acceso a las vacunas" que se están produciendo.

Lecciones no aprendidas

"Hubo lecciones que no aprendimos definitivamente", afirma con rotundidad el excomisionado nacional para la influenza. Así, desgrana que en 2009 y 2010 "ya era evidente que México no tenía un buen sistema de terapia intensiva, que no tenía suficientes camas de UCI, que no tenía suficiente personal para manejar pacientes de UCI, y que en situaciones de pandemia no iban a ajustar las camas y los ventiladores".

"En 2009 ya era evidente que México no tenía un buen sistema de terapia intensiva, que no tenía suficientes camas y no tenía suficiente personal"

Asimismo, señala que el Gobierno mexicano se ha enfrentado a la situación actual después de que "en años recientes se había, no solo no mejorado el gasto en salud, sino que se había recortado".

"Los hospitales ya estaban en una situación de desabasto, en situación precaria en algunos lugares, la terapia intensiva mexicana estaba también con mucho que desear, con muy pocas camas, su personal con muy poca posibilidad de capacitarse. La situación era muy mala", concluye.

Vacunas fiables

"Yo en este momento, si la tuviera, me ponía la de Pfizer, que de acuerdo con los informes tiene una eficacia muy alta para prácticamente todos los grupos de edad", sostiene el infectólogo sobre la vacuna que elegiría. 

No obstante, aclara que el resto de las vacunas también son fiables. "Las vacunas de ARN mensajero, las de Moderna y Pfizer, son muy buenas, con eficacias superiores al 90 %", dice, mientras que "las tres vacunas de las que ya tenemos información de virus vectores, AstraZeneca, Sputnik V y la vacuna de Cansino, parecen buenas".

En su opinión México no va a poder vacunar solo con vacunas de ARN mensajero, por lo que deberán tener acceso a vacunas como la de Sputnik V, "porque esas vacunas se pueden producir masivamente".

Además, sobre el fármaco ruso, acota: "Yo perfectamente me la pondría sin ningún problema. Tan parece buena la vacuna rusa, que la propia compañía de AstraZeneca ha entablado conversaciones con la vacuna rusa para trabajar juntos".

Para el contenido completo de la charla con este experto sobre la pandemia de coronavirus y la llegada de las vacunas a México, les invitamos a ver la entrevista completa.

rtnoticiasrtnoticias