Programas

Suzanne Massie, exasesora del presidente Reagan: "Es algo vergonzoso que nadie pueda escribir nada bueno en EE.UU. sobre Rusia sin ser censurado"

Publicado:
"Si quieres escribir algo positivo sobre Rusia te tachan de títere de Putin o del Kremlin", se lamenta la investigadora Suzanne Massie, exasesora del presidente estadounidense Ronald Reagan sobre la URSS. En 'Entrevista', de RT, habla de sus vínculos con el pueblo ruso, recuerda su encuentro con Vladímir Putin y reflexiona sobre el papel de los medios de comunicación en las relaciones entre Rusia y EE.UU.

Suzanne Massie es una investigadora estadounidense que fue asesora del presidente Ronald Reagan (1981-1989) sobre la URSS durante los últimos años de la Guerra Fría. 

Especialista en historia y cultura rusa, Massie asegura que siente "amor" por Rusia y dice que este sentimiento es difícil de explicar. "Yo olí el aire cuando vine aquí por primera vez, no sé por qué, pero me gustó el olor y eso es lo que hay", explica sobre el inicio de su idilio.

Esta investigadora y escritora relata que en Rusia ha tenido "maravillosas aventuras de todo tipo" en las que la gente ha sido muy amable con ella. Así, admira la generosidad del pueblo ruso, su sentido de humor, la humildad y muchas costumbres que "adora".

De hecho, durante las últimas décadas ha impartido muchas conferencias sobre Rusia en EE.UU. y sostiene que los estadounidenses, la "gente normal y corriente", tiene mucha curiosidad por conocer, incluso que "hay una sensación espontánea de que los estadounidenses y los rusos se llevan bien". 

Una sensación que ilustra con lo que sucede en la Estación Espacial Internacional (EEI): "En ninguna parte consta que los astronautas estadounidenses y rusos discutieran ahí arriba", afirma.

"No me gusta lo que está pasando ahora en EE.UU. con los medios de comunicación gritando sobre ustedes"

Ahora Massie, a sus 90 años, se encuentra trabajando en un nuevo libro acerca de sus experiencias sobre Rusia, que abarca un periodo bastante largo. Sin embargo, cree que todavía hay algo más que tiene que incorporar: "Quiero saber sobre los jóvenes rusos. Los he estado observando y quiero saber qué es lo que quieren para su país", cuenta.

La importancia que le da a la juventud se debe a que es una de las grandes diferencias que aprecia entre los dos países en los que más se mueve: "Ustedes son un país joven y EE.UU. un país viejo, son cosas muy diferentes", recalca.

Además, la investigadora, que afirma que para ella sería un honor si le ofrecieran la ciudadanía rusa, sostiene que si ambos Estados trabajasen juntos en diferentes ámbitos, ayudarían al mundo de muchas maneras.

Los medios de comunicación

"No me gusta lo que está pasando ahora en EE.UU. con los medios de comunicación gritando sobre ustedes", reflexiona la escritora, que opina que "es algo vergonzoso que nadie pueda escribir nada bueno en EE.UU. sobre Rusia sin ser censurado, literalmente censurado".

"Me avergüenza que los medios de EE.UU. estén contribuyendo al empeoramiento de las relaciones con Rusia"

Así, la entrevistada responde a la pregunta de si cree que algunos medios estadounidenses son parcialmente responsables del empeoramiento de las relaciones entre ambos pueblos con un rotundo "sí, cien veces sí". "Y no soy la única periodista que lo dice, cualquier periodista honesto lo sabe", añade.

"Me avergüenza que los medios de EE.UU. estén contribuyendo al empeoramiento de las relaciones con Rusia", recalca Massie, que opina que hay dos cosas que están influyendo mucho: "Una es el gran capital, el dinero, el segundo problema son los gigantes tecnológicos, que incluso imponen su propia censura".

Así, se dan circunstancias como que medios prestigiosos como el New York Times en todo un año solo publiquen un artículo positivo sobre Rusia. "Si quieres escribir algo positivo sobre Rusia enseguida te tachan de títere de Putin o del Kremlin", denuncia sobre una situación que afirma que no es la tradición de la prensa norteamericana.

55 años viajando a Rusia

La primera vez que Suzanne Massie pisó Rusia fue en 1967 cuando se encontraba trabajando, junto a su primer marido, en un libro sobre el último zar de Rusia y su esposa.

Desde entonces han pasado casi 55 años y de ese tiempo rescata una anécdota sucedida en el año 2000. Fue entonces cuando conoció a Vladímir Putin. Se encontraban en una iglesia ortodoxa rusa y él, después de reconocerla, se acercó a ella y la saludó a la manera tradicional rusa, con tres besos en la mejilla.

Desde entonces no ha vuelto a coincidir con el presidente ruso, pero la investigadora tiene muy claro lo que haría si estuviera en su lugar: "Si fuera Putin, ahora abriría Rusia para que la gente dejara de decir que el país es tan reservado".

Si quieren conocer más sobre las experiencias y reflexiones de esta investigadora y escritora, les invitamos a ver la entrevista completa.

rtnoticiasrtnoticias