Programas

La música contra el odio

Publicado:
Cuanto procura placer a los sentidos es sospechoso a los ojos del fundamentalismo religioso. Tras la prohibición impuesta por los talibanes, la música afgana ha empezado a recuperar el papel que merece no sin enconadas resistencias por parte de ciertos guardianes de la fe que en ocasiones no se contentan con palabras y recurren al derramamiento de sangre. Ser músico en Afganistán es una profesión de riesgo: sin duda requiere más valor pulsar una cuerda o golpear un tablá que apretar un gatillo.